Jóvenes cántabros con mucho talento y unidos por un musical

El Club Atalaya Salesianos reúne cada año a un gran equipo con más de un centenar de personas para dar vida a un espectáculo, el último 'Hairspray'

Sergio Sainz
SERGIO SAINZ

Quien conozca por dentro las entrañas de un espectáculo, sabrá que lo que hacen en el Club Atalaya nada tiene que envidiar a los profesionales. Este proyecto del Colegio Salesianos en Santander viene a ofrecer a los alumnos una oportunidad de ocio diferente, con diferentes acciones culturales y de entretenimiento a lo largo del año, pero que tiene en el musical su principal activo. De hecho, se superan con cada montaje y disfrutar desde el patio de butacas de su último espectáculo, el clásico de Broadway 'Hairspray', que transporta a la magia del teatro y el show con mayúsculas. El mismo que en cine protagonizó, entre otros, John Travolta, y que aquí, en Cantabria, no necesita nombres con letreros luminosos, pero sí la fuerza de un equipo unido e ilusionado.

El mes pasado tuvieron lugar sus representaciones después de muchos meses de esfuerzo, con Jorge Zorrilla, como responsables de la escena del musical y participante en el equipo de producción. Según nos contó, «nos volcamos todo un año con el proyecto, que comienza en el casting y termina en funciones con público». Él que fue alumno del centro, ahora vive el coordinar a los chavales con mucho entusiasmo, valorando muy positivamente los valores que transmiten. «Todos consiguen mucha seguridad en sí mismos y aprenden sobre el compromiso, el trabajo en equipo y la responsabilidad. Se dan cuenta que son piezas claves, si falta uno no sale adelante», explicaba. En total, suman más de 140 personas, 80 alumnos y exalumnos, más el equipo técnico, el grupo de madres de vestuario, los padres que hacen decorados, personal de peluquería y maquillaje, etcétera. «Es mucha gente la que está involucrada, pero todos lo viven con ganas e ilusión», confesó Zorrilla.

Juan Gil, en el papel del joven galán Link Larkin, que en cine interpretó Zac Efron, agradecía «la oportunidad» y se esforzaba hasta el final «para crecer como actor y persona». En su caso, participó en los dos montajes anteriores y reconoce haber mejorado como intérprete y bailarín. De hecho, le encantaría ser actor y cita como referente a Johnny Deep. Aplaudía la elección de 'Hairspray' por hablar de «la integración racial» y animaba a otros jóvenes a unirse a esta aventura en la que el intérprete más joven tenía 14 años y el mayor 22. «Venimos siempre contentos, nos hace muy felices este musical por todo lo que implica, la familia que hacemos, lo que aprendemos y la gran experiencia que nos llevamos».

Valores positivos

Su aliada en escena Ana Calleja dio vida a Tracy Turnblad, «una chica con sobrepeso que busca cumplir su sueño por la música», explicaba. Este era su cuarto musical, pues había pasado por casi todos los niveles del show; desde actriz secundaria en 'Grease', técnico de foco en 'La familia Addams' y bailarina en 'Mamma Mía' hasta ser protagonista. «Después de un año, me va a faltar algo cuando acabe», admitía. Coincidía con su 'amor' en las tablas en señalar el mensaje de la obra «contra el racismo y xenofobia, aunque está basada en los años 60 es algo que tristemente sigue a día de hoy en la sociedad». Y defendía con mucho cariño a su personaje, «aunque está gorda consigue llegar a la televisión, cantar y bailar. Debemos normalizarlo mucho más, porque parece que sólo la gente que cumple el canon de normatividad puede conseguir triunfar y no es así. Todo el mundo podemos».

La joven intérprete ha cumplido su sueño al protagonizar este 'Hairspray' de esencia cántabra, porque le hubiera gustado dedicarse al teatro. «No he podido dedicarme a ello en la vida, pero este musical me lo ha dado», narraba. Y una sonrisa se dibujaba en su rostro al 'vender' la experiencia. «Conoces a muchísima gente. Si te gusta cantar, bailar y reírte, lo vas a pasar increíble. Hacer esto una vez en la vida merece la pena. El que prueba por primera vez, repite». En su caso fueron unas amigas quienes la animaron y reconocía que «desde que empecé no he podido vivir sin ello».

Prendas de fantasía

La parte de vestuario supuso un gran trabajo del equipo en el que Maru Pérez se encargaba de la logística. «Teníamos hasta cinco cambios de vestuario y queríamos ser fieles al musical original. Eso sí, dentro de nuestras posibilidades y medios económicos, que son cero», compartía. En total confeccionaron «más de cien prendas, algunos vestidos los reciclamos de otros años, otros no encajaban y tuvimos que diseñarlos». Su balance es más que positivo y animaba a quien desee sumarse a la próxima función. «Esto es buenísimo para niños y padres. Se hace grupo y hay muy buen ambiente. Al coser también es una terapia salir para de la rutina del día a día de casa», explicaba.

Su compañera Marta García Migueláñez compartía sus palabras. Ella fue quien se encargó más de los diseños en sí, «siempre me ha gustado la moda y coser. Reconozco que no me gustaban los musicales, pero ya llevo tres años y merece mucho la pena». También confirmó que algunos de los estilismos los rescataron de su 'Grease', «pero esta obra al tener mucha fantasía nos daba muchas opciones, con faldas de vuelo y ropa muy especial». No faltó a ninguna de las sesiones del espectáculo, sin descuidar la aguja y el hilo, «porque siempre se estropea alguna cosa y tenemos que hacer arreglos de última hora». La mamá modista aplaudía esta iniciativa al tratarse de «un proyecto educativo para jóvenes, que en lugar de hacer botellón dediquen su tiempo a divertirse así. Hacen amistades nuevas y es una experiencia enriquecedora para todos».

Pasada la Navidad y su gran éxito, será en breve cuando empiecen a armar su siguiente parada artística. Aunque sobre el futuro montaje Jorge Zorrilla reconoce que «es difícil escoger algo que pueda dar cabida a tantos chavales. No vale todo». Así, con ese espíritu de superación siguen sumando carteles y momentos para recordar, con el público como cómplice y numerosas empresas que confían en su buen hacer. Lo suyo no es puro teatro, ¡es talento de verdad! ¡Y 100% cántabro!

Síguenos en: