Este contenido es exclusivo para suscriptores

Vive informado todo el año y que nadie te lo cuente. Tu suscripción anual por solo 49,95€

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app solo para suscriptoresCartas de autor en tu emailOfertas y eventos exclusivos

«Es una molestia, pero quedará bien»

Vecinos y comerciantes encajan el impacto de las obras de la calle Isabel II, que se interrumpirán en verano para terminarlas antes de Navidad

Un ciudadano pasea a su perro por una de las pasarelas dispuestas por el Ayuntamiento, junto a las obras de la calle Isabel II, en Santander./Roberto Ruiz
Un ciudadano pasea a su perro por una de las pasarelas dispuestas por el Ayuntamiento, junto a las obras de la calle Isabel II, en Santander. / Roberto Ruiz
Javier Gangoiti
JAVIER GANGOITISantander

Los dos han optado por continuar por la acera de la izquierda, mirando hacia el aparcamiento de Las Cachavas, en la calle Isabel II de Santander. Hasta hace cuatro semanas, la elección de un lado u otro de la calle no determinaba la comodidad de quienes paseaban por la vía, pero todo ha cambiado tras el inicio de las obras. Unas labores que condicionan el paso por uno de los márgenes de la avenida, y que el Ayuntamiento ha dispuesto con una pasarela para aliviar el inconveniente. El objetivo: ensanchar las aceras y reducir la vía a dos carriles para facilitar la incorporación desde Antonio López y el posterior giro a la izquierda de los vehículos que se dirigen a la estación de autobuses. La escena se mantendrá hasta antes de Navidad, con un alto durante los meses de verano.