Tres cocineros apasionados

  • Sienten la gastronomía como una forma de vida en la que vuelcan lo mejor en su día a día

Jesús Sánchez (Azagra-Navarra, 9 de enero de 1964) era un estudiante aplicado y cursó Bachillerato en Pamplona, pero su próximo paso no iba a ser la universidad como quería su familia. Su pasión por la cocina le llevó a trasladarse a Madrid para estudiar en la escuela de hostelería de la Casa de Campo y a realizar cursos de pastelería y repostería en la asociación de Pasteleros y resposteros de Madrid. Terminados esos estudios comenzó a trabajar en el hotel Ritz de Madrid a las órdenes del prestigioso cocinero extremeño Eustaquio Becedas y del francés Patrick Buret y en el 86 empezó a trabajar en la Taberna del Alabardero, la empresa del conocido sacerdote y gastro-empresario Luis Lezama, con la que recorre Madrid, Marbella y Sevilla. Ha estado en los restaurantes Jacques Cagna (París), con dos estrellas Michelin y en el Cahpon Fin de Burdeos, también con dos estrellas en la prestigiosa guía.

A mediados de 1989 se incorpora al Molino de Puente Arce en Cantabria como jefe de cocina, y en el 93, con su mujer, Marián Martínez, al frente de la sala, abre El Cenador de Amós en Villaverde de Pontones, en la antigua casa-palacio de Mazarrasa. Su inspiración para El Cenador de Amós fue su abuelo, Amós, un hombre menudo, campechano y dicharachero, muy popular en Azagra por las sopas de pimiento que cocinaba por las noche, por las migas que preparaba para el desayuno y por animar todas las tertulias. Aunque nunca lo conoció, Jesús trajo hasta Villaverde su historia y su recuerdo.

Dos años después de comenzar en El Cenador de Amós, Jesús obtuvo su primera estrella Michelin, y ese reconocimiento lo ha mantenido desde 1995. Su cocina es ese taller artesanal en el que el cocinero navarro-cántabro elabora cada pieza de forma meticulosa y desde el cual ha logrado la segunda estrella.