Reinosa tiene su particular 'eccehomo'

Una escultura de ángel desaparecida del retablo del altar mayor de la Parroquia de San Sebastián fue sustituida hace años por un malogrado dibujo

A la derecha, la cara del ángel que fue incorporada durante la restauración y a la izquierda una pieza similar a la que había a la derecha y que se perdió/J.L. Sardina
A la derecha, la cara del ángel que fue incorporada durante la restauración y a la izquierda una pieza similar a la que había a la derecha y que se perdió / J.L. Sardina
ERNESTO SARDINA y BLANCA CARBONELLSantander

Está en una de las zonas más altas del retablo mayor de la Parroquia San Sebastián de Reinosa, por eso los feligreses apenas habían reparado en él, sin embargo, desde hace varios días su existencia se está extendiendo y ahora ya anima las tertulias en Campoo. Lo llaman el 'eccehomo' reinosano, y es el dibujo de una cara con grandes coloretes, pelo negro y una ancha sonrisa que recuerda más a Heidi que a un angelito, que es lo que pretende representar. Pocos trazos en tres colores componen el retrato, que completa un conjunto de ocho ángeles que coronan el retablo. Los otros siete son altorrelieves que poco o nada tienen que ver con el polémico dibujo.

El párroco de Reinosa, Eduardo Guardiola, rechaza la comparación con la malograda obra de Borja. «En ese espacio había un ángel que ya había desaparecido. Lo que se ha hecho es componer la cara para que no desdijera del conjunto, para que se supiera lo que había antes. Esta acción no tiene nada que ver con una restauración mal ejecutada», argumenta. Otro de los factores que explica diferencian este caso de otros mediáticos es que, «para verlo hay que mirarlo con un teleobjetivo. No desdice porque casi no se ve».

De hecho, se desconoce en qué momento fue pintado el desacompasado ángel, si bien es probable que fuera en el momento en que se restauró por completo el retablo mayor del templo. En el año 2011 la Consejería de Cultura del Gobierno cántabro invirtió 12.000 euros para dicha obra, que fue ejecutada por el Taller de Restauración Itinerante de Cantabria. «Son muy buenos y han restaurado el retablo de maravilla».

Por su parte, desde el Obispado de Santander, las valoraciones llegan de mano del asesor de patrimonio Enrique Campuzano, quién ha asegurado «desconocer los detalles de este hecho ni cuándo se llevó a cabo». «No creo que sea objeto de noticia el que se haya realizado una obra nueva en un espacio en donde se había perdido el elemento con el fin de que no quedara un vacío. Otro asunto es el resultado», asegura Campuzano.

El altar mayor es de estilo barroco churrigueresco, datado en el siglo XVIII, y atribuido a maestros de Siete Villas.
El altar mayor es de estilo barroco churrigueresco, datado en el siglo XVIII, y atribuido a maestros de Siete Villas. / J.L. Sardina

Para el asesor del Obispado de Santander «divulgar este aspecto es hacerle un flaco favor al patrimonio. Nada tiene que ver este asunto de Reinosa con el Cristo de Borja, que es una intervención de repinte sobre una pintura histórica». «Hay cientos de problemas en el patrimonio más importantes que esto que es una cuestión nimia y de criterio de restauración», concluye.

Una iglesia de gran valor

La iglesia de San Sebastián de Reinosa es el mayor exponente de la arquitectura barroca en la comarca de Campoo y uno de los más destacados de este estilo en Cantabria. El templo actual, declarado Bien de Interés Cultural en 1983, data del siglo XVI, con añadidos del XVIII (la torre, la portada y la cúpula). Se trata de un edificio construido en sillería con tres naves separadas por pilastras, siendo las cubierta de bóveda de crucería. De su exterior destacan la torre y la portada.

La primera tiene dos cuerpos lisos sobre los que se alza un tercer cuerpo donde se encuentran las campanas y todo ello rematado con una pirámide rodeada por balaustrada. Por lo que se refiere a la portada principal, se encuentra en la fachada meridional. Es una puerta de arco de medio punto apoyado en columnas y con pilastras a los lados como decoración. Por encima hay una ventana en hornacina, con un frontón partido encima. En su interior destacan los retablos barrocos. Entre ellos sobresale el del altar mayor, dedicado a San Sebastián. Es de estilo barroco churrigueresco y pertenece a la primera mitad del siglo XVIII. Se atribuye a maestros de Siete Villas. Entre sus columnas salomónicas son dignas de mención las esculturas de San Pedro, San Pablo y la Virgen del remate.

 

Fotos

Vídeos