Las casas rurales se dividirán en cuatro categorías y tendrán estrellas

Interior de una casa rural de Cantabria./R. Ruiz
Interior de una casa rural de Cantabria. / R. Ruiz

El Gobierno aprueba un decreto para regular la calidad de los alojamientos en función de sus instalaciones, edificio y ubicación

Juan Carlos Flores-Gispert
JUAN CARLOS FLORES-GISPERTSantander

Las casas rurales de Cantabria contarán a partir del próximo año con una calificación de estrellas, como los hoteles, para que el público reconozca su calidad. Serán estrellas verdes y todos los establecimientos rurales partirán de dos. El máximo serán cinco, para edificios como palacios y posadas de lujo. La nueva calificación de los establecimientos rurales ha sido regulada por decreto del Gobierno de Cantabria, atendiendo la petición de la Asociación de Turismo Rural de Cantabria, que preside Jesús Blanco. «Lo pedimos hace ya cuatro años porque es beneficioso para nuestro sector informar al cliente de la calidad de cada una de las casas y establecimientos rurales y servirá para la promoción nacional e internacional, para la información fuera de nuestras fronteras», explica.

A la hora de implantar las estrellas verdes para los establecimientos rurales, el Gobierno de Cantabria ha tenido en cuenta el Plan Nacional de Turismo del Gobierno de la nación que determinó definir un sistema de clasificación común a todos los alojamientos rurales del territorio español, proponiendo cinco tipos básicos de alojamiento rural y de categorías para los mismos. Como se indica desde el Gobierno regional «esta solución contribuirá, sin duda, a promocionar esta clase de turismo dentro y fuera de España, en la medida en que se utilizarán estrellas (en este caso verdes) como en otras modalidades de alojamientos y que son sobradamente conocida por los viajeros». En España, unos 400.000 extranjeros hacen cada año turismo en alojamientos en el campo.

ALOJAMIENTOS RURALES

1 Estrellas verdes
Los negocios hoteleros rurales partirán de dos estrellas y podrán acceder a un máximo de cinco, como los hoteles al uso de toda la región.
2 Promoción
La nueva regulación servirá para que los clientes, sobre todo extranjeros, reconozcan la calidad de los hoteles en el campo por su calificación.
3 Denominación
Se mantienen las actuales categorías de 'Palacios y Casonas' y 'Posadas de Cantabria', y se les considerará Hoteles Rurales, con sus estrellas.
4 Viviendas rurales
Podrán usar el término de Casa Rural y su capacidad, esté repartida o no en apartamentos o estudios, no podrá exceder de 20 plazas.

Refuerzo de la imagen

Blanco cree que esta nueva regulación para los alojamientos hoteleros en el campo servirá para reforzar su imagen «y, aunque muchos clientes se guían por las fotos y por las opiniones de otros clientes que antes que ellos ha visitado los establecimientos, contar con calificación oficial es muy interesante». En Cantabria, los alojamientos rurales partirán de dos estrellas «porque todos estamos de acuerdo, Gobierno y empresarios, en que la calidad de las casas rurales de Cantabria es tal que merecen partir de esta calificación».

El Gobierno de Cantabria y los propios empresarios de alojamientos rurales han preferido optar por las estrellas para estos negocios, antes que por las espigas, otra calificación que promueve la Asociación Española de Turismo Rural (Asetur), «porque es algo oficial, del Gobierno de la nación y no de una organización privada», dice Blanco. Organización a la que los empresarios de turismo rural de Cantabria dejaron de pertenecer hace años «porque no nos interesaban sus planteamientos». La regulación pretende, además, acabar con las confusiones en el sector, en el que se utilizan diferentes símbolos y logos, como los que también tiene como propios la asociación de turismo rural de Cantabria. En Cantabria hay más de 600 alojamientos rurales de todo tipo desde casas rurales a palacios, de los que 300 están agrupados en la organización que preside desde hace años Jesús Blanco.

Inspección de alojamientos

Una vez que el decreto del Gobierno regional entre en vigor «deberán ser inspeccionadas las casas rurales para conseguir las diferentes estrellas verdes, dependiendo de lo que ofrezcan a sus clientes, su ubicación y donde están, la antigüedad del edificio, la restauración realizada, el lujo y otras características que deberá determinar el Ejecutivo regional», explica Blanco. «Será un proceso de cierto trabajo para los funcionarios pero, desde luego, redundará en que los alojamientos rurales de la región no solo estén regulados, sino que reciban un impulso del Gobierno en su reconocimiento como negocios hosteleros de calidad».