Iván Crespo | Capitán del Racing

«No hay tiempo para echar de menos a nadie»

Iván Crespo, en el campo 1 de las Instalaciones Nando Yosu. /Javier Cotera
Iván Crespo, en el campo 1 de las Instalaciones Nando Yosu. / Javier Cotera

El portero ve normal que «después de un desastre la directiva dé un vuelco al equipo» y vaticina y sueña con que este año sea definitivo «porque este club en Segunda B no pinta nada»

Marcos Menocal
MARCOS MENOCALSantander

Con el Lleida, Murcia, Alavés, Racing... Iván Crespo (Santander, 1984) ha jugado el play off de ascenso con cuatro equipos distintos. Sólo ascendió con uno: el Alavés. Rozó la gloria con el resto y se le escapó de la manos. Por cosas como esas sabe que lo mejor es empezar «sin lastre». El pasado no sirve más que para hacer más pesada la mochila. Lleva trece años colocándose en la casilla de salida de una pretemporada con los máximos objetivos y la clave es «creer desde el primer día».

Admite que la pretemporada será demasiada larga, pero «también lo fueron las vacaciones». Confía en que «el Racing tendrá un equipazo» y espera que pronto lleguen los sustitutos de Aquino, Granero y compañía. En el fútbol no hay tiempo para echar de menos al que se fue y sí para esperar con los brazos abiertos al que llegará. Faltan unos cuantos, además, para ilusionar a una afición entre la expectativa y el desánimo tras muchos años complicados en los Campos de Sport.

-Una pretemporada más con cuatro caras nuevas. Para usted, que lleva tantas, no será extraño ver como su equipo está a medio hacer...

-Tuvimos una primera toma de contacto para conocer a los compañeros y luego ya a empezar los entrenamientos. Una pretemporada muy larga y viene bien para conocer a los nuevos y a la gente que se va incorporando. Este año tiene pinta de que va a haber muchas caras nuevas. Con ilusión después de tantas vacaciones de empezara a trabajar con el único objetivo de siempre: ascender.

-¿Cuando se fue de vacaciones pensaba que a la vuelta quedasen tan pocos de los compañeros del año pasado?

-Está claro que después de no hacer las cosas nada bien no se consiguió el objetivo y cuando no eres capaz ni de jugar un play off es normal que el club dé un vuelco a la situación y vengan nuevos. Que vengan jugadores que lo han hecho bien en otros equipos y que se sumen a los que seguimos. Lo más importante es que seamos capaces de hacer un buen grupo y a partir de ahí empezar a asimilar y adaptarnos a la nueva idea del nuevo entrenador. Hacer la cosas bien y ser un Racing reconocible y un equipo temido por los rivales del grupo.

-Habéis hablado con el míster el pasado miércoles. ¿Qué conocen de Iván Ania?

-Hace dos años se enfrentó contra nosotros cuando estaba en el Caudal; este año ha estado en el Villanovense que es un equipo, entre comillas, pequeño de la categoría y estuvo peleando hasta la última jornada por jugar el play off. No hemos hablado mucho de la manera de jugar, pero tenemos bastantes días para preparar la temporada. Es un técnico que le gusta tener el balón, que sus equipos san protagonistas y a través de la posesión generar ocasiones y ganar partidos.

-Más de dos meses de pretemporada. ¿Recuerda algo así alguna vez?

-Hemos acabado muy pronto. Yo por ejemplo los últimos años he jugado el play off y son seis semanas más que este año las he tenido de vacaciones. Algunos equipos empezarán el 9 de julio y otros el 16 porque aún no está claro cuando empieza la Liga. Me imagino que en vez de estar tan comprimido y tener tantas sesiones dobles lo haremos más relajado y con días de una sola sesión. Más descanso, trabajo más largo pero sólo una vez. No podemos quejarnos después de las vacaciones que hemos tenido.

-Se han marchado Dani Aquino, Borja Granero... Muchos jugadores que han tenido peso estos años. ¿Existen dudas de que para el objetivo tan ambicioso que hay es poco lo que se tiene?

-Imagino que el equipo está por hacer. Queda de fichar mucho; la gente que ha venido, por ejemplo Jordi Figueras que tiene mucha experiencia en Primera y en el extranjero para el centro de la defensa, aportará mucha veteranía. El resto que ha venido de Segunda B tiene buenos números y al final estamos en esta categoría y necesitamos gente que compita bien y sepa lo que es jugar aquí. Es gente que ha sido muy importante en sus equipos y si se acoplan bien serán protagonistas. A medida que se vaya acercando el final del plazo se pondrán a tiro más jugadores y el Racing siempre es un equipo atractivo para jugar y para fichar. Tendrán que traer un sustituto para Dani Aquino ahora que se ha ido porque era un jugador que marcaba la diferencia. Estoy convencido de que están trabajando en ello y que los tendremos. Confiamos en la secretaría técnica, en Chuti -Molina-, y estoy seguro de que vamos a tener un equipazo.

-Dos años quedándose con cara de circunstancias, ¿no piensa que si este año sale mal va a ser difícil digerirlo?

-Cuando empiezas una temporada la ilusión ha de estar intacta. No puedes empezar con un lastre. Eso fue un problema el año pasado. Nos quedamos tan cerca el anterior que empezamos lamiéndonos las heridas y eso siempre deja poso. Los objetivos son los mismo y hay que pensar que este año sí lo vamos a conseguir. Está claro que el Racing tarde o temprano lo va a conseguir porque lo tiene todo: afición, infraestructura, seguimiento, instalaciones, lo lleva gente seria que pagan al día... Es que no pinta nada en Segunda B. Está claro que los actores somos los jugadores y que luego en el campo somos nosotros los que tenemos que conseguirlo. No podemos pensar el 5 de julio que es muy difícil y que no lo podemos conseguir.

El Racing ya ha tenido bastante con lo que ha vivido. En el fútbol a veces pasan estás malas rachas y aquí ya se ha tenido bastante. Pero no podemos olvidar lo difícil que es subir a Segunda. Yo ya he jugado ni sé cuantos play off y he subido una vez; otras me he quedado a las puertas. Hay ochenta equipos y suben cuatro. El Racing tiene que ser uno de ellos, pero hay que pensar lo bien que hay que hacerlo todo el año para no fallar.

La afición del Racing está cansada y entiendo que enfadada porque es mucho tiempo. Aquí, en Santander, se han vivido tardes de fútbol históricas y no hace mucho tiempo y ahora todo esto les sabe a poco. Es entendible y además el último año lo hicimos muy mal. Ellos nos acompañan a todos los sitios y es normal que se sientan mal cuando fallamos. Ya es hora de darles una alegría.

-Usted es un afortunado, el último día silbaban a todos sus compañeros mientras que coreaban su nombre.

-Bueno, son cosas del fútbol. Fue una pena despedir el año con una derrota. Somos un equipo y unas veces lo hace uno bien y otras es el de al lado el que lo hace bien. Los errores -de todos- hay que atribuírselos sin miedo. Lo ideal para conseguir el objetivo es sentirse capaces de hacer un buen grupo, eso es la clave del éxito. Los equipos que logran ascender suelen ser muy solidarios, muy unidos... Nosotros estos años hemos tenido vestuarios muy buenos, con compromiso. No lo hemos conseguido, pero sin esa disciplina o compromiso es imposible.

-¿Se siente a gusto en Santander?

-Mucho. Este club lo tiene todo. Ya digo que no pinta nada en Segunda B porque está muy por encima de esta categoría, pero eso es algo que se consigue en el campo no de boca y en las dos temporadas que he estado aquí no fuimos capaces. Ahora empieza un proyecto nuevo, con gente nueva y con ilusión nueva. Hay que olvidarse de lo que pasó y que sirva sólo de experiencia. Solo así podremos logra el éxito.

Esto no ha hecho más que empezar y es muy largo; habrá días muy malos en los que salgan las cosas muy mal. Tramos de campeonato en que no estaremos a la altura, intentaremos que sean pocos porque siendo el Racing estamos obligados a ser dominadores y que nos teman los rivales. Eso es fruto de todos y del convencimiento. Hay que confiar en que aún queda mucho por hacer, por fichar y por preparar en esta pretemporada y cuando se empiece a sumar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos