En el techo de Cantabria

La espectacular vista que se nos ofrece desde el Balcón del Cable es sólo un entremés de lo que nos espera en la cumbre de la montaña más alta de la región

Un grupo de montañeros asciende por la Canal del Vidrio./Fermin García
Un grupo de montañeros asciende por la Canal del Vidrio. / Fermin García
Fermin García
FERMIN GARCÍASantander

«Y ahora aquí estoy donde se acaba el mundo, frente a este soberbio, arduo macizo de roca sobre roca. Peña Vieja desde el silencio vesperal de Áliva me sobrecoge en sombra y me prohíbe medio cielo que niega con sus hombros. Ni el águila real da fe de vida creando ámbito inmenso con sus círculos. Los rebecos no bajan a la fuente ni se oye el suspirar allá en lo hondo del verdor y la vida». Gerardo Diego

La ruta propuesta nos adentra este vez en el corazón de Picos de Europa y nos lleva hasta Peña Vieja, el techo de la región. Requiere afrontarla en época de buen tiempo (entre últimas semanas de primavera y primeras semanas de otoño) y, por su exigencia respecto a otras rutas, precisa de una buena condición. A cambio el camino ofrece una impagable recompensa pues permite embelesarse con la contemplación de un panorama singular. Todo empieza una vez que tomamos el teleférico.

Nada más salir de la cabina nos acercamos al balcón del Cable, desde donde la vista a nuestros pies, al circo de Fuente Dé, al Coriscao, Escaño, Puertos de Salvorón, Espinama, Pico Jano, es ya un 'entremés' inigualable. Desde allí tomamos la pista que en unos doce minutos nos lleva hasta la Horcadina Covarrobles, la 'Collaína' para los nativos de la zona. Aquí es obligado asomarse al collado para contemplar los puertos de Áliva, Pico Cortés, Morra Lechugales, Cumbres de Avenas… Retrocedemos esos pocos metros y seguimos un camino, prácticamente llano, por el PR-PNPE-23 con la dirección O-NO durante unos quince minutos hasta la Vueltona; en ese punto se toma la senda, muy pedregosa, que sale a la derecha; a la izquierda sigue el camino minero a las antiguas explotaciones de Altaiz.

Seguimos dirección O-NO, en constante subida y algunas vueltas hasta un rellano en que se bifurca la senda; nosotros seguiremos a la derecha, hacia el este; la del oeste va hacia Horcados Rojos y Cabaña Verónica por el PR-PNPE-23. Un maltrecho indicador nos señalará la dirección a La Canalona y Peña Vieja. La senda sigue subiendo, a veces un tanto expuesta y con piedras sueltas. Ojo, en el último tramo hasta el Collado de la Canalona: puede haber nieve hasta mediados de julio. Una vez en el collado, giramos a la derecha para, en el último tramo, girar aún más al sur. En estos últimos 200 metros hay que tener mucha precaución al pisar para que no se desprendan piedras a nuestro paso y con el riesgo de que den a los vengan detrás si vamos en grupo.

Si hace buen día, uno no encuentra el momento de abandonar la cima; estamos en el techo de Cantabria (2.614 metros). Torre Blanca tiene cuatro metros más, pero tenemos que compartirla con León.

El descenso lo haremos por el mismo itinerario, pero extremaremos la precaución, ya que la bajada siempre tiene más riesgos. Los muy avezados en la montaña pueden bajar por la Canal del Vidriu. Cerca del Collado de la Canalona se irán hacia el este buscando la canal. Ojo con irse muy a la derecha, que no tiene salida: hay que ir hacia la izquierda para tomar el sendero, bastante expuesto, que nos llevará por encima de las minas de las Manforas, dejando a nuestra derecha Peña Vieja y, por la Eruca Peña Vieja, alcanzar el Collado Juan Toribio y seguir la pista hacia el SO hasta volver a la Colladina Covarrobles y, en diez minutos más, al cable.

Trazado del recorrido, sobre un total de 10,700 kilómetros.
Trazado del recorrido, sobre un total de 10,700 kilómetros.

Otros datos

Toda la ascensión a Peña Vieja permite extasiarse mirando las montañas que nos rodean y, más allá, en la lejanía al Coriscao, Peña Prieta, Curavacas. A la panorámica en la cima de Peña Vieja no se le puede pedir más: a nuestros pies, hacia el este, todos las praderías de Áliva, cumbres de Avenas, macizo Oriental –destacando el Pico Cortés, Morra de Lechugales, el Jierru–; más al este, los citados Coriscao, Escaño, Peña Prieta, Lomas, Murcia, Curavacas, Espigüete, Peña Sagra.

Ficha técnica

Cómo llegar:
Para alcanzar Fuente Dé el acceso natural es por la carretera CA-185 que sale desde Potes. Al cabo de 23 kilómetros se llega al acceso del teleférico.
Punto de partida:
Balcón del Cable, 1.825 msnm.
Cota más elevada:
Peña Vieja, 2.613 msnm.
Desnivel:
790 metros, tanto en la ascensión como en el descenso.
Grado de dureza:
Moderada, tirando a un poco dura.
Cartografía:
Hoja 56-III y 81-I a 1:25.000 del Instituto Geográfico Nacional (MTN).
Estación:
De junio a octubre. El resto del año suele estar cubierto de nieve.
Ubicación:
Municipio de Camaleño.
Tipo de ruta:
Ida y vuelta; para los expertos se recomienda circular, descendiendo por la Canal del Vidriu a la Eruca Peña Vieja para volver al Cable.
Distancia:
10,700 km.
Duración:
5-6 h.
Dificultad:
Ninguna.

Si volvemos la mirada hacia el norte y oeste, a este mismo macizo Central, tenemos al lado el cordal de Juan de la Cuadra, Valle de las Moñetas, los Picos de Santa Ana, Tiro Navarro, Torrecerredo, Pico Urriellu (Naranjo de Bulnes), Tesorero, Torre Blanca, Llambrión.

'Subir a Áliva', 'llevar el ganado a Áliva', 'vengo de Áliva' son sinónimos de 'puertos de Áliva'. Se trata de unas extensas praderías al sur y sudeste de Peña Vieja que son aprovechadas por los vecinos de Camaleño. Es una zona de pastos comunales de alta montaña (donde también existieron explotaciones mineras), que se viene aprovechando desde tiempo inmemorial para llevar al ganado en verano. Limitan en la 'raya' con los pastos del vecino pueblo asturiano de Sotres. La fecha de las primeras ordenanzas (normas de aprovechamiento de los pastos) que se conocen datan de 1494.