El mirador de Picos

El legendario Toño Odriozola siempre decía que no hay otro sitio mejor para contemplar los Picos de Europa que la cumbre del Coriscao

El mirador de Picos
Fermin García
FERMIN GARCÍA

Emprendemos en esta ocasión una de esas rutas en las que cualquier esfuerzo se ve recompensado al coronar la cumbre por las magníficas vistas que se nos ofrecen desde allí. La cima del Coriscao es un privilegiado balcón para asomarse a los Picos de Europa en el que nos demoraremos antes del descenso.

Comenzamos a caminar en el mismo Collado de Llesba (donde está la escultura del gran oso de piedra) por una senda que parte a nuestra izquierda si miramos hacia los Picos de Europa, hacia el oeste. Ya no perderemos la senda hasta la cima del Coriscao. En algunos casos, además del camino, tendremos hitos o jitos a la vera del trazado que irán acompañando nuestra marcha.

Al cabo de unos quince o veinte minutos, llegamos a un cueto y tendremos que descender un poco hasta un amplio collado, el Collado de la Guarda: seguimos la senda en dirección oeste-noroeste, ascendiendo paulatinamente y bordeando por el sur los picos Peña Bustal y Peña Cascajal hasta el Alto de Valdeloso, unas brañas entre Peña Cascajal y el Coriscao, y desde donde las vistas sobre Fuente Dé y todos los Picos de Europa son ya impresionantes, sobremanera si están nevados.

Ahora ya sólo nos queda acometer la fuerte ascensión que resta hasta la cima. Se aconseja subir despacio y seguir todas las vueltas del sendero, sin tomar atajos que puedan incrementar la fatiga. Llegamos a la cima, las vistas son impresionantes.

Otros datos.

En todo el trayecto, pero sobre todo desde la cima del Coriscao, las vistas son, como señalaba antes, inigualables. Siempre me decía Toño Odriozola, gran conocedor de Picos y de todas estas montañas y que fuera presidente de la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada (Fedme) en los años 70, que no había ningún sitio mejor para contemplar los Picos de Europa que Coriscao; y, de hecho, desde esta cima tiene interesantísimas interpretaciones de los mismos. Mas, no sólo de los Picos, sino de todas las montañas circundantes: Peña Prieta, Tres Provincias, Lomas, Cuartas, Peña Sagra…

Y, por el oeste, Peña Ten, Pileñes… Hasta allá en la lejanía Peña Ubiña… En fin, un regalazo para la vista. Si el viento y el frío no nos echan de la cima, no nos cansamos de mirar hacia todos los puntos cardinales y no daremos descanso a la cámara de fotos.

Ficha técnica

Acceso
alimos de Santander por la A-67 para, sin entrar en Torrelavega, coger la A-8 hasta la salida de Unquera. En esa localidad cogeremos la N-621. A la entrada de Potes, junto al Hotel Picos de Europa, seguimos, a la izquierda, la N-621 hasta el Puerto de San Glorio, límite con León. En la misma cima tomamos una pista que sale hacia la derecha, casi en dirección contraria a la que nosotros llevamos. Se encuentra frente a una caseta-asubiadero que está a la izquierda de la carretera mirando hacia León, hacia el oeste. Seguimos esta pista durante casi dos kilómetros hasta el final, donde hay un pequeño aparcamiento. A nuestra derecha avistamos el gran oso de piedra, escultura de Chus Otero. En la loma de este collado, el collado de Llesba. Aquí empieza nuestra ruta.
Punto de partida
Collado Llesba, 1.650 msnm.
Cota más elevada
Coriscao, 2.234 msnm
Desnivel
Alrededor de 590 metros tanto en la ascensión como en el descenso
Grado de dureza
Moderada, tirando a suave
Cartografía
Hojas 81-I y7 III a 1:25.000 del Instituto Geográfico Nacional (MTN).
Estación
De mayo a octubre, el resto del año suele estar cubierto de nieve
Ubicación
Municipios de Camaleño y Vega de Liébana, y Boca de Huérgano en León
Tipo de ruta
De ida y vuelta