La bahía ya bebe del embalse de Alsa

La bahía ya bebe del embalse de Alsa

La región sigue pendiente de varias decisiones políticas, lo que augura un verano mirando hacia el Ministerio para la Transición Ecológica | El Gobierno de Aragón rechaza el ministrasvase de 5 hm3 del Ebro pedidos por Cantabria

VIOLETA SANTIAGO

Detrás de ese gesto diario en que uno abre el grifo y sale agua hay una red de organismos e instituciones que no siempre tienen los mismos intereses. Ayer se supo en Aragón que su gobierno autonómico (que está aún en funciones porque el nuevo no se ha podido constituir) rechaza la demanda del Ejecutivo cántabro de 5 hectómetros cúbicos (hm3) del embalse del Ebro para garantizar este verano las demandas de Santander, que ya estaba necesitada. Cantabria lo había solicitado a la espera de una autorización especial para reactivar el bitrasvase del Ebro, que supone un trasiego de 26 hm3. Y a día de hoy, esas dos opciones están en el aire, lo que obligó a una gestión del presidente cántabro con la ministra para la Transición Ecológica (Teresa Ribera) que dio el martes un fruto tangible: que Santander y otros municipios cercanos podrán beber del Embalse de Alsa-Torina de forma provisional, en tanto se concrete uno de los otros dos caminos.

Santander, El Astillero, Camargo, Santa Cruz de Bezana y Villaescusa empiezan entre hoy y mañana a recibir agua de San Miguel de Aguayo, gracias a esa solución de emergencia que el Ejecutivo regional espera que sea transitoria y por medio de la cual Alsa suministrará durante un máximo de tres meses alrededor de 2 hm3 de caudal.

Pero según publicó ayer El Heraldo de Aragón, esa comunidad autónoma -siempre celosa del Ebro como ha demostrado a lo largo de los años- no está dispuesta a dar su visto bueno al minitrasvase de 5 hm3, lo que introdujo un factor de duda en la ecuación. El citado medio señaló, además, que fuentes oficiales de Transición Ecológica dijeron que en Madrid no se tiene constancia de esta reclamación y recordaron «que se trabaja en una solución alternativa que no requiere ceder agua del Ebro». Es decir, por la vía del embalse de Alsa.

«Cantabria no tiene que pedirle nada a otra comunidad autónoma. Es el Ministerio el que tiene que solucionar el agua para Santander» José Luis Gochicoa | Consejero de Obras Públicas

Y aunque todo apunta a que puede venir una temporada farragosa por este lado -ya el miércoles la presidenta del PP, María José Sáenz de Buruaga acusó a Miguel Ángel Revilla de «permitir que roben a Cantabria el agua del Ebro»- la información que circula en Aragón sobre una negativa a las expectativas cántabras no ha puesto a temblar al consejero de Obras Públicas, José Luis Gochicoa, quien ha insistido estos días en que el arreglo de Alsa es temporal, porque esta región va a poder recurrir al Ebro cuando lo necesite y confía en que el Estado dé una respuesta en este sentido.

«Nada que pedir a Aragón»

«Nosotros no tenemos nada que pedir a otra comunidad autónoma», subrayó el consejero de Obras Públicas al ser preguntado por el rechazo de Aragón, «y lo que mantenemos es que el Ministerio debe solucionar el agua para Santander». Gochicoa recordó que en Zaragoza se ha de emitir un informe preceptivo para la Confederación Hidrográfica del Ebro ante la solicitud cántabra, «aunque su postura no es vinculante». En su opinión, «lo más seguro» es que también el Estado esté esperando a que en Aragón se forme Gobierno, muy dependiente de un pacto a varias bandas, para tomar una decisión sobre las peticiones de Cantabria.

El máximo responsable del abastecimiento de agua en este territorio agregó que, «aparentemente», el Ejecutivo aragonés no se ha pronunciado contra el bitrasvase del Ebro, que es el principal objetivo del Ejecutivo de Revilla. «La impresión que da es que ellos estarán en contra del ministrasvase de 5 hm3 y este para nosotros, en realidad, también es transitorio. El importante, por el que estamos trabajando, es por el bitrasvase de los 26 hm3».

De hecho, en la autorización concedida a Cantabria para tomar agua de Alsa se dice (de forma literal) que el permiso se da por un máximo de tres meses a partir de que se notifica o «hasta la entrada en vigor de los procedimientos en trámite, bien del acuerdo del Consejo de Ministros (el que se espera para la cesión de los 5 hm3), bien de la Autorización Especial (se necesita para el bitrasvase), lo que se produzca antes».

Al tiempo, al explicar los antecedentes de la autorización, se insiste en que ambas peticiones de Cantabria «se están tramitando» si bien hay que permitir la captación de Alsa porque no se prevé que ninguna de las dos «estén finalizadas con un margen de tiempo prudencial que asegure el abastecimiento de agua a Santander y municipios del entorno en el presente periodo estival».

De ahí que el Gobierno cántabro no tenga duda de que se le dará una respuesta a su favor tanto al bitrasvase como a la captación de los 5 hm3 y que presentará la captación de Alsa como coyuntural.

Para Gochicoa, la solución «definitiva» para Santander pasa por el bitrasvase, que funcionó años atrás, que luego quedó en suspenso por un recurso de ARCA (Asociación para la Defensa de los Recursos Naturales de Cantabria) que ya está resuelto. En teoría, la Administración regional se encuentra sólo a la espera de una Autorización Especial de Madrid para retomar el abastecimiento por esta vía. Y no hay que olvidar que, de ese caudal, dependen varios planes generales de municipios como Santander, Piélagos, Santa Cruz de Bezana y Camargo: es un elemento fundamental para sus desarrollos urbanísticos.

Gochicoa, recién aterrizado en la gestión del sistema hidráulico de la región, se congratuló hace días de haber podido dar respuesta a Santander «en un tiempo récord» y de que la ciudad no se tenga que enfrentar a restricciones justo cuando está a las puertas de su Semana Grande.

Objeto de polémica

Garantizar el agua a los cántabros depende del Ejecutivo regional pero este, a su vez, depende de las confederaciones hidrográficas que gestionan dos cuencas distintas (la del Cantábrico y la del Ebro) y éstas, por su lado, rinden cuentas al Ministerio para la Transición Ecológica, desde donde se escriben las líneas estratégicas de la gestión del agua por medio de Planes Hidrológicos. El Estado cuenta con las opiniones de las autonomías, pero tiene la última palabra.

El bitrasvase Ebro-Pas-Besaya ha sido objeto de polémica casi sin solución de continuidad. El sistema consiste en que la infraestructura almacena agua que le sobra a Cantabria en invierno y le permite recuperarla cuando la necesita en verano. Dado que hubo un trámite que no se realizó bien y la organización ecologista ARCA lo recurrió, Cantabria sigue pendiente de las decisiones de Madrid.