Por una Salvé libre de plantas invasoras

Cerca de un centenar de voluntarios han retirado del ecosistema dunar cinco toneladas de estas especies de la mano de Bosques de Cantabria

Más de medio centenar de voluntarios participó el pasado sábado en la retirada de plantas./Bosques de Cantabria
Más de medio centenar de voluntarios participó el pasado sábado en la retirada de plantas. / Bosques de Cantabria
Abel Verano
ABEL VERANOLaredo

La eliminación de plantas invasoras en la playa Salvé de Laredo se ha convertido ya en un clásico, dentro de la programación de actividades de voluntariado promovida por la Asociación Bosques de Cantabria, ya que se viene repitiendo desde hace seis años y, aunque los resultados han sido extraordinarios (cerca de mil voluntarios participantes, más 40 toneladas de invasoras retiradas y casi un kilómetro de cordón dunar con estas especies controladas), es necesario continuar con esta tarea, dada la «gravedad y dimensión del problema», según apuntan los integrantes de este colectivo con sede en la villa pejina.

En dos acciones sucesivas, una llevada a cabo los días 13 y 14 de julio por un grupo de 19 voluntarios pertenecientes al grupo Scout Proel, de Madrid y, la otra, el pasado día 21 por un numeroso grupo de voluntarios ambientales del Programa de Voluntariado y Educación Ambiental del Gobierno de Cantabria (Provoca), que superaba el medio centenar de personas, se ha conseguido retirar del ecosistema dunar de la Salvé, la «espectacular cifra de cinco toneladas de plantas invasoras».

Las especies eliminadas han sido, principalmente, onagra (Oenothera glazioviana) y uña de gato (Carpobrotus acinaciformis), que fueron recogidas y trasladadas a un vertedero controlado por el servicio de limpieza del Ayuntamiento de Laredo, que, de esta manera, ha prestado una «valiosa colaboración al desarrollo de estas actuaciones», según señalan desde Bosques de Cantabria.

Cerca de mil voluntarios han retirado 45 toneladas de plantas invasoras en los últimos siete años

Estos «alentadores resultados» aportan «visos de esperanza» a la posibilidad de conseguir el control de estas especies que tanto perjudican la conservación de las dunas y su biodiversidad, apunta el colectivo. Desde que en el año 2013, Bosques de Cantabria –una organización conservacionista de ámbito regional– se marcara el objetivo de luchar contra las plantas invasoras del cordón dunar de la Salvé, han sido, con los datos de este año, cerca de un millar los voluntarios que han participado en las diversas actuaciones programadas por esta asociación, consiguiendo eliminar, hasta el momento, 45 toneladas de este tipo de plantas.

Fruto del «extraordinario trabajo» realizado por los voluntarios durante todo este tiempo, se ha conseguido controlar la presencia de las citadas especies en el primer tramo del cordón dunar, el que va desde el puerto hasta la desembocadura del río Mantilla, donde actualmente la presencia de estas especies invasoras es inexistente o testimonial, cuando hace unos años constituían la vegetación dominante.

Un voluntario procede a la retirada de una especie invasora.
Un voluntario procede a la retirada de una especie invasora. / B.C.

Bosques de Cantabria resalta la extraordinaria dificultad de erradicar estas plantas dada su tremenda capacidad de reproducción y propagación. En el caso de la onagra, planta procedente de Norteamérica, es debido a las miles de semillas que cada planta produce anualmente y que se almacenan en el suelo formando un banco con ingentes cantidades de semillas que irán germinando los años siguientes. La uña de gato, de origen sudafricano, además de semillas, produce estolones, que enraízan superficialmente en la arena, tapizando el terreno como una tupida alfombra que impide el crecimiento de otras especies. Estas estrategias de crecimiento y reproducción hacen que sea necesario repetir los trabajos de eliminación en una misma zona durante varios años sucesivos.

Se da la circunstancia de que estas plantas poseen una floración extraodinariamente llamativa, lo que les confiere una «belleza inusual» que hace que su presencia sea gratamente tolerada por la mayor parte de la población, desconocedora de los graves perjuicios que causan al ecosistema.

Pese a los buenos resultados, Bosques de Cantabria seguirá organizando esta actividad

En este sentido, durante la actividad del pasado sábado, paralelamente al desarrollo de los trabajos de eliminación de invasoras, se instaló en el paseo marítimo un stand informativo al que se acercaron docenas de personas interesadas por la actuación que se estaba llevando a cabo. Allí se les informó puntualmente de los problemas que, a pesar de su belleza, ocasionan estas plantas al ocupar el terreno que le corresponde a la frágil y valiosa vegetación autóctona de las dunas, dificultando su crecimiento. Esta circunstancia, además de acarrear una reducción de la biodiversidad del ecosistema dunar, ocasiona problemas de estabilidad a las dunas, ya que las especies invasoras son muchísimo menos eficaces que las plantas autóctonas en la función de fijar la arena, haciendo que las dunas queden mucho menos protegidas de los embates del mar en los momentos de temporal. Ante la magnitud del problema y los buenos resultados obtenidos en estos años, Bosques de Cantabria ha anunciado su intención de mantener este tipo de convocatorias de voluntariado para la eliminación de plantas invasoras en los próximos años.

Los integrantes de Bosques de Cantabria colocaron un stand informativo.
Los integrantes de Bosques de Cantabria colocaron un stand informativo. / B.C.

Temas

Laredo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos