La próxima semana se abrirá al tráfico la calle Amador Ríos, uno de los últimos tapones de Torrelavega

La próxima semana se abrirá al tráfico la calle Amador Ríos, uno de los últimos tapones de Torrelavega
Luis Palomeque

Servirá para conectar de manera directa las calles Lasaga Larreta y Jesús Cancio

DM .
DM .Santander

El Ayuntamiento de Torrelavega abrirá al tráfico al próxima semana la nueva calle Amador de los Ríos, que supondrá la eliminación de uno de los últimos tapones urbanísticos del centro de la ciudad, y que permitirá conectar de manera directa las calles Lasaga Larreta y Jesús Cancio.

La obra se encuentra ejecutada en estos momentos al 90 %, y solo resta el asfaltado en todo el tramo, el pintado de la señalización horizontal y la instalación de las luminarias, con lo que se habrá concluido un proyecto adjudicado el pasado enero en 141.000 euros a la empresa Servicios y Obras del Norte.

En un encuentro con periodistas durante una visita a los trabajos, el alcalde en funciones, José Manuel Cruz Viadero, y el concejal de Obras en funciones, Javier López Estrada, han resaltado que se trata de «una remodelación integral» de una calle que mejorará la vialidad en todo el centro urbano.

El proyecto contempla la ejecución de un vial con una calzada de cuatro metros; con aceras a cada uno de los márgenes. La del margen sur tendrá 2,70 metros de anchura y la del margen norte otros 2,5 metros, lo que además permitirá habilitar 12 aparcamientos en línea, mejorando la circulación de vehículos y peatones.

Así mismo, se aprovechan las obras para renovar las redes de distribución de agua, alcantarillado y alumbrado público, además de instalar nueva señalización vial.

Luis Palomeque

Cruz Viadero ha asegurado que esta reforma integral supondrá «un antes y un después» en el barrio de Quebrantada, ya que permitirá atender «una antigua petición vecinal» y ejecutar uno de los proyectos, a su juicio, «más anhelados» por los vecinos de la zona que mejorará la circulación en todo este área de Torrelavega.

En este sentido, ha destacado lo «complicado» que resultó el inicio del proyecto debido a que los terrenos afectados eran de diversos propietarios, con lo cual fue necesario recurrir a expropiaciones para ejecutar los trabajos.