Siete mil personas se descargan en una semana la aplicación para buscar a personas en emergencia

El director operativo del 112 aconseja llevarla activada y recuerda que es gratuita

MARIÑA ÁLVAREZSANTANDER.
Rescate en los Picos de Europa. / Foto: DM/
Rescate en los Picos de Europa. / Foto: DM

Apenas ha pasado una semana desde que el Gobierno de Cantabria compró la licencia de la aplicación Alpify y alrededor de siete mil personas ya se la han descargado en su teléfono móvil, para disponer de un geolocalizador que en caso de emergencia envía su ubicación exacta al 112 y gozar de un plus de tranquilidad en trayectos por carretera, en excursiones a la montaña, paseos en solitario... A pesar del elevado número de usuarios, ninguno de ellos ha tenido que pulsar todavía el 'SOS' por encontrarse en una situación de riesgo. El único que ha contactado con los servicios de emergencia ha sido el presunto ladrón de un teléfono que, por error, tocó el botón manipulando el móvil. La alerta llegó a la sala del 112, que intentó ponerse en contacto con ese usuario sin éxito, luego se avisó a la otra persona de contacto facilitada al darse de alta en la aplicación y resultó ser su esposa: «A mi marido le robaron el móvil», dijo, así que en este caso la geolocalización sirvió para saber el punto exacto en el que estaba alguien con un teléfono que no era suyo.

Desde el Servicio de Emergencias del 112 están satisfechos con la buena aceptación que está teniendo esta aplicación, aunque han detectado que muy pocos de esos 7.000 la llevan activada de manera constante, por lo que pierde utilidad, ya que «nadie sabe en qué momento puede necesitar ayuda», indicó el director operativo del 112, Francisco Caso. Recuerda que es una aplicación gratuita y que tiene más ventajas que otros geolocalizadores: también funciona sin internet enviando un SMS, si al usuario le ha pasado algo y no ha podido pulsar el botón también se le puede localizar si da la alerta otra persona y se puede conocer el recorrido que ha hecho en las últimas 24 horas.

Alpify funciona en el País Vasco y La Rioja, además de Andorra, lugar de origen de sus artífices, y diversas estaciones de esquí europeas. Cuando el usuario pulsa el botón manda una señal al 112 que en cuestión de segundos recibe los datos de la persona que está pidiendo socorro y su ubicación geográfica. Salta la alarma en la sala y, al momento, en la pantalla un punto rojo se ubica en el mapa y se descubre la identidad del que pide ayuda, sus coordenadas y hasta la batería que le queda en el teléfono. Recibido el 'SOS', el 112 se pone en contacto con el usuario, se valora la situación y se movilizan los recursos necesarios para su rescate. Este servicio de localización se activa únicamente en los casos en los que esté justificada la búsqueda de la persona, por encontrarse en una situación de peligro real o haber indicios suficientes sobre ello, y consigue optimizar al máximo los tiempos de respuesta de los servicios de emergencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos