Sergio ruiz, la joya más rentable

El cántabro, el más regular de este inicio de Liga, disfruta aún de su primer contrato profesional, cuya ficha es la más baja de los habituales

Sergio Ruiz se ha ganado la confianza total de Iván Ania y hasta el momento es uno de los titulares indiscutibles./Javier Cotera
Sergio Ruiz se ha ganado la confianza total de Iván Ania y hasta el momento es uno de los titulares indiscutibles. / Javier Cotera
Marcos Menocal
MARCOS MENOCALSantander

«Si me dicen hace unos años que iba a estar jugando en el Racing y siendo importante en el equipo no lo hubiera creído». La sinceridad de Sergio Ruiz aporta más valor a sus palabras. El cántabro ha pasado a ser «más protagonista que canterano» en cuestión de meses. Lo último no dejará de serlo nunca, mientras que lo primero empieza a no pesarle:«Es un placer jugar, ganarse la confianza del entrenador e ir mejorando», añade. Sergio Ruiz es uno de los tres jugadores de la plantilla –junto a Iván Crespo y Aitor Buñuel– que han jugado todos los minutos de la Liga. Pleno. El cántabro ha sido titular en las siete jornadas y ha completado todos los partidos. Este verano han llegado catorce fichajes, dos de ellos para hacerle competencia en el centro del campo y hasta la fecha están por detrás del futbolista astillerense.

Sergio Ruiz está siendo casi por unanimidad del racinguismo el futbolista más regular de la plantilla en este comienzo de temporada. Sus números son los que se le exigen a un jugador con peso, trayectoria y experiencia. Sin embargo apenas tiene 23 años y hace tres temporadas se fajaba en los campos de Tercera en las filas del Atlético Albericia. Años antes, en las del Pontejos, porque realmente el joven astillerense ingresó en la cantera verdiblanca cuando ya tenía edad para votar. «Vine para jugar en el Racing B y todo ha sido rápido...», reconoce.

«Claro que te gustaría que te lo reconociera el club, pero eso ahora no es lo más importante»

Sergio pasó al primer equipo de la mano de Ángel Viadero, jugó los diez partidos necesarios para que se le ofreciera un contrato profesional, lo firmó y estampó su relación con el Racing hasta el 30 de junio de 2020. Esta sucesión de hechos le convierte en el único jugador del once tipo de Iván Ania que en este arranque de temporada disfruta del primer contrato profesional de su carrera. Ni más ni menos. Es la joya más rentable del ajuar.

El dato

2020
es el año en que finaliza su contrato. Firmó tres temporadas en la 2016-2017.

Es excesivamente pronto para hacer conjeturas, pero es obvio que su rendimiento no pasa desapercibido entre los ojeadores y, mucho menos, su edad. En la actualidad, ese contrato que une a Sergio Ruiz con el Racing tiene una cláusula de rescisión de entre un millón y un millón y medio de euros, algo que produce vértigo en una categoría como la Segunda B. Esa cantidad es la misma que figura en los documentos que de la misma manera firmaron otros canteranos como el astillerense, caso de Miguel Gándara –lesionado y en la plantilla–, Javi Cobo (cedido) y Óscar Fernández, que finalizó su relación y se marchó libre al Alcorcón. La política de contratos que se utilizó con los canteranos fue la misma; todos ellos se ganaron dar el salto al profesionalismo al acumular un número de partidos determinado con el primer equipo y a continuación acordaron una ficha que cada temporada ha crecido progresivamente, así como una cláusula elevada para darle valor y proteger al club en un posible traspaso.

«Si me dicen hace cuatro años que voy a jugar tanto y ser importante, no me lo hubiera creído»

Con toda la Liga por delante, un play off cargado de trampas y la incertidumbre de saber en qué categoría militará el Racing el año que viene parece pronto que en El Sardinero se haya acercado al cántabro para amarrarle cuanto antes.«No, no he recibido ninguna llamada. Ahora no es lo más importante, nos jugamos mucho y nadie sabe lo que puede pasar.Lo que realmente importa es subir a Segunda División», asegura en un discurso cabal.

«Soy el primer sorprendido de mi rendimiento, pero es un lujo contribuir a la buena marcha del equipo»

A toda esta perspectiva más que realista se suma otra que no deja de serlo y es que Sergio Ruiz se ha ganado en los últimos treinta partidos una mejora en sus condiciones:«Siempre es algo que te gustaría que ocurriera. A quién no le gustaría que le mejorasen su situación y que el club reconociera que lo hace bien.Pero mi trabajo es rendir cada vez mejor, progresar, crecer y ya vendrá», señala con la misma sinceridad de siempre. Con esa misma filosofía ha superado esa tendencia a aparecer y desaparecer de sus inicios.«Empecé a jugar en la primera temporada de Viadero; luego desaparecí. En la segunda lo mismo, empecé jugando y luego no. Y a raíz de jugar en el lateral derecho me gané la continuidad», explica. En la última treintena de partidos oficiales, el cántabro ha sido un fijo para Viadero, Pouso y ahora para Iván Ania.

Ningún medio centro ha jugado más que él. Sergio encaja en todos los esquemas o los tan manidos sistemas. «Es verdad que este año estoy entrando en todas las combinaciones con Kitoko, con Rafa de Vicente o con Quique Rivero. Con unos el míster me pide unas cosas y con otras otro tipo de trabajo». Cambia el dibujo, cambia el escenario, pero no Sergio Ruiz. Ahí, en la medular del campo, donde cada pase tiene más responsabilidad es donde el cántabro se está ganando los galones. «A mí se me pide un poco el dar equilibrio. Me siento a gusto, ya digo que me veo importante, con peso y eso repercute en confianza». No se esconde y el mismo admite ser «el más sorprendido por el rendimiento». Tampoco elude la respuesta y afirma que «este año, el querer ser dominador de los partidos y tener las cosas claras hace al equipo distinto». Palabra de joven aventajado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos