Once túneles de Cantabria no cumplen la normativa europea de seguridad vial

Once túneles de Cantabria no cumplen la normativa europea de seguridad vial

A pesar de que el plazo para adecuar las vías termina en 2019, Fomento no ha consignado este año ninguna partida, pero proyecta invertir 38 millones hasta 2021

Marta San Miguel
MARTA SAN MIGUELSantander

La normativa europea fue clara con la seguridad en los túneles: los países miembros tienen que cumplir para 2019 los parámetros de seguridad para evitar la catástrofe en caso de accidente. ¿Cómo? Con carriles más anchos, vías de escape, iluminación o puntos de socorro; ventilación, sistemas de vigilancia e incluso regulación especial para mercancías peligrosas. Era 2004 cuando se aprobó la Directiva europea que fijaba los requisitos mínimos para este tipo de vías, en función de su longitud y el volumen de tráfico, pero «aplicable a todos los túneles de la red transeuropea de carreteras cuya longitud supere los 500 metros». El texto aludía a vías tanto en servicio como en fase de construcción o de proyecto.

Con la Directiva en la mano, España hizo una transposición de la norma y la convirtió en un Real Decreto en 2006, de obligado cumplimiento, que fijaba no sólo la metodología de análisis de riesgo, sino que también endurecía algunos términos de la Directiva, con medidas concretas que aluden a túneles urbanos menores de 500 metros. La finalidad, no obstante, era adecuar los túneles del país a la legalidad europea. Teníamos hasta el 30 de abril de 2014 para hacerlo. Luego, una moratoria de cinco años puso el límite para cumplirlo en 2019. Y ahora, cuando apenas faltan siete meses para el toque de la bocina, Fomento tiene la tarea por delante de adecuar 113 túneles del país, de los cuales once están en Cantabria. En el presupuesto del próximo año no hay consignada ninguna cantidad, pero sí están proyectadas partidas para los siguientes años. En total, la previsión del Ministerio es que para cumplir con la normativa tendrá que invertir 1.053 millones en la adecuación de las vías de todo el país. En Cantabria, según recogen los Presupuestos del Estado, el Proyecto de adecuación al Real Decreto de los túneles de Cantabria contempla actuaciones hasta 2021 por un montante total de 38 millones de euros.

BAJO LA LUPA

1- El Astillero
Atraviesa la autovía S-10, que une Santander y Solares, bordeando el municipio.
2- Caviedes
A la altura de Valdáliga, en la autovía A-8 (Autovía del Cantábrico)
3- Gedo
Inaugurado en 2004, longitud de dos kilómetros, en la A-67 (Autovía de la Meseta).
4- Hoz
A la altura de Castro Urdiales, de 800 metros de longitud, en Autovía del Cantábrico.
5- La Marga
Vía de entrada y salida de Santander, a través de la autovía S-10.
6- Lantueno
650 metros de longitud, inaugurado en 2006 (Autovía de la Meseta).
7- Maliaño
En la autovía S-10 (Santander-Solares) a su paso por la localidad camarguesa.
8- Pedredo
Un kilómetro de longitud, a la altura de Las Fraguas, por la A-67.
9- Riocorvo
En la Autovía de la Meseta (A-67), a la altura de Las Caldas.
10- Somaconcha
A la altura de Pesquera, en la autovía de la Meseta.
11- Torrelavega
Situado en la A-8 (Autovía del Cantábrico), mide más de 530 metros.

La patata caliente ha ido pasando de ministro a ministro hasta llegar al dislate de la actualidad, en que esos mil millones del montante global de inversión sobrevuelan el departamento hoy dirigido por el socialista José Luis Ábalos. Algunas actuaciones apenas consisten en intervenciones puntuales, como añadir señales o sistemas de ventilación, pero otras, en cambio, suponen añadir galerías de evacuación, es decir, una nueva vía, de ahí que la envergadura de las obras permitiera a Fomento acogerse a la prórroga que permite la propia Directiva. Pero la moratoria termina en siete meses, y Fomento no ha hecho los deberes en 113 túneles, y lo que sobrevuela además de la mastodóntica inversión es la posibilidad de multa.

España convirtió la directiva de 2004 en un Real Decreto: cumplirlo costará 1.053 millones

El último avance en este sentido fue el verano de 2017, hace justo un año, con Íñigo de la Serna al frente de la cartera de Fomento. Entonces, el Ministerio licitó la redacción de ocho proyectos para la mejora de la seguridad vial de varios túneles de la Red de Carreteras del Estado. El montante total superaba los dos millones de euros, y en Cantabria, dichos proyectos afectaban a los túneles de Caviedes, Hoz y Torrelavega, en la autovía A-8, y Limpias y Gibaja, en la carretera N-629. Túneles de El Astillero, La Marga y Maliaño, en la carretera S-10, La Albericia, en la carretera S-20, y La Morcilla, en la carretera S-30: diez túneles, de los cuales seis están en el inventario de Fomento como actuaciones prioritarias para cumplir el Real Decreto.

Actualmente, la seguridad de los túneles de la Red de Carreteras del Estado está regulada por el Real Decreto 635/2006 sobre requisitos mínimos de seguridad, que traspuso la Directiva europea 2004/54/CE. Según informa el Ministerio, dado que muchos túneles fueron construidos antes de que entrara en vigor la norma, «es preciso realizar actuaciones de mejora para adaptarlos a los requerimientos de seguridad actuales», tanto en su obra civil (galerías de evacuación, firme, etcétera), como en sus instalaciones (ventilación, iluminación, vídeo-vigilancia, monitorización, extinción de incendios o señalización).

113 túneles afectados en el resto del país

1. Andalucía: 43

2. Asturias: 21

3. Galicia: 15

4. Cantabria: 11

5. Castilla y León: 6

6. Cataluña: 5

7. Comunidad Valenciana: 4

8. Madrid: 4

9. Aragón: 3

10. Murcia: 1

¿Qué hay que modificar?

En ese sentido, las medidas de seguridad que contempla la normativa europea busca que «las personas afectadas por incidentes puedan ponerse a salvo; permitirán la intervención inmediata de los usuarios de la carretera para evitar mayores consecuencias; garantizarán la actuación eficaz de los servicios de emergencia, y protegerán el medio ambiente y limitarán los daños materiales».

Los requisitos que deben cumplir según la Directiva se estipulan en función del tráfico y la longitud del tramo. Es decir, si son entre 500 y mil metros, y menos de dos mil vehículos por carril, hay medidas obligatorias como la resistencia de las estructuras al fuego o el cruce de las medianas fuera de cada boca; sistemas de vigilancia con detección automática de incendios y accidentes, así como suministros de electricidad en casos de emergencia.

Según Fomento, 113 túneles de la Red de Carreteras del Estado no cumplen los parámetros

Las medidas de seguridad que se tienen en cuenta para el análisis de riesgo son la propia longitud del túnel, el número de carriles, volumen de tráfico por tubo (incluida su distribución en el tiempo), el riesgo de congestión, tiempo de acceso de los servicios de emergencia, presencia de camiones, así como el porcentaje y tipo de tráfico de mercancías peligrosas. Por ejemplo, en los túneles con pendientes superiores al 3%, se adoptarán medidas adicionales o reforzadas. Y cuando la anchura del carril lento sea inferior a 3,5 metros y se permita la circulación de vehículos, también se adoptarán esas medidas adicionales. En cualquier caso, en los túneles nuevos se habilitarán salidas de emergencia cuando el volumen de tráfico sea superior a 2.000 vehículos por carril. Además, en todos los túneles de longitud superior a 1 .000 metros con un volumen de tráfico superior a dos mil vehículos por carril, deberá instalarse un sistema de ventilación mecánica.

Túnel de Lantueno (A-67).
Túnel de Lantueno (A-67).

Le ley impone como obligatorio disponer de abastecimiento de agua; «habrá bocas de agua cerca de la entrada y en el interior, a intervalos no superiores a 250 metros», dice la Directiva, y si no se dispone de suministro de agua, «será obligatorio comprobar la existencia de otro tipo de abastecimiento de agua suficiente». También, todos los túneles deberán disponer de un suministro eléctrico de emergencia «capaz de garantizar el funcionamiento del equipo de seguridad que sea indispensable hasta que todos los usuarios hayan evacuado el túnel».

 

Fotos

Vídeos