Diego pide a sus 58 alcaldes creación de empleo, austeridad y transparencia

Tras hacerse una foto de familia, Diego conversó con sus alcaldes con los que se reunió en el centro cultural la Vidriera, en Camargo. ::                             DANI PEDRIZA/
Tras hacerse una foto de familia, Diego conversó con sus alcaldes con los que se reunió en el centro cultural la Vidriera, en Camargo. :: DANI PEDRIZA

Mancomunidades de servicios, congelación de sueldos, y coordinación con la Federación de Municipios, son las medias que el PP plantea

PILAR CHATO,SANTANDER.

El Partido Popular quiere aplicar en los ayuntamientos la misma receta que se ha propuesto para el Gobierno regional. Y así se lo trasladó ayer a sus alcaldes: austeridad, transparencia y fomento del empleo, con medidas como la mancomunidad de servicios o la congelación de los sueldos. Todo ello teniendo siempre como premisa fundamental la garantía de las prestaciones sociales.

Camargo fue anfitrión ayer de la primera reunión del Consejo de Alcaldes del PP tras la victoria electoral del 22 de mayo. 58 regidores municipales forman parte de este órgano, que presidió el líder del PP, Ignacio Diego, que lo hacía por primera vez como jefe del Ejecutivo regional. Ello se notaba no sólo en las sonrisas generalizadas sino en el hecho de que algunos regidores aprovecharon ya el encuentro para reclamar huecos en las 'agendas' de los consejeros que asistieron a la cita.

La coordinación fluida entre Gobierno y Federación de Municipios de Cantabria (FMC) va a ser clave en la estrategia municipal que se plantea el PP. Entre los remedios para lograr esa austeridad, el líder del PP y presidente del Gobierno, citó la cooperación interinstitucional para evitar la duplicación o solapamiento en la prestación de servicios, en forma de mancomunidad o de cualquier otra figura. La elegida se debatirá a través de la FMC porque «no debe ser algo impuesto».

El PP propone programas de racionalización de gastos corrientes y la creación, con la FMC, de una central de compras, de la que también participaría el Gobierno, que permita reducir precios en suministros comunes, como agua, energía o telefonía. Diego afirmó que, como presidente, intentará que a estas iniciativas se sumen ayuntamientos de todos los colores políticos.

Congelación de sueldos

La congelación de las retribuciones de los cargos públicos, la disminución de los gastos asignados a los grupos políticos y la reducción del personal liberado, son parte de la receta de austeridad junto a una política integral de gestión del patrimonio que logre el abaratamiento de alquileres y un uso más racional del patrimonio inmueble. El PP también presentó a sus alcaldes un borrador con la estrategia para fomentar el empleo. Se les pide a los ayuntamientos que apuesten por los emprendedores, con estímulos fiscales y simplificación de trámites administrativos para aquellos parados que quieran montar una empresa. Y aunque se les insta a racionalizar sus inversiones, se les pide que prioricen las productivas.

Los populares quieren rescatar una fórmula muy utilizada durante el anterior Gobierno de PP, la de las Iniciativas Singulares de Empleo e Iniciativas Locales de Empleo, en coordinación con los ayuntamientos y asociaciones sociales y medioambientales (limpieza de playas y ríos). Estarán especialmente dirigidas a parados de larga duración.

Y finalmente, transparencia. Para ello, Ignacio Diego aseguró que los ayuntamientos, como el Gobierno, informarán del coste de sus cargos políticos, de la ejecución presupuestaria trimestralmente y de los concursos y subvenciones.

Nunca el PP había tenido tanto peso político en las decisiones municipales de Cantabria y, por tanto, tanta capacidad para generar estrategias de forma coordinada -ha pasado de 43 a 58 alcaldes, el 85% de la población-, indicó Diego. A la cita acudieron 54 alcaldes; Pesaguero, Laredo, Meruelo y Castro Urdiales enviaron a sus tenientes de alcalde.

Política nacional

A preguntas de los periodistas, Diego se refirió a la designación de Alfredo Pérez Rubalcaba como candidato del PSOE a las próximas elecciones generales. Dijo que, como poco, es un candidato que tiene la virtud de que «difícilmente podrá engañar o sorprender mucho», aunque sea «un gran estratega».

Y es que, recordó, es una persona con una «larga, larga, larga trayectoria política», de la que destacó que fue portavoz del «Gobierno de los GAL» y la «corrupción desbordada» de Felipe González, y que durante los últimos 8 años ha «manejado» el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, protagonista de los «fracasos» del PSOE ante la crisis y los 5 millones de parados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos