Galardones al sabor y a la ilusiónpremios alimentos de cantabria

Galardones al sabor y a la ilusión

La tercera convocatoria reconocerá en la gala de este jueves, 14 de junio, a profesionales y empresas por su compromiso, su experiencia, la excelencia de sus elaboraciones y su apuesta por buscar nuevas fórmulas para poner en valor los productos agroalimentarios de la región

JOSÉ LUIS PÉREZ

Este jueves –día 14–, las antiguas instalaciones fabriles de La Lechera, en Torrelavega, volverán acoger, a partir de las 20.00 horas, la gala de entrega de los Premios Alimentos de Cantabria que este año alcanzan su tercera edición y en la que se distinguirá a Joselín Sobaos y Quesadas (Selaya), a Carlos Martín Coria (Anero), a Carnicería Quintana (Cabezón de la Sal), al consorcio de exportación Santander Fine Food –integrado por una decena de empresa de la región–, a la cooperativa Siete Valles de Montaña de terneras ecológicas –integrada por un pequeño grupo de ganaderos de diferentes zonas de la región– y a Zacarías Puente.

Los premios, convocados por El Diario Montañés y el suplemento de gastronomía Cantabria en la Mesa, cuenta con el patrocinio de la Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación, así como de la Oficina de Calidad Alimentaria (Odeca), y con el respaldo de dos firmas estrechamente vinculadas a Cantabria, BMSupermercados y Viesgo.

Récord de candidaturas

Durante aproximadamente veinte días estuvo abierto el plazo para presentar candidaturas a través de la web de Cantabria en la Mesa. Cuando concluyó el plazo, el jurado se tuvo que enfrentar a una cifra récord de aspirantes, 65, entre los que figuran aquellas candidaturas presentadas en esta edición así como aquellas otras que fueron presentadas en 2016 y 2017 y que no fueron premiadas. En cualquier caso, nunca había habido tantas empresas y profesionales en condiciones a ganar estos premios con los que se pretende distinguir y reconocer a empresas y profesionales que desarrollan su actividad en la región y realizan un esfuerzo por conseguir la excelencia y dar visibilidad al sector agroalimentario regional.

El jurado, integrado por miembros de la organización –El Diario Montañés; representantes de la Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación – los directores de la Oficina de Calidad Alimentaria y del Centro de Investigación y Formación Agraria–; representantes de los patrocinadores, Viesgo y BMSupermerados; y representantes de la Universidad de Cantabria, Universidad Europea del Atlántico y de la CEOE, se reunió el pasado jueves por la tarde en la sede de El Diario.

Tras un debate y las consiguientes votaciones durante cerca de dos horas, se decidieron ganadores de cada premio, compartiendo de forma unánime los miembros del jurado el alto nivel de las candidaturas premiadas y también de otras que se han quedado a las puertas de conquistar el Premio Alimentos de Cantabria. Porque si algo ha quedado claro en las deliberaciones del jurado es que hay muchos profesionales y empresas con méritos suficientes para recibir este premio. Quizá esta circunstancia sea una razón de mucho peso para desear una larga vida a esta iniciativa que es muy bien recibida por los premiados.

Un sector en progresión

La agroalimentación en Cantabria está adquiriendo unas dimensiones y un peso específico en el conjunto de la economía regional –aproximadamente el veinte del PIB– que justifican una especial atención por parte de las instituciones. Su creciente vocación exportadora –más de un centenar de empresas de las 500 que se dedican a esta actividad–, permite ser optimistas de cara al futuro para un sector que ocupa a más de seis mil trabajadores y factura más de 1.300 millones de euros.

María Ángeles Sainz, gerente. / Roberto Ruiz
PREMIO A LA INDUSTRIA AGROALIMENTARIA Joselín Sobaos y Quesadas

Joselín Sobaos y Quesadas es una referencia en el sector agroalimentario de Cantabria tras siete décadas de trayectoria creciente que se plasmarán el próximo 21 de junio con la inauguración de un nuevo obrador en Selaya, donde sus responsables han puesto todas sus ilusiones en dar un salto adelante en materia productiva y en la dinamización turística de los Valles Pasiegos.

Esta empresa familiar, pionera y especializada en sobaos y quesadas, así como pastas de mantequilla, ha afrontado una inversión de cuatro millones de euros con el objetivo de multiplicar por cuatro su producción. Esta circunstancia les permitirá conquistar nuevos mercados a partir de la estrategia definida en los últimos años para dar una mayor visibilidad a nivel nacional e internacional a sus productos.

Joselín, bajo la dirección de María de los Ángeles Sainz García, junto con su hermana Mari, impulsó la solicitud del sello de calidad IGP para el sobao pasiego.

Es la única empresa del sector de los valles pasiegos que cuenta con el sello internacional IFS, que acredita una elevada solvencia en la calidad de sus procesos y trazabilidad del producto. En 2010 recibió el primer premio de excelencia a la innovación para mujeres rurales. En 2018 el sobao de Joselín ha obtenidos dos estrellas en el premio internacional 'Great Taste' de iTQi.

Carlos dirige Granja Anero y Granja Pontana. / Celedonio
PREMIO AL EMPRENDEDOR Carlos Martín Coria

Carlos Andrés Martín Coria (Santander, 1970) dirige Granja Anero, Granja Pontana y Pontana Exclusivas de alimentación.

Tras cursar estudios de Graduado Social y licenciarse en Dirección y Administración de empresas, inició la actividad empresarial en 2003 con Pontana Exclusivas, pero su vocación iba más allá de la simple distribución. Así, en 2010 inició trámites para incorporarse como ganadero y comenzó la producción de huevo ecológico en 2012 con Granja Anero. Para dar respuesta a las necesidades del mercado y con el fin de ampliar horizontes, en 2015 constituyó Granja Pontana y empezó la producción de huevo campero. Y en 2017 fue más allá, absorbiendo Picasuelos de Cantabria (empresa que fue premiada en la primera edición de estos premios) y Ecogranja Dobra, proyecto en curso el de la carne de ave.

En 2017, Martín Coria se incorpora a la junta directiva de Availter (Asociación de Avicultura Alternativa). Ostenta el Premio Cocineros de Cantabria al producto de 2015.

Fue seleccionado como una de las cinco mejores granjas ecoartesanas en producción de huevo por 'Fuera de Serie-Expansión' en 2014, mientras que el diseño de envase fue reconocido con un premio en diseño e innovación por la industria del cartón.

Manuel Quintana.. / Javier Rosendo
PREMIOS A LA RESTAURACIÓN Y PUESTA EN VALOR Carnicería Quintana, culto a la tudanca

Carnicería Quintana es una empresa de carácter familiar con una historia de más de 80 años, que ahora está en manos de la cuarta generación: Manuel Quintana.

Los Quintana siempre han tenido su propia ganadería de raza tudanca de unas 40 cabezas de ganado, y en la carnicería, desde hace unos 20 años, han defendido las bondades de esta carne y puesto en valor la esta raza autóctona. Pero desde hace unos cuatro años la apuesta por la tudanca se ha incrementado, tanto en cabezas de ganado como en cantidad de canales y de calidad de carne, de tal forma que en estos momentos tiene unas 200 cabezas y han triplicado los puestos de trabajo en la propia carnicería y en la sala de despiece.

Además, disponen del único cebadero 100% de raza tudanca de Cantabria, con unas instalaciones nuevas y modernas, donde, a partir de unos estudios de la alimentación natural y equilibrada, y de un manejo adecuado del ganado, se ha conseguido una calidad de carne de raza tudanca capaz de competir en calidad con cualquier otro tipo de raza.

Además de que la carne de tudanca se haya convertido en un referente gastronómico regional, Quintana ha logrado introducirse en los más acreditados restaurantes de la región. En 2017, sacrificaron 600 cabezas de ganado tudanco; en 2018, las cifras crecen.

Embajador del queso y restaurador. / Roberto Ruiz
PREMIO A LA TRAYECTORIA Zacarías Puente, un histórico

Personaje entrañable y con una dilatada trayectoria en el sector hostelero, aunque sus comienzos profesionales fueron como técnico de estudios geológicos en la especialidad de mecánica de suelos. Natural de Guriezo (1935), en 1963 Zacarías Puente abrió el restaurante El Risco en Laredo, desde donde puso en marcha las primeras jornadas gastrónomicas de la hostelería cántabra y la histórica feria del queso pejina.

Fue uno de los fundadores de la Cofradía del Queso de Cantabria –de la que ha sido Gran Maestre–, ha hurgado en las cocinas de mar y tierra lo que le ha permitido firmar recetarios como 'La cocina de Cantabria en sus raíces', 'La cocina de Cantabria desde el mar a Peñas arribas', 'La rueda de los quesos', 'Amar a Cantabria por su gastronomía'.

En 1988 abrió el restaurante Zacarías, en Santander. También a escrito el libro 'Late un corazón bajo la sotana', novela costumbrista, así como 'Los cuentos del abuelo Zacarías' o 'Gozar de Cantabria por la boca'.

Miembro de honor de 21 cofradías y acumula innumerables distinciones como el Premio nacional Cuentaplatos, Marcero mayor de Santander, Premio nacional Fecoes, Premio Nacional M. Torres a la promoción de los quesos de Cantabria, Cuidadano distinguido de Puebla-México, Llaves de oro de la ciudad de Cartagena de Indias, Premio Nacional a la mejor rueda de quesos.

Aurelio Barrio (izquierda), ganadero de la cooperativa. / DM
PREMIO AL PRODUCTOR ECOLÓGICO Cooperativa siete valles de montaña

La Cooperativa Siete Valles de Montaña nació en Cantabria hace un año con el fin de unir a un pequeño grupo de ganaderos ecológicos de diferentes valles de la región y poner en valor la carne de ternera ecológica nacida, criada y sacrificada en los pastos cántabros.

Con el propósito de hacer bueno el lema de que 'la unión hace la fuerza', ha resultado un éxito haber conseguido que un pequeño grupo de ganaderos se pongan de acuerdo para defender su forma de vida y producto y trabajen por el bien común.

Esta red defiende la calidad de la carne ecológica cántabra frente a las grandes producciones cárnicas industrializadas y su objetivo es conseguir un precio justo para un producto ecológico de cercanía, criado y sacrificado en el propio territorio, con el sello de certificación ecológica oficial que le otorga el Consejo Regulador de la Agricultura Ecológica.

La cooperativa participa activamente en cursos de formación y difusión de la producción ecológica y los valores de sostenibilidad y respeto al ecosistema, en centros educativos e instituciones.

La Cooperativa ha sido puesta como ejemplo de desarrollo sostenible en el medio rural en el II Foro Cultura y Medio Rural, organizado por el Ministerio de Cultura, Educación y Deporte, celebrado en Jaén en mayo de 2018.

Concha Blanco, gerente del Consorcio. / Sane
PREMIO A LA INTERNACIONALIZACIÓN / INNOVACIÓN Santander Fine Food

Santander Fine Food es un consorcio de exportación con sede en Santander que está integrado exclusivamente por empresas productoras de alimentos de alta gama. Constituido formalmente en julio de 2015, su objetivo fundamental es la promoción y comercialización de los productos de sus asociados en mercados exteriores. Dichos productos son ya de reconocido prestigio en Cantabria y en España, por lo que el paso natural siguiente es darlos a conocer más allá de las fronteras. Se trata del primer consorcio de exportación de alimentos gourmet de Cantabria.

Carácter artesanal, calidad y exclusividad son los signos distintivos de los productos y de las empresas integrantes del consorcio. A lo largo de los años, la evolución de cada una de ellas las ha llevado a adaptarse a los tiempos, potenciando la innovación, pero preservando siempre la excelencia en la selección de las materias primas y en los procesos de elaboración, así como la esencia tradicional de sus numerosas referencias.

Las empresas integrantes del consorcio son: Delicatessen La Ermita S. L.; Conservas El Capricho S. L.; Joselín Sobaos y Quesadas S. L.;Caprichos del Norte S. L.; Salami S. A.; Campoberry S. L.; Café Dromedario S. A.; Destilería Siderit S. A.; Quesos Javier Campo; Horno San José S. A.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos