Chavi conquista la montaña más bella

El alpinista torrelaveguense hace cima en el Ama Dablam (6.812 metros) en su segundo intento

Chavi, en primer plano, y su compañero de ascensión, el zaragozano Miguel Ángel Gomollón, en la cima del Ama Dablam. /
Chavi, en primer plano, y su compañero de ascensión, el zaragozano Miguel Ángel Gomollón, en la cima del Ama Dablam.
José Ignacio Arminio
JOSÉ IGNACIO ARMINIOTorrelavega

El montañero Javier Herreros Peña 'Chavi' fue uno de los protagonistas de la última Gala del Deporte de Torrelavega, celebrada recientemente. Recibió una mención especial del jurado y fue finalista en el premio a la gesta deportiva, principalmente por su ascenso al Ama Dablam (6.812 metros), una de las montañas más bellas del mundo.

'Chavi', miembro de la Sociedad Deportiva Torrelavega, conquistó esa emblemática cima del Himalaya el pasado mes de octubre y lo hizo en compañía del zaragozano Miguel Ángel Gomollón, del club San Jorge. Es el primer torrelaveguense que consigue ese logro y desconoce si algún cántabro lo hizo antes. «Es la segunda vez que lo intentaba –explica el joven escalador–. La primera fue en mi primer viaje al Himalaya, en 2012, y me tuve que dar la vuelta a 300 metros de la cima porque hacía muchísimo viento. Mi compañero se puso malo y estuve cinco días escalando solo».

El año pasado, después de varias temporadas ascendiendo las principales cimas de Sudamérica, Marruecos y los Alpes, regresó al Ama Dablam y lo hizo con un nuevo compañero, Miguel Ángel, y los servicios de una agencia nepalí que sólo llegaron hasta el campo base (cocinero y porteador). A partir de ahí, escalaron por libre, sin ninguna ayuda. «Primero –señala– hicimos todo el treking del valle del Khumbu hasta el campo base del Everest y escalamos el pico Lasbuche Peak (6.119 metros) para aclimatar».

En el Ama Dablam se encontraron más de una docena de expediciones y ellos eran los únicos que iban «por libre, sin porteadores ni guías de altura. Tras equipar dos campamentos de altura (5.800 y 6.000), también fueron los únicos que salieron en busca de la cima y les salió bien.

«Fue una experiencia muy buena –recuerda–. Dicen que es la montaña más bonita del mundo, pero haciendo la ruta normal, la más asequible, es como escalar en roca el Naranjo de Bulnes a 6.000 metros. Es una montaña muy bella, pero bastante complicada técnicamente». 'Chavi', que financia su pasión por la montaña con el dinero que saca de su trabajo, está preparando una nueva expedición, esta vez más cercana. El objetivo es escalar en hielo en cascadas de los Alpes.

«Soy un chico normal que no había hecho montaña –explica–, pero a los 20 años me picó la curiosidad y empecé a hacer actividades con la Deportiva. Conocí gente, hice cursos de escalada de la Federación Cántabra y una cosa lleva a la otra. Cuando me di cuenta estaba viajando por el mundo. Son nuestras vacaciones y vamos cuando podemos. Es mi pasión y a ella dedico mi tiempo y mi dinero».

El pico exige dominar las técnicas de roca y hielo. :
El pico exige dominar las técnicas de roca y hielo. :

Armando Miguel Martín, presidente de la Sociedad Deportiva Torrelavega, es el primero en valorar la carrera de 'Chavi', uno de los mejores escaladores cántabros del momento: «Somos conscientes que otros acontecimientos deportivos de más calado y atractivo social eclipsan las actividades en la montaña, desarrolladas en lugares recónditos lejos de nuestra ciudad. El montañismo, a diferencia de otros deportes, no se erige como un deporte estrictamente de competición, salvo escaladas deportivas con sus diferentes variantes, carreras por montaña, etc».

«La alta montaña –añade–, más que una disciplina deportiva, se la puede considerar casi como un estilo de vida en el que cualidades como la voluntad, el coraje, el esfuerzo, la motivación y el compañerismo, se experimentan íntimamente lejos del aplauso y de la admiración de los espectadores. Ascender montañas de esta altitud supone para el montañero un gran esfuerzo físico y mental. Supone que el efecto de la presión y la falta de oxigeno tienen un importante efecto negativo sobre el organismo. Además, otros factores como las condiciones geográficas y los fenómenos climáticos como la nieve, el hielo, el viento y las bajas temperaturas convierten estas ascensiones en dificultades muy exigentes, incluso extremas. Por todo esto, estas cumbres tienen para el montañero unas altas posibilidades de fracaso»

Según Martín, 'Chavi' es un consumado montañero, un atleta silencioso de la montaña que lleva el nombre de Torrelavega a parajes recónditos del planeta sin ninguna ambición ni protagonismo. Por eso cree que es importante que los medios de comunicación nos hagamos eco de sus gestas, para «promocionar el montañismo en nuestra tierra, crear afición y animar a los más jóvenes a iniciarse en este apasionante deporte».

El alpinista en pleno esfuerzo en el Ama Dablam.
El alpinista en pleno esfuerzo en el Ama Dablam. / DM

Club veterano

La Sociedad Deportiva Torrelavega es uno de los clubes más veteranos de la capital del Besaya y ya fue noticia en este suplemento a finales de 2017. Entonces cumplió 61 años y lo hizo concluyendo una larga travesía de montaña de cuatro años que denominó 'Transcantábrica'. La Sociedad Deportiva ha tenido diversas secciones a lo largo de su dilatada trayectoria, pero en la última década se ha centrado exclusivamente en la montaña (montañismo, senderismo y escalada).

Su calendario de actividades es amplio y diverso, aunque similar de un año para otro. Por ejemplo, al finalizar 2017, sus integrantes habían realizado 35 actividades de montaña, con salidas por Cantabria y otras regiones españolas. Entre ellas destacaron por su número de participantes: la 43 edición de la Marcha Interprovincial con Vivac, más de cuatro décadas de travesías por los Picos de Europa; la séptima Maratón de Escalada en Silió, en la que una veintena de cordadas escalan vías durante siete días; y la Marcha Popular al Monte Dobra, que realiza en colaboración con el Ayuntamiento de Torrelavega.