Encendemos la televisión sin secretos del periodista santanderino Borja Terán

Borja Terán hojea con calma su libro 'Tele'. / PABLO BERMÚDEZ

El analista catódico ha publicado 'Tele', un libro en el que comparte los 99 ingredientes básicos del medio que le apasiona

Sergio Sainz
SERGIO SAINZ

Una caja tonta para muchos se ha convertido en la fuente de sabiduría e inspiración que define al santanderino Borja Terán. Este periodista especializado en análisis televisivo no oculta la pasión por un medio tan denostado, del que espera aún muchas cosas en positivo. De hecho, escribe a diario en lainformación.com con un sentido divulgativo que ha sido aplaudido por referentes profesionales de la industria y que ha sido su trampolín a las páginas de 'Tele'. Su primer libro, editado por Somos Libros, con icónicas ilustraciones de Efe Suárez es una suma de un total de 'los 99 ingredientes de la televisión que deja huella'. En su escapada veraniega por Cantabria tuvimos ocasión de encontrarnos con él y encender su particular visión de la realidad televisiva.

Entrevistamos al periodista santanderino en el Dique de Gamazo.
Entrevistamos al periodista santanderino en el Dique de Gamazo. / PABLO BERMÚDEZ

Confiesa que fue en Santander donde hilvanó la mayor parte de su texto. «Se podría decir que 90 de los 99 ingredientes están escritos aquí, me escapaba de Madrid para desconectar y concentrarme, porque no fue fácil de escribir cada capítulo. Era como empezar un lienzo en blanco». Aunque reconoce que había una parte de «válvula de escape» y refugio familiar que nunca quiere perder. «Al lugar del que eres siempre tienes que volver», reconoce. Y más al lado de los suyos, a quienes dedica el libro. Con nombre propio como homenaje a su abuela Arselina, de la que el propio Ramón 'Ramontxu' García hablaba en su programa de las tardes de Castilla-La Mancha. Pura anécdota que da sentido a su desbordante entrega mediática. «Veíamos la tele juntos en la calle Cisneros a mediodía, era '3x4' con Julia Otero y ella dijo: ¡Fíjate cómo coge esa chica las tarjetas! Es diferente a otras, se las pone casi en la cara!», recuerda. Y así llegó el poso que no olvida, «estaba definiendo la autenticidad. Empezó mi manera de entender el Periodismo: contar historias con mirada propia».

Terán con la cámara de El Diario Montañés.
Terán con la cámara de El Diario Montañés. / PABLO BERMÚDEZ

Tiene claro que los tiempos no ayudan a encender la televisión, quizá por sus responsables o el consumo en sí. «Muchas veces vamos tan rápido que no nos da tiempo a pararnos. Estamos en el mundo de la viralidad. Por eso, con el libro me he querido parar a pensar y analizar la tele que nos ha hecho como somos, que nos emociona y, a la vez, aprendemos de ella», cuenta mientras mira a la bahía santanderina. En su opinión, «ahora mismo está todo tan estudiado, que piensa menos en grande que aquella televisión que veía con mi abuela».

Nombres propios

Página a página de 'Tele', del que muchos rostros populares comparten su consumo voraz en redes sociales con el 'hashtag' #librotele, aparecen infinitos nombres que, por unas razones u otras, han hecho de lo catódico algo digno de ser contado. Y analizado por Borja Terán. Era imposible seleccionar todos esos protagonistas, pero sí quisimos que hiciera su particular semblanza de cuatro históricos profesionales que han marcado mucho su visión del hecho televisivo.

Chicho Ibáñez Serrador

«Cuando se emitieron en TVE las temporadas gordas de 'Un, dos, tres' era pequeño y no lo tenía mitificado, pero cuando he analizado todo lo que hacía me he dado cuenta que es el gran padre de la televisión. En un formato metió todos los ingredientes de los que hablo, entonces estaba todo por inventar. Chicho logró una televisión creativamente pluscuamperfecta, aprendía mucho de los viejos trucos del teatro».

Jesús Hermida

«Jesús Hermida ya salía de su plató cuando ahora se habla de que es un hallazgo de 'Sálvame'. Era todo un adelantado a su tiempo».

María Teresa Campos

«Cuando llegó a la televisión no era una guapa de manual, tenía otra telegenia y el oficio del Periodismo. Y es que se confunde la telegenia con ser guapo y perfecto, cuando no, se trata de tener carisma e intuición delante de la cámara. Ella reinventó los magazines y creó una televisión de autora, muy creativa».

Julia Otero

«Para mí es flipante trabajar con ella en Onda Cero, cuando siempre ha sido un referente. Cuando yo estudiaba en el Instituto José María de Pereda no me ponía 'Al Salir de Clase', sino su programa de radio. Me enseñó mucho para entender el Periodismo. Tiene que volver a la televisión, es otra de esas autoras consciente de su tiempo».

El periodista santanderino tiene sus peticiones que era ver reflejadas en la pequeña pantalla. «Echo de menos un televisión pública más valiente que arriesgue en contenidos y movilice a las privadas, porque se tire a la piscina de las ideas». En cuanto a formatos, espera que se recuperen «más programas de entrevistas, tenemos un oasis en las plataformas con Buenafuente o Broncano, pero podemos ir más allá. Pensando que la tele ya no sólo se ve por la tele». Y piensa en las oportunidades que parecen escasas, por no decir imposibles, para nuevos valores. «La creatividad es invisible, la televisión debe ser el trampolín. Abrir las puertas de las cadenas a los creadores independientes». Entonces escribirá el ingrediente 100 y seguro que muchos más, siempre desde su Santander...

Síguenos en: