Bancos para reflexionar

Bancos para reflexionar

Ocho alumnos y exalumnos de la Escuela de Arte de Reocín decoran el mobiliario urbano de la Plaza del Cuadro de Santander

Lola Gallardo
LOLA GALLARDOSantander

Ocho alumnos de la Escuela de Arte Número 1 de Cantabria, bajo la dirección de la comisaria Vanesa Amutio, han intervenido los ocho bancos de la Plaza del Cuadro donde plantean una reflexión sobre la pérdida de la biodiversidad y la degradación del ecosistema marítimo y terrestre. 'SOS Planeta' es un proyecto artístico novedoso que surge dentro del Festival de Arte Público 'Desvelarte', una cita cultural organizada por la Asociación Cultural de Artistas Independientes (ACAI) que tiene como objetivo defender el espacio público como lugar de encuentro donde explorar y experimentar el arte contemporáneo. Este año cumple su décimo aniversario y lo ha celebrado con performances, intervenciones o rutas guiadas en un programa, patrocinado por la Fundación Santander Creativa (FSC), que se clausura mañana.

Los ocho jóvenes han pintado los bancos con distintos motivos que aluden a los peligros ambientales de gran escala y alcance mundial que amenazan la salud humana: desde el cambio climático y el agotamiento de la capa de ozono, hasta la degradación de la tierra. Todos los jóvenes han coincidido en señalar que «el planeta pide ayuda a gritos». ¿Y por qué los bancos? Porque son un lugar idóneo para la reflexión. Un lugar en el que las personas se sientan a mirar y reflexionar sobre su vida y el entorno, la degradación del ecosistema y del propio arte.

La alcaldesa de Santander, Gema Igual, acudió ayer a la Plaza del Cuadro acompañada por la concejala de Cultura, Miriam Díaz; el director de la FSC, Marcos Díez; los fundadores de 'Desvelarte' –Laura Irizábal, Javier Lamela, Zaida Salazar y Laura Escallada– y parte de los alumnos que han pintado los bancos. Igual apostó por el trabajo de los jóvenes y el arte en la calle: «El arte hay que encontrarlo en la calle, tiene que llamar la atención e intrigar al público», dijo.

Inma Martín ha dibujado un oso polar con el que denuncia la pérdida de masa de hielo en los polos. «Por culpa del calentamiento global se están derritiendo grandes cantidades de hielo», dice quien lamenta que esta situación es la causa por la que se están muriendo muchos osos polares. Su oso polar nada con una pata y saluda con la otra. Ha utilizado tonos fríos en su pintura: azules, turquesas y diferentes gamas de blanco.

Daniel Fernández juega con la mentira y la verdad en su intervención. La cara del banco donde se sienta la gente cuenta una mentira y señala que todo está correcto ('It's Ok', reza) y, atrás, más escondida, la verdad. Dibujado en blanco y negro su denuncia hace referencia a la gran cantidad de basura que hay en el planeta. Alguna figura es de color amarillo, más llamativo y que expresa advertencia y peligro.

Jonathan Puente denuncia la contaminación y las consecuencias de la expansión de las ciudades por el territorio natural –vertidos, deforestación...–. Su dibujo parte de un paraje lleno de vegetación en el que van surgiendo residuos y desaparecen las plantas. El uso de los colores tiene gran importancia en su diseño, con colores vivos como el verde y el amarillo para representar la vida y la naturaleza, y tonos grises para plasmar la pérdida de vegetación y la presencia de contaminación.

La intervención de Jennifer Conde representa el oleaje y, entre las olas, hay aves. Son urogayos. Su dibujo denuncia la acción del ser humano «que se está cargando las especies naturales», asegura esta joven que también lanza un mensaje positivo: «Las especies siguen luchando para sobrevivir y concienciar a la sociedad de su lucha por defender la naturaleza».

Sara Pérez denuncia la cantidad de basura que se concentra en los océanos. Peces, ballenas, crustáceos y tortugas ingieren esa islas flotantes de plásticos y mueren. Su intervención muestra tortugas marinas que se alimentan de medusas que, en ocasiones, no las distinguen de las bolsas y acaban ingiriendo los plásticos que terminan matándolas. Su mensaje pretende concienciar a la población para que reduzca el consumo de plásticos y utilice bolsas de tela para proteger vidas.

Pablo J. Mazón se centra en la contaminación lumínica, un problema que impide ver las estrellas por la noche y afecta gravemente a los biorritmos naturales del cuerpo. Causa insomnio, migrañas y anemia, entre otras enfermedades. También afecta a las rutinas migratorias, alimenticias y reproductivas de las aves. Ha escrito la palabra 'Wild' (salvaje), rodeado de plantas.

Isabel Ceballos ha titulado su obra 'Peces en el plástico' para denunciar también la contaminación de las aguas marinas. Y Marina Alonso (Mina K.) ha titulado su intervención 'PVC Brut Milk'. Parte del concepto de consumo de plástico para denunciar la destrucción del planeta. Fiel a su estilo, la estética de su obra está ligada a la calle y al estilo 'Brut'.

'Desvelarte' ha dejado este año su huella en distintos puntos de Santander. Además de la Plaza del Cuadro, siete artistas de reconocido prestigio nacional e internacional han plasmado su firma en fachadas del instituto José María Pereda y el Centro de Documentación de la Imagen (CDIS)o el Centro Cultural Doctor Madrazo, además de en las escaleras de la calle San Antón. En los diez años de 'Desvelarte', más de 400 creadores han intervenido 4.200 metros de espacio urbano. Los organizadores ya buscan nuevos espacios para la cita de 2019.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos