Rugby

«Hacemos una recomendación al árbitro. La decisión final es suya»

Juan Manuel Gárate tuvo que intervenir cinco veces en el partido del pasado domingo entre el Aldro Energía y La Vila. /Daniel Pedriza
Juan Manuel Gárate tuvo que intervenir cinco veces en el partido del pasado domingo entre el Aldro Energía y La Vila. / Daniel Pedriza

El cántabro Juan Manuel Gárate ha sido el primer árbitro de televisión que ha habido en San Román, el pasado domingo en el encuentro ante La Vila

Marco García Vidart
MARCO GARCÍA VIDARTSantander

Si en el fútbol es el VAR, en el rugby -bastante anterior a la aplicación del asunto en el fútbol- se llama TMO. En inglés, Television Match Official. El encargado de 'videoarbitrar' el partido. El pasado domingo, en San Román, por primera vez en su historia el Aldro Energía Independiente actuaba en un partido -ante los alicantinos de La Vila- en un partido con TMO. Y fue un cántabro Juan Manuel Gárate (Santander, 1966) el encargado de ser el 'señor' de la tele.

-¿Es la primera vez que actúa como árbitro de TMO

-No, ya había actuado de TMO en un partido internacional, en un España-Escocia femenino, hace dos temporadas. Fue en Madrid. Pero en Liga española, es la primera vez, ya que en esta temporada debuta el TMO en la División de Honor. Sí ha habido otros TMO en otros partidos internacionales en España, que han hecho otros compañeros.

-¿Qué se necesita para ser un árbitro de TMO?

-En mi caso, soy árbitro de categoría nacional. Podría pitar un partido de División de Honor.

-¿Y cuál es su función?

-Primero, estar viendo el partido. Revisas las jugadas que puedan contener algún tipo de incidencia. Tenemos un protocolo, de qué es lo que podemos y no podemos hacer. Por ejemplo, no podemos rearbitrar. Hay dos partes en el TMO. Una es la revisión del antijuego que no haya sido percibida por los árbitros que estén en el campo. Por otro lado, está la consulta del árbitro principal por alguna jugada.

-O sea, que a instancia suya no puede intervenir...

-Tendría que ser algo muy obvio para que yo actuase de oficio. Por ejemplo, yo no puede decir si una jugada ha terminado en ensayo o no, salvo en eso muy obvio

-¿Se suelen fiar los árbitros de lo que ustedes dicen o prevalece su criterio?

-Cuando el árbitro hace una consulta dice que si puede o no conceder un ensayo, que revise si ha habido un adelantado, si se ha formalizado un placaje... Entonces yo focalizo esa parte de la jugada y le digo que puede conceder un ensayo, por ejemplo. No me preguntan qué he visto yo. Si hay una duda, pido una repetición para ver si ha habido algo que me haya llamado la atención y luego digo al árbitro lo que he visto y mi recomendación. Tengo que decirle por ejemplo 'no puedes conceder el ensayo, ha habido un placaje sin balón y mi recomendación es golpe de castigo contra ese equipo y una tarjeta amarilla'. Pero es una recomendación. El árbitro puede ampliar o disminuir el castigo en función del parámetro de lo que haya visto o interpretado. La decisión la toma él.

-¿El partido es más justo con el TMO?

-Si, pero al final, los medios técnicos son buenos, pero no son infalibles. Hay jugadas en las que pierdes la visión del balón... Todavía queda para que haya un poco de 'vidilla'.

-Cuántas veces ha intervenido en el partido en San Román?

-¡¡ Cinco !!.

-Al público se le hace interminable el tiempo cuando el árbitro le consulta...

-(Risas) Pues imagine a mí, dentro del camión, pensando que tengo un tiempo limitado para ver la jugada.

-¿Cuánto tiempo es ese?

-No hay una cantidad establecida, pero claro, tampoco te puedes eternizar viendo la repetición. Pero he sido también espectador de rugby y cuando no hay videomarcador... Si lo hay, la gente está entretenida, porque está viendo lo mismo que el árbitro de TMO. En los campos en los que no lo hay pero sí hay megafonía, sí se oyen mis comentarios con el árbitro. Y en el caso de esta retransmisión, si se oía en la tele mi conversación con el árbitro, Eki Fanlo.

-En el fútbol las jugadas son más claras. En rugby, con tantos jugadores amontonándose sobre un balón, pinta más complicado ¿Hay una 'clasificación' de jugadas más difíciles de videoarbitrar?

-En el protocolo se establece sobre qué reglas tenemos ocasión de hablar. Por ejemplo la de la marca, si ha sido ensayo o no, es muy clara. Si la imagen te da la clave, estupendo. Pero si no te la da... Le dices al árbitro que no lo aprecias.

-La sinceridad es la clave...

-Sí. Porque además tus palabras están grabadas, la imagen está grabada, el partido lo va a ver 'x' gente, por streaming, al día siguiente el equipo contrario lo va a revisar...

-Ante la duda, ¿qué se hace?

-Por ejemplo, este domingo yo he pedido una repetición porque en una recuperación del Aldro Energía que acabó en ensayo, no sé si en el placaje había podido haber un contacto con el balón e irse hacia adelante. Pero en la repetición, con todo lo que tenían, no se veía. El realizador me dijo después que era una pena no haber tenido otro ángulo. Así que recomendé al árbitro que diese el ensayo, porque yo no podía ver nada más.

-¿Cómo está el TMO en España? En otros países está más implantado...

-Sí, pero se da la casualidad que ahora, en la ventana de noviembre, en la que hay partidos internacionales de selecciones, se está intentando jugar sin ello, sin el TMO. Volver un poco a la esencia de rugby. Si te equivocas, asúmelo y sigue jugando.

-¿Qué prefiere usted? ¿Esa visión más romántica del rugby, en la que se puede dar una injusticia, o la ayuda del TMO en los partidos?

-Yo prefiero la versión antigua. Salir al campo con toda la buena intención del mundo, pero si te equivocas, te equivocas. Al final, esas jugadas polémicas, son deporte. No sé si se puede llamar injusticia. Es un lance más del juego. El árbitro se equivocó, como otro jugador pateando u otro dando un pase que no tenía que ser.

-¿El TMO se implantará en España a corto plazo o va a ir poco a poco?

-Yo creo que la limitación será económica, básicamente. Movilizar un equipo como el que se requiere debe ser caro. Y a día de hoy, plantearse una cosa de estas en los seis partidos de División de Honor sería un esfuerzo tremendo para los clubes.

 

Fotos

Vídeos