Tras los pasos de Pereda por Campoo

Nacho Zubelzu y Andrés de la Pinta recrean la ruta literaria de 'Peñas Arriba'

Andrés de la Pinta y Nacho Zubelzu fueron Chisco y don Marcelo de 'Peñas Arriba'. /DM
Andrés de la Pinta y Nacho Zubelzu fueron Chisco y don Marcelo de 'Peñas Arriba'. / DM
Blanca Carbonell
BLANCA CARBONELLSantander

Los artistas campurrianos Nacho Zubelzu y Andrés de la Pinta han recorrido los enclaves descritos en la novela de José María de Pereda 'Peñas Arriba', desde Reinosa hasta Tudanca.

Un viaje desde la imaginación y a través del tiempo, inmersos en las páginas de la novela, recorriendo los lugares en los que estuvieron sus protagonistas, es el que han realizado estos campurrianos, recreando a dos de los personajes protagonistas de la obra, don Marcelo y Chisco, respectivamente.

Este año, Zubelzu y De la Pinta, han querido revivir algunos pasajes de 'Peñas Arriba', en concreto, el trayecto que realizan los personajes Marcelo y Chisco desde la estación de tren de Reinosa hasta Tudanca (Tablanca), siguiendo el itinerario narrado en la novela y ataviados con la indumentaria propia de los personajes, acompañados de una yegua, Margarita.

La idea es, según explican y una vez más, «reivindicar el valor de las culturas rurales, así como su mantenimiento».

El objetivo de la iniciativa de estos campurrianos ha sido reivindicar el valor de las culturas ruralesen la actualidad, asícomo su conservación

El pasado año ambos peregrinaron desde Montesclaros hasta Santo Toribio con un burro y albarcas, con el mismo objetivo

Así, con este gesto pequeño y anecdótico, se pretende dignificar la figura del campesino y su papel para mantener el equilibrio en el entorno, algo que hacen habitualmente con distintos proyectos que desarrollan a lo largo del año, como el de la trashumancia, que les lleva a recorrer parte de España acompañando al ganado, a través de las cañadas reales.

«Es un llamamiento a nuestros políticos y mandatarios sobre la necesidad de abordar desafíos actuales como preservar ecosistemas, proteger recursos naturales y patrimoniales. Para ello, vemos necesario rascar en la memoria y poner referencias de vida tradicional en las prácticas empresariales del consumidor, no sin apartarnos de las aportaciones que nos brinda la modernidad» señalaron ambos en un comunicado que leyeron a su llegada a la Casona de Cossío en Tudanca.

De José María de Pereda, explican, se quedan con ese mundo exterior y humano, con el paisaje que han recorrido por contexto. «Es la narración de ambientes estéticos y poéticos que evocan labores y valores ancestrales de origen austero, pero puro y sincero del ser humano», apunta Zubelzu.

Como en la obra de Pereda, durante el viaje han disfrutado constantemente de elementos físicos y espirituales que emanan de la tierra, «de estos valles y montañas fieles a la memoria antigua repleta de raíces etnográficas y antropológicas», señalan. Abogan por las formas de vida tradicional, reguladas por parámetros más sociales y humanistas fomentando la sencillez y la humildad, como se hace en 'Peñas Arriba', un canto épico a los montes, a la niebla, a la vida en plena naturaleza. «Esperamos que cale el paisaje puro y la sencillez de las gentes rurales como calaron en don Marcelo consiguiendo que regresara de la ciudad al pueblo», concluyen.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos