«Soy fruto de una herencia musical con sonidos de otros continentes»

Joana Serrat ha grabado en Texas su último álbum./DM .
Joana Serrat ha grabado en Texas su último álbum. / DM .

Joana Serrat cierra este lunes el ciclo de Cajas de Música de los cines Groucho de Santander con la presentación de su último trabajo 'Dripping Springs'

Pilar González Ruiz
PILAR GONZÁLEZ RUIZSantander

Joven y con talento, Joana Serrat grabó en Texas su último álbum; 'Dripping Springs'. Producido por Israel Nash y grabado y mezclado por Ted Young (ganador de un Grammy con The Rolling Stones), este disco le da mayor solidez a su coherente trayectoria. La catalana ha sidola primera artista española en actuar en Americana Fest, festival que organiza la Americana Music Association y celebrado en Nashville y mañana cerrará el ciclo Las Cajas de Música en los Cines Groucho.

-Le han definido como «uno de los más firmes valores de la música nacional». ¿Cómo se siente una ante tal valoración?

- Todo halago es siempre bien recibido.

-Hacía los deberes escuchando a Neil Young. ¿Qué escucha ahora para hacer su tarea de componer canciones?

-¿Te refieres a cuando era una niña? Si es así, sí. Crecí con la compañía de Neil, Orbison, Dylan, The Band y tantos otros. Ahora mismo, ando escuchando los últimos discos de Slowdive y Beach House y a un grupo de country de los 60 llamado Les Seevers. Una joya desconocida que aúna una sonoridad que recuerda a Roy Orbison cantando las canciones de Patsy Cline. También he tenido acceso al que Israel Nash publicará en una semanas, y es realmente sensacional.

-¿Qué retrato haría del público que acude a sus conciertos?

-Muy ecléctico. No hay ni uno, ni dos, ni tres perfiles concretos. Lo que sí puedo percibir es que al marchar, una buena parte se me acerca para decir que regresan a sus casas muy contentos.

«Cada álbum es la instantánea de un momento vital y circunstancial concreto»

-¿Hay mucha poesía en el imaginario del que nacen sus letras?

-Creo que hay poca poesía en todo aquello que me empuja a escribir. Otra cosa es que, quizá por supervivencia, yo trate de poetizarlas.

-¿Cuál es la diferencia de grabar en Texas a hacerlo en otro lugar? ¿En qué cambia el sonido?

-Hasta ahora he grabado mis discos en Cádiz, en Montréal y en Dripping Springs (Texas). Entre los músicos se cree que un estudio tiene su propia personalidad, su alma, su sonido y que esa impronta queda impregnada de alguna manera cuando grabas en él. Yo lo he sentido así en cada uno de ellos. Me gusta grabar fuera porque una buena parte de la raíz en la que se basa mi música viene del otro continente. Y, como artista, siempre quiero vivir experiencias y experimentar con nuevos productores, músicos que admiro, etc.

-Al ritmo que graba, ¿tiene muchos temas guardados en el cajón?

-Tengo unos cuantos, sí. Siempre que puedo, toco. La música es mi vida y a ella me dedico en cuerpo y alma. Supongo que eso conlleva a ser más productivo.

-Mientras este disco va respirando, ¿siente que su sonido se dirige hacia la americana? ¿Se encuentra más cómoda en este concepto?

-No hago un disco pensando en el estilo. Soy fruto de una herencia musical y entiendo que, de un modo u otro, aquellos discos que me han ido marcando a lo largo de mi vida toman, de alguna manera, más o menos protagonismo cuando estoy componiendo. Cada álbum es la instantánea de un momento vital y circunstancial muy concreto. Por eso pueden acabar sonando más a un sonido que a otro, pero es puramente el reflejo de un momento.

-Si mira alrededor, ¿a qué compañeros de generación admira o le gusta escuchar?

-Neil Halstead, Israel Nash, Nikki Lane...

-¿Y si nos salimos del terreno puramente musical?

-A mis padres.

-¿Cree que el movimiento que se está produciendo entre las mujeres servirá para afianzar su posición en las artes de forma real?

-Me gustaría creer que sí.

-¿Qué sería hoy si la música no se hubiera cruzado en su camino?

-A saber..

Del pop al folk, del country al rock atemporal

Joana Serrat viajó a la ciudad de Dripping Springs en Texas para encarar el proceso de gestación de su cuarto álbum en cinco años. 'Dripping Springs' es el remate visible de toda su trayectoria y la sitúa en la vanguardia de un sonido que ha sabido convertir en propio a base de personalidad. La nueva grabación de la cantautora de Vic ratifica que se trata de uno de los más firmes valores de la música nacional. Además, su reputación a nivel internacional no para de crecer. Mañana mostrará su trabajo en los cines Groucho, dentro del ciclo Cajas de Música que organiza Los Huesos de Portobello.

Joana escribe canciones que ponen pausa y poesía al trajín de la vida diaria. En 'Dripping Springs' desarrolla y fortalece su vertiente más americana: sonidos de Texas, aromas de country y pop, folk y rock de todos los tiempos. Toda una manifestación de libertad en la apuesta vital por el objetivo de cumplir los propios sueños.

 

Fotos

Vídeos