Cantabria aprueba la reforma del calendario escolar a pesar de la oposición de los padres

El nuevo calendario establece vacaciones cada dos meses./
El nuevo calendario establece vacaciones cada dos meses.

El consejero Ramón Ruiz defiende que la estructura que se implantará el próximo curso, pionera en España, es «beneficiosa para el conjunto de la comunidad educativa»

JOSÉ MARÍA GUTIÉRREZSantander

«Es un calendario que racionaliza los tiempos lectivos, con periodos más equilibrados y evaluaciones menos largas, y que es beneficioso para el conjunto de la comunidad educativa», destacó ayer el consejero de Educación Ramón Ruiz después de que la Mesa Sectorial, de la que forman parte el Gobierno de Cantabria y la Junta de Personal Docente, aprobara de forma definitiva el nuevo calendario escolar para Primaria y Secundaria que entrará en vigor el próximo curso, que establece cinco bimestres lectivos y cuatro periodos de vacaciones, uno cada dos meses de clases aproximadamente. Este diseño del calendario, similar al que se utiliza en distintos países europeos, es sin embargo completamente pionero en España, por lo que Cantabria se convertirá en la primera comunidad que lo implantará.

ver más

La estructura definitiva apenas presenta variaciones respecto al principio de acuerdo al que llegaron ambas partes hace dos semanas, a pesar del fuerte rechazo que ha encontrado entre los padres de los alumnos, que, entre «sorprendidos» y «disgustados», critican que no se les haya tenido en cuenta para su elaboración, se quejan de la dificultad que supone conciliar el nuevo calendario escolar con el laboral y consideran que el cambio solo beneficia a los profesores. «Cuando se vea el curso que viene cómo funciona, todos vamos a estar muy satisfechos, incluidas las familias», defiende Jesús Aguayo, portavoz de la Junta de Personal Docente.

En la reunión, en la que estuvieron presentes miembros de la Administración regional y de los sindicatos STEC, ANPE, CC OO y UGT, también se aprobó un nuevo acuerdo sindical sobre ratios, plantillas, horarios lectivos y apoyos a los docentes de Primaria, para «ir recuperando, de forma progresiva, las condiciones de calidad que tenía el sistema educativo en 2011», indicó Ruiz.

Novedades del Calendario: Cinco bimestres lectivos y cuatro periodos vacacionales

El calendario escolar del curso 2016-17 en Cantabria romperá por completo con la tradición histórica de tres trimestres e instaurará un novedoso modelo: se mantienen los mismos 175 días de clase, pero ahora se distribuyen en cinco bimestres de similar duración, enmarcados entre cuatro periodos vacacionales, uno cada dos meses lectivos. Para adecuarlo, se adelantarán unos días las fechas de inicio del curso y se retrasará su finalización.

LA CIFRA

175
El próximo curso contará con 175 días lectivos, los mismos que el presente y los anteriores, pero distribuidos de forma diferente.

Así, en Educación Infantil y Primaria, el próximo curso comenzará el 8 de septiembre y finalizará el 23 de junio. En estos ciclos, tanto en septiembre como en junio la jornada lectiva durará hasta el mediodía. Mientras, en Secundaria, Bachillerato y Formación Profesional, las clases comenzarán el 12 de septiembre y terminarán el 27 de junio. Por su parte, los bloques de vacaciones se fijan del 31 de octubre al 6 de noviembre; las Navidades, entre el 23 de diciembre por la tarde y el 8 de enero; del 23 al 28 de febrero, en paralelo a los Carnavales; y del 13 al 23 de abril, coincidiendo con la Semana Santa. Por su parte, el Día del Docente se celebrará el 27 de enero.

Para todos aquellas familias que tengan dificultades para hacerse cargo de sus hijos durante todos estos periodos no lectivos, la consejería de Educación implementará «medidas de apoyo» para mantener abiertos algunos de los centros, con los correspondientes comedores escolares y actividades lúdicas paralelas que ya se han probado durante el presente curso y que se extenderán a más municipios.

El titular de Educación defendió que el calendario es más «continuista» que «rupturista». Así, subrayó que las vacaciones de Navidad y Semana Santa «se mantienen iguales», que los Carnavales solo crecen «un par de días» y que la «única gran novedad» es la semana de descanso que se ha instaurado a principios de noviembre, que incluye el puente de Todos los Santos.

Tanto el Gobierno como los sindicatos insisten en que se mantienen los mismos días lectivos (175) y los no lectivos (190), simplemente que se distribuyen de forma diferente. «No hay ni un día más de vacaciones», contesta Aguayo ante las críticas recibidas.

El Ministerio envía un requerimiento por incumplir la ley

Reválida de Sexto

El Ministerio de Educación, a través de la Alta Inspección, ha enviado sendos requerimientos a Cantabria, Cataluña, Andalucía, Aragón, Comunidad Valenciana, Extremadura y Baleares porque entiende que la regulación autonómica de la reválida de sexto de Primaria no se ajusta a la normativa estatal que marca la Lomce. La Consejería de Educación del Gobierno cántabro decidió, al igual que otras comunidades gobernadas o cogobernadas por el PSOE, hacer una adecuación de esta reválida final de Primaria, basada en la evaluación continua y ordinaria que efectúan los profesores de los alumnos durante el curso, que se transmite a un informe que posteriormente validará una comisión externa nombrada por la administración, pero sin la obligatoriedad de realizar un examen específico, fórmula que Ramón Ruiz defiende que cumple la ley.

Ambas partes defienden que las razones del cambio de calendario responden a criterios puramente educativos. «Todo el mundo coincidimos en que las vacaciones de verano tres meses son excesivamente largas, y así las reducimos algo; además, somos partidarios de que haya evaluaciones más cortas pero más intensas, porque los españoles son los alumnos de Europa con mayor carga horaria de clase y pensamos que es mejor que puedan descansar cada dos meses; y, de forma paralela, el profesorado tendrá cada dos meses argumentos para reflexionar sobre el aprendizaje de los alumnos y podrá imponer de forma más rápida medidas correctoras en aquellos casos que se necesiten, no habrá que esperar hasta Navidades para hacerlo», explica Ramón Ruiz. «Es un calendario pedagógico, no de adecuación a las necesidades de las familias, que además son muy variadas», sostiene por su parte Aguayo.

Protestas: Oposición de las familias y de los sindicatos de la concertada

La aprobación del calendario generó ayer un gran revuelo social, al igual que ocurrió hace dos semanas cuando este periódico dio a conocer las intenciones del Gobierno y la Junta de Personal Docente. La web www.eldiariomontanes.es recogió centenares de comentarios que se convirtieron en representativa muestra del debate que había en la calle, con mayoría de opiniones de familias que criticaban la medida.

La Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos de Cantabria (FAPA), que hace dos semanas había mostrado su enojo porque no se hubiera tenido en cuenta a las familias en el diseño del calendario y había criticado que el mismo solo favorece las condiciones laborales de los docentes, prefirió ayer no hacer declaraciones sobre su aprobación hasta que mañana se reúna con los responsables de Educación, tal y como transmitió su presidenta Leticia Cardenal.

La que no se calló fue Mónica Haro, presidenta de Concapa (Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y Padres de Alumnos), que mostró el «disgusto» de su colectivo porque «no se nos haya informado ni consultado». Considera que en la modificación del calendario solo se ha pensado «en los profesores, sin tener en cuenta a los miles de alumnos y familias afectadas». «Se ha reformado a nuestras espaldas», sentencia, poniendo en duda «los criterios pedagógicos» que defienden el Gobierno y los sindicatos como motor de la reforma. «El tema no se ha llevado al Consejo Escolar, tampoco a la Mesa de las Familias... ¿Por qué tanta prisa por aprobarlo», se cuestiona.

También se hicieron oír los sindicatos con representación en la enseñanza concertada de Cantabria (FSIE, UGT y USO), que criticaron a la consejería que no haya contado con su opinión «en ningún momento» en la gestión y aprobación del calendario. Así, manifestaron su «disconformidad y protesta» con la postura de Educación y recordaron que la concertada representa «algo más del 30%» del total de la enseñanza obligatoria de la región.

Secundaria: Los exámenes de septiembre se adelantan a junio

La reforma del calendario lleva implícito adelantar a junio los exámenes de septiembre de la Educación Secundaria, tal y como había adelantado EL DIARIO, medida que ya se aplicará el próximo curso, el 2016-17, en la ESO y que se espera que al siguiente, el 2017-18, pueda ser también efectivo en el Bachillerato y las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU), aunque en este caso depende la UC, con la que, según Ramón Ruiz, hay «buena sintonía» para llevar adelante la modificación. «Es una idea que está pensada en beneficio de nuestros alumnos, porque los estudiantes cántabros que van a la Selectividad en septiembre tienen muy pocas posibilidades de elegir la carrera que desean porque otras comunidades ya han adelantado las pruebas a julio y las plazas entonces están ya cubiertas», sostiene el consejero de Educación.

Los próximos exámenes de septiembre serán, por tanto, los últimos de la ESO, lo que puede producir algún problema con el adelanto del inicio del curso en Secundaria al día 12. «Como todo lo nuevo, algún desajuste se puede producir, pero lo normal en la transición entre un sistema y otro», admiten desde la Junta de Personal Docente.

Otros acuerdos: Reducción del horario lectivo, apoyos en Primaria....

Aunque la reforma del calendario centró la atención, la Mesa Sectorial de Educación aprobó también otro serie de medidas, entre ellas reforzar con profesorado de apoyo las clases de Infantil de los centros públicos, especialmente las del segundo ciclo y reducir las horas lectivas del profesorado de Secundaria, a 19 durante el próximo curso y a 18 durante el siguiente, aunque su generalización dependerá de la estructura de cada centro. También se aprobó la alternancia en la oferta de empleo público entre los distintos cuerpos y especialidades: así tras las 178 plazas para profesores de Secundaria que se convocan en este 2016, en 2017 llegará el turno a Infantil y Primaria, en 2018, a Secundaria y en 2019, a Infantil y Primaria. Además, se contempla una mejora del ratio de los centros durante los dos próximos cursos, con el objetivo final de llegar a 18 alumnos por aula en el primer ciclo de Infantil; a 25 en segundo ciclo de Infantil; y a 25 en Primaria.