Un verano para aprender enseñando

Desde hace cinco años, un grupo de voluntarios ofrece apoyo escolar a niños con necesidades formativas en el Centro Juvenil El Camarote

Los niños bielorrusos participaron por primera vez, junto con niños castreños, en el proyecto de apoyo escolar. /DM .
Los niños bielorrusos participaron por primera vez, junto con niños castreños, en el proyecto de apoyo escolar. / DM .
samira hidalgo .
SAMIRA HIDALGO .Castro Urdiales

La solidaridad se respira en una de las salas del Centro Juvenil El Camarote, donde un grupo de voluntarios ofrecen de manera desinteresada apoyo escolar durante los meses de verano para aquellos niños que lo requieren. Así, jóvenes que no reciben nada a cambio, están ayudando a otras personas que lo necesitan desde el primer lunes de julio al último día de agosto y de lunes a viernes, de 11.30 a 13.00 horas. De este modo se desarrolla este proyecto que nació hace cinco años gracias a la iniciativa de Maite Sáez, profesora del Colegio Arturo Dúo, quien tras haber realizado un curso de aprendizaje-servicio, vio la necesidad de ayudar a los niños que, durante la época estival, precisen de refuerzo y apoyo escolar de diferentes niveles y con distintas necesidades formativas.

Por ello, y tras hablar con un grupo de alumnas que acabaron segundo de bachillerato, se pusieron manos a la obra para acudir cada mañana a El Camarote y dar clases de lengua y matemáticas, sin olvidar el inglés, mediante la expresión oral y la comprensión a los alumnos que quisieran asistir.

«Se trata de prestar un servicio ante una necesidad real que se conozca en tu comunidad. Se supone que el voluntario enseña y el alumno aprende, pero en realidad, es el voluntario quien recibe el aprendizaje», indicó Sáez, coordinadora del proyecto de voluntariado de apoyo y refuerzo educativo. La docente explicó la posibilidad de asistir a estas clases a los alumnos que iban a iniciar primero de la ESO en septiembre y lo que en principio iba a ser para un verano, ha continuado gracias a que hay voluntarios que repiten y cada año hay alumnos que lo necesitan, haciendo que este proyecto se haya «consolidado», contando también con voluntarios y alumnos nuevos.

«El voluntario es quien recibe el aprendizaje», explicó la coordinadora del proyecto

«Se combina un proceso de aprendizaje con un servicio en el que aprenden los que enseñan. Los voluntarios prestan un servicio y a la vez adquieren un aprendizaje. Al enseñar a otros que son como ellos hace que el aprendizaje entre iguales sea más significativo que el aprendizaje tradicional, llegando mejor a las personas, donde incluso a veces los propios niños enseñan a otros niños», aseguró la coordinadora.

Los voluntarios enseñan matemáticas, lengua e inglés.
Los voluntarios enseñan matemáticas, lengua e inglés.

Los cuatro voluntarios de este año tienen entre 15 y 22 años y corresponden a diferentes etapas educativas, ya que algunos son universitarios y otros de bachillerato e incluso de la ESO. Con respecto a la evolución del proyecto, la coordinadora explicó que «no se puede determinar una evolución a lo largo de estos cinco años porque el grupo cambia constantemente», sin embargo, comparando el mes de julio con el de agosto, se puede comprobar que «en agosto están escolarmente en un punto buenísimo porque se nota el repaso de cada día con respecto al mes de julio. Repasan y aprenden y siempre los resultados son satisfactorios y gratificantes». Algo que destacó Sáez es la importancia de que «el hecho en sí se produzca y que en estos últimos cinco años haya personas voluntarias que quieren prestar este servicio y que los que asisten están a gusto creando un ambiente acogedor y muy bueno».

«Ese es el verdadero propósito», exclamó la coordinadora, añadiendo que «es increíble entrar al aula y ver cómo jóvenes voluntarios enseñan a otros jóvenes y que funcione por que sí, sin que ninguna de las partes esté obligada a participar».

Las clases se imparten en los meses de julio y agosto y de lunes a viernes, de 11.30 a 13.00 horas

Precisamente esta puede ser una de las claves del éxito, ya que se trata de una propuesta «muy flexible», donde la asistencia es totalmente voluntaria y «al niño que va se le atiende y al que ese día o esa semana no va, no se le piden explicaciones» y, aun así, reconoció Sáez «la asistencia es muy buena».

El buen ambiente se respira en el aula.
El buen ambiente se respira en el aula.

Por su parte, la decena de alumnos asistentes, que este año tienen entre diez y doce años y que cursan quinto y sexto de Primaria, son niños escolarizados en Castro Urdiales que conocieron este servicio en su colegio, aunque también hay quien viene porque se lo han contado otros niños o incluso animados por Asuntos Sociales, ya que este departamento conoce de la existencia de este servicio en verano.

La iniciativa está enfocada a niños que necesiten refuerzo y apoyo escolar de diferentes niveles

Experiencia enriquecedora

Este año y por primera vez, el proyecto contó con quince alumnos bielorrusos de entre siete y quince años que pasaron el verano con sus familias de acogida castreñas gracias a la Asociación de Acogida de niños Bielorrusos -Acobi-. De este modo, los lunes, miércoles y viernes, los niños de la asociación participaron en este programa junto con su propia monitora y cinco voluntarios más, una experiencia positiva, según contó la coordinadora del voluntariado, ya que «esta circunstancia ha hecho que los niños puedan relacionarse con otros niños de culturas diferentes que necesitan aprender español y recibir atención según sus necesidades escolares». Por su parte, la presidenta de Acobi Castro, Irene Cubero, recalcó su parte, que «esto hubiese sido imposible sin los voluntarios, que son jóvenes que, en pleno verano, han sacrificado tres días a la semana para colaborar con los niños de una forma generosa». Además, la presidenta afirmó, que el proyecto les ha «gustado mucho y ha sido muy bonito el intercambio de los niños de aquí con los niños bielorrusos», por lo que les gustaría repetir el próximo verano esta enriquecedora experiencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos