La carrera contra los obstáculos del cántabro Fran Baldeón no tiene fin

Fran Baldeón mostrando total satisfacción/FELIPE RICO PARA ASTUR FOTO DEPORTIVA
Fran Baldeón mostrando total satisfacción / FELIPE RICO PARA ASTUR FOTO DEPORTIVA

Este vecino de La Hayuela ha conseguido clasificarse para el Campeonato Mundial de OCR

Raquel López Labiano
RAQUEL LÓPEZ LABIANO

Francisco Javier Baldeón Caso (La Hayuela, 1990) es, sin duda, uno de los mejores corredores de Carreras de Obstáculos (OCR) que ha dado Cantabria. A base de esfuerzo, sacrificio, empeño y mucha constancia ha conseguido labrarse un recorrido de superación, que ha culminado en la clasificación para el Campeonato Mundial (OCR Worl Championships).

Ahora, su tesón reside en conseguir patrocinadores y colaboradores que le faciliten alcanzar ese sueño que lleva aspirando desde que pisó la primera pista de una OCR. Según cuenta, estas carreras tienen un coste de inscripción muy alto y es una modalidad que todavía no se considera deporte, por lo que no existen federaciones ni entidades que respalden estas actividades. De momento, se han sumado al apoyo el Ayuntamiento de Udías, así como Wong Sport y TopHolds, a quienes está enormemente agradecido y para quienes se sacrifica en cada prueba con el fin de conseguir la mejor marca.

Por su sangre corre la destreza deportiva desde joven, no solo por sus conocimientos en la materia tras estudiar TAFAD en el I.E.S. La Albericia, sino por haber formado parte, hasta los 18 años, de diferentes equipos profesionales de ciclismo como el Saunier Duval y haber trabajado, posteriormente, en Centros Deportivos como BeOne Cabezón de la Sal o Body Factory. Además, ha impartido clases de pilates y spinning en distintas localidades de la región.

Fran Baldeón en un obstáculo del Campeonato Nacional de OCR de Allariz logrando el cuarto puesto.
Fran Baldeón en un obstáculo del Campeonato Nacional de OCR de Allariz logrando el cuarto puesto. / TATA SAN

Con la experiencia a sus espaldas y dos años de pura inmersión en las OCR, participando en las más duras carreras ('Unbroken Race', 'Farinato Race', 'Campeonato Nacional de Allariz' y un largo etcétera), se adentró aún más en la defensa de estas pruebas creando 'North District', un Club de Carreras de Obstáculos que permite, al formar parte de OCRA España (Asociación Española de Carreras de Obstáculos), competir dentro de la liga a quienes deseen comenzar su andadura en este «deporte» tan exigente, pero tan agradecido que consigue enganchar a cualquiera que lo pruebe.

Esta temporada competirá bajo el dorsal 380 del equipo Comando Norte, defendiendo su estatus de corredor de élite para superarse en tiempos y posiciones. Desde Cantabria DModa le deseamos lo mejor.

-Llevas algunos años participando y/o compitiendo en carreras de obstáculos. ¿Cómo y por qué empiezas a interesarte por ellas? ¿Cuáles fueron tus primeros pasos? ¿Qué te ha hecho engancharte?

-Empecé como supongo que empezamos la mayoría de los que ahora estamos enganchados a este deporte. Me dijeron que había unas carreras en las que no había sólo que correr, sino que tenías que hacer y pasar una serie de obstáculos entre medio y que, aunque eran muy duras, eran súper divertidas. Decidí probar junto a un grupo de amigos y nos lo pasamos genial, nos reímos un montón. Así, poco a poco, me fui enganchando. Primero con los amigos y, a medida que avanzaba, quería e intentaba pasar los obstáculos yo solo, sin ayuda. Eso me llevó a empezar a prepararme y a entrenar de forma más específica para mejorar en esos obstáculos más técnicos y fue ese afán de superación y de querer ser cada día mejor lo que más me enganchó.

-¿Qué es lo que más valoras de una OCR?

-Para mí, uno de los aspectos más importantes de este tipo de carreras es ese afán de superación, de prepararme día a día para ser mejor que ayer. No hay mayor satisfacción que el esforzarte al máximo para superar un obstáculo nuevo o un obstáculo que en alguna otra carrera no hayas sido capaz de vencer. Los mejores recuerdos que tengo de las carreras son, precisamente, esos: obstáculos difíciles que de primeras te asustan y tienes miedo de no poder superar y que, luego, eres capaz de logarlo.

«No hay mayor satisfacción que el esforzarte al máximo para superar un obstáculo nuevo».

-En 2017 fundaste 'North District' y hace poco más de un año ha pasado a formar parte de OCRA España. ¿Qué supone esto para ti?

-El poder llevar a cabo este proyecto y sacarle hacia adelante, me dio una satisfacción enorme. La idea principal era la de construir una comunidad de apasionados de las OCR en Cantabria. Aquí, de momento, no hay mucha afición ni tampoco carreras, así que me propuse promocionar estas pruebas e intentar enganchar a cuanta más gente posible. Este último año lo he tenido un poco apartado, puesto que he intentado centrarme en la faceta más puramente competitiva, pero para este 2019 quiero retomar el proyecto 'North District'. ¡Estoy abierto a que gente de todo tipo que quiera probar y practicar este deporte se una a la familia! Hemos hecho que 'North Distric't sea el primer y único club cántabro inscrito en OCRA España y eso es un orgullo enorme, pero también una responsabilidad. Hemos abierto camino para que mucha más gente se interese por este deporte y ahora ya, poco a poco, cada vez se ven más cántabros en las carreras y cada vez más organizadores de pruebas van viendo en nuestra tierra una oportunidad para organizarlas. Eso es muy positivo.

Uno de los obstáculos más imponentes para Fran Baldeón en la Nalon Beasts Race.
Uno de los obstáculos más imponentes para Fran Baldeón en la Nalon Beasts Race. / JUAN ROMERO CARNICA

-Poder formar parte de las primeras posiciones en todas las ligas debe ser un orgullo. ¿Cómo has conseguido llegar hasta aquí?

-Se dice siempre que los comienzos nunca fueron fáciles. En este caso, no iba a ser de otra forma. La verdad es que conseguir el nivel que he demostrado en estas últimas carreras no ha sido nada fácil. Llevo trabajando duro y sin descanso desde hace 2 años. Empecé prácticamente desde cero y me ha costado mucho poder mejorar. No hay ningún secreto, ni ninguna fórmula mágica. Todo se reduce a trabajar duro en los entrenamientos, ser constante, buscar continuamente la mejora, tanto física como técnica, y guardar siempre los descansos oportunos para evitar las lesiones.

-¿Cuál ha sido tu carrera y obstáculo que recuerdes con mayor intensidad?

-Me viene a la mente, sin duda, el Campeonato de España del año pasado, donde conseguí la cuarta posición absoluta en categoría élite. Fue una carrera durísima de 13 kilómetros, donde había que superar 54 obstáculos. En la línea de salida estábamos los 75 corredores que habíamos conseguido la clasificación. Se podría decir que estaban los 75 mejores de España. El obstáculo más difícil fue en esa misma prueba, el 'PegBoard North Coast', que sólo pudimos superar ocho corredores.

«Hay que ser constante y buscar continuamente la mejora, tanto física como técnica».

-¿Cómo organizas tus entrenamientos?

-Actualmente entreno entre 5-6 días a la semana, incluso algún día de doble sesión, realizando dos entrenamientos. Más o menos suelo hacer 3 días a la semana de entrenamiento de carrera, 3-4 días de entrenamientos de fuerza en el gimnasio y 1-2 días de trabajo específico de obstáculos y suspensión. La verdad es que no es nada fácil poder compaginarlo todo durante la semana, pero como estoy en el paro, tengo tiempo suficiente para organizarme y dedicarme en cuerpo y alma a las carreras de obstáculos.

-Aunque el participar en estas carreras suponga, de momento, un hobby para ti, ¿querrías que se convirtiera en tu profesión?

-Pensar que se pueda vivir directamente de las carreras de obstáculos es una utopía, pero sí que es verdad que me encantaría poder vivir de ello de forma indirecta. Como dice el refrán, «convierte tu pasión en profesión y no tendrás que trabajar el resto de tu vida». Aunque es cierto que ahora mismo es imposible poder vivir de ello, intentaré buscar la forma para compaginarlo.

Baldeón en The Forest Challenge, en Sotillo de la Arada superando obstáculos de suspensión.
Baldeón en The Forest Challenge, en Sotillo de la Arada superando obstáculos de suspensión. / RAÚL RUIZ

-Las carreras de obstáculos son un deporte que está siendo reconsiderado, pues aún no se le aprecia como tal. ¿Cómo asumes esto? ¿De qué manera te afecta?

-La mayoría de la gente desde fuera no lo sabe, pero las carreras de obstáculos aún no están consideradas deporte, esto supone que no existe ninguna Federación que lo rija, etcétera. Entonces, los deportistas que practicamos OCR, por desgracia, no estamos cubiertos por ningún tipo de seguro. Sí que es cierto que en las competiciones cada una contrata su seguro, pero, por ejemplo, a la hora de entrenar no estamos cubiertos. Por otra parte, si existiera una federación y estuviéramos amparados por la ley del deporte, seguro que existirían más tipos de ayudas para poder, por ejemplo, ir a competiciones internacionales representando al país. Esperemos que esto cambie pronto y que, enseguida, podamos contar con una federación que nos respalde.

-¿Por qué las OCR continúan siendo un estigma? ¿Falta de conocimiento, visibilización? ¿Se solucionaría esto al admitirlas como deporte?

-Creo que falta mucho conocimiento sobre el deporte en sí. La gente no lo conoce en parte porque no se ve ni se publicita en ningún sitio, pero poco a poco la tendencia va cambiando, puesto que ya se ve algún reportaje en televisión o alguna entrevista en radio o periódicos. Creo que se está trabajando bien para conseguir que se conozca más y medios y personas como vosotros estáis haciendo muy buen trabajo. Tenemos que seguir dando pasitos cortos, pero firmes.

«En las competiciones cada una contrata su seguro, pero, por ejemplo, a la hora de entrenar no estamos cubiertos».

-Se trata de carreras con un alto coste de inscripción, sin contar los demás gastos, por lo que dedicarse profesionalmente a ello requiere de gran inversión. ¿Cómo afrontas este problema?

-No me queda otra opción que sacrificar muchas cosas como salir de fiesta o comer fuera de casa. Hay que intentar recortar gastos de donde se pueda. Por desgracia, es un deporte muy caro y si no cuentas con ningún patrocinador que apueste por ayudarte es muy difícil poder afrontar toda la temporada y, mucho menos, poder asistir a campeonatos internacionales.

-Con respecto a eso que comentas, ahora necesitas patrocinadores para conseguir alcanzar uno de tus sueños: formar parte del Campeonato del Mundo. ¿Qué les dirías para que depositen la confianza en ti? ¿De qué forma les agradecerías este apoyo?

-Les diría que llevaría su marca/empresa por todo el territorio español, con la cabeza bien alta. Es un deporte en auge que últimamente está creciendo muchísimo y cada vez tiene más peso mediático y es buen momento para apostar por él. Yo me comprometo a hacer toda la publicidad que pueda, me sacrificaré y me esforzaré al máximo para que se sientan orgullosos por haber apostado por mí. Creo que la mejor forma de agradecer su apoyo sería devolviéndoles esa confianza en forma de trabajo, esfuerzo y sacrificio.

: Fran Baldeón en la Wolf Survival Race.
: Fran Baldeón en la Wolf Survival Race. / WSR

-Podrías explicar a los lectores, ¿por qué son tan importantes los patrocinadores en un deporte como este?

-Al no ser considerado un deporte y no contar con una Federación oficial, no existen ayudas oficiales, por lo que todo el peso y el gasto derivado de la práctica deportiva recaen en el propio deportista. Es ahí donde entran los patrocinadores privados. En mi caso, me ayudaría para poder disputar la Liga Nacional y poder asistir a campeonatos internacionales como son el Campeonato Mundial o el Campeonato de Europa. Es muy duro estar clasificado para ambos y no poder asistir por falta de patrocinadores.

-¿Qué inconvenientes ves en la organización de este tipo de carreras? ¿Qué soluciones propondrías?

-El principal inconveniente es el elevado coste que conlleva organizar un evento de este tipo. Es necesaria mucha infraestructura, muchos y muy diferentes obstáculos y personas dispuestas a comprometerse a la hora de organizarlas. Otro hándicap importante es que se necesita un gran número de voluntarios. Sin ellos, es imposible que una OCR salga a delante. Una posible solución es intentar involucrar a muchas empresas de alrededor. Unos que proporcionen material para poder elaborar los obstáculos, otros infraestructuras y otros, simplemente, voluntarios. Es imprescindible mucha gente trabajando codo con codo.

En Cantabria, poco a poco, van saliendo más carreras y se va enganchando a más gente«.

-Y a nivel de Cantabria, ¿qué mejorarías?

-En Cantabria, de momento, se están haciendo las cosas bien. Poco a poco, van saliendo más carreras y se va enganchando a más gente, pero es necesario tiempo para que todo siga su curso. Lo que necesitamos en Cantabria para darle ese pequeño empujoncito, es organizar un evento de gran tamaño. Pruebas como 'Spartan Race', 'Farinato Race', 'Crows Battle' o 'Bear Challenge', que juntan más de 1.000 corredores en cada prueba, serían un escaparate perfecto para que empresas de la región se empiecen a interesar por este tipo de pruebas.

-¿Podrías desvelarnos alguno de tus próximos objetivos?

-De momento no tengo más objetivo que seguir disfrutando de este deporte e intentar competir en el mayor número de pruebas de la Liga OCRA España que me permita mi presupuesto. Siempre intentando hacer un buen papel, como el 4 de Mayo, en la 'Bear Challenge', que se celebra en Corvera (Asturias).

Superando las Flying Monkeys de la Bunkai Extreme Race e inmortalizado por Semeyas
Superando las Flying Monkeys de la Bunkai Extreme Race e inmortalizado por Semeyas / SEMEVAS

-Y para terminar, ¿qué sueño te gustaría cumplir?

-Tengo el sueño de poder asistir a ese Campeonato del Mundo que se disputa en Londres a mediados de Octubre. De momento, la parte que depende de mí la he cumplido y he conseguido la clasificación. Veremos si con el tiempo puedo reunir el dinero necesario para asistir a esa cita. Otro sueño por el que estoy peleando y luchando día a día, es el poder competir y luchar de tú a tú con los mejores corredores del país. Soy consciente que aún estoy un paso por detrás de ellos, pero no cesaré en mi empeño de mejorar y de seguir progresando.

Síguenos en: