Un hostel surfero de Somo, entre los mejor valorados del programa 'Bienvenidos a mi hotel'

Un hostel surfero de Somo, entre los mejor valorados del programa 'Bienvenidos a mi hotel'

El espacio de Cuatro viajó hasta Cantabria para mostrar este establecimiento, en el que destaca la pasión por las olas

Sergio Sainz
SERGIO SAINZ

El Latas Surf House de Somo consiguió la victoria la pasada semana en el programa 'Bienvenidos a mi hotel'. El espacio de Cuatro, con la voz de la periodista de orígenes cántabros María Gómez, busca cada tarde el mejor hotel rural de España en una intensa competición. El establecimiento surfero recibió muy buenas valoraciones de sus competidores, responsables de otros tantos hoteles en Navarra ('Arantza Hotela'), Valladolid ('Doña Elvira') y Huesca ('La Abadía').

Vista aréa del hostel y la zona.
Vista aréa del hostel y la zona. / CUATRO

Carlos Rodríguez, propietario, e Íñigo Pérez, su amigo y compañero de trabajo, representaron la propuesta cántabra, protagonizando un programa en el que destacaron las vistas de la zona, con las playas y la naturaleza como reclamo. Su carisma y la pasión por las olas centraron sus declaraciones. «El surf es nuestro estilo de vida. Cuando terminamos de pillar olas trabajamos», comentaron. Regentan un edificio rehabilitado con 11 habitaciones, en el que no cuentan con televisiones ni wifi comunitario, su pretensión es que los clientes vivan «una experiencia con el surf y conozcan gente». De hecho, dejaron claro que «no se paga por la habitación. El concepto es el entretenimiento, se paga por el ambiente y el disfrute de las zonas comunes». Así, indicaron que el 90 por ciento de su clientela es de origen extranjero.

Carlos e Íñigo, comentando la visita de sus compañeros.
Carlos e Íñigo, comentando la visita de sus compañeros. / CUATRO

Esta pareja de ganadores, ambos de origen vasco, se conocieron practicando skate 30 años atrás, aunque este proyecto de hostel tiene 7 años. Han plasmado su personalidad, incluso bromeando con sus invitados en que su uniforme «es el bañador y el traje de neopreno». De hecho, la actividad que programaron, básica para la dinámica del programa, fue una sesión de surf. Pese a los recelos iniciales de algunos de sus huéspedes mediáticos, disfrutaron de una gran jornada de olas, con el Cantábrico como aliado.

El surf fue la actividad principal para los visitantes.
El surf fue la actividad principal para los visitantes. / CUATRO

'Bruticios' o 'Zipi y Zape' fueron algunos de los apodos cariñosos de sus compañeros durante el programa, que no tuvieron reparos en analizar minuciosamente todo el espacio, mostrándose muy críticos, desde el precio, sus baños, la idea de compartir habitación con desconocidos. Puede que su concepto se alejara de otros, pero terminó conquistando a los rivales. En cada emisión los participantes tienen que valorar la hospitalidad y el trato, algo en lo que Latas Surf House barrió con un trío de dieces. Algo que emocionó especialmente a Carlos en la valoración final. El entorno del establecimiento también recibió muy buenas notas, así como las comidas y actividades que les valieron un notable. En cuanto a limpieza y equipamiento de las instalaciones los puntos fueron más bajos, incluyendo algún suspendo. Por último, la relación calidad-precio se quedó en un 60 por ciento de su valor inicial.

El desayuno, momento para compartir con los invitados.
El desayuno, momento para compartir con los invitados. / CUATRO

Eso sí, todos los invitados al hostel surfero confesaron que repetirían, por muchas críticas que compartieran con las cámaras. Algo que el propio gestor, Carlos, valoró positivamente. «Todas las críticas son constructivas, iremos mejorando poco a poco», declaró. Aunque en el programa que protagonizaron mostraba sus dudas con la posibilidad de ganar, de hecho confiaba en perder. Algo que su 'colega' Íñigo cuestionaba, mucho más optimista. En realidad, la simpatía de ambos no pasó desapercibida durante todas las emisiones. Con momentos álgidos como el baile sensual de cumpleaños del propio Íñigo a su compañera Toti.

Lectura de valoraciones en su programa.
Lectura de valoraciones en su programa. / CUATRO

La nota media de 7,6 nota con la que se posicionaron tras su programa, les valió ser primeros en el ranking provisional y contribuyó a la victoria final. El momento final supuso que los ojos de Carlos e Íñigo se llenaran de lágrimas al comprobar que su hotelito surfero se había convertido en el ganador con diferencia del concurso. Su amabilidad y el sentido del humor lograron suplir las deficiencias de sus habitaciones. «Somos así, estamos emocionados», reconocían al saber que eran los ganadores de los 3.000 euros de premio. ¡Enhorabuena!

Síguenos en: