Vital Alsar se emociona ante el nuevo Vital Alsar

El navegante y escritor manda un mensaje al artista Okuda para agradecerle su intervención en el colegio de Cueto: «Es maravilloso lo que has pintado y el cariño que has puesto con tu arte. Eres grande»

El navegante posa con alumnos y profesores del centro tras la visita relámpago para volver a ver «su» colegio./Roberto Ruiz
El navegante posa con alumnos y profesores del centro tras la visita relámpago para volver a ver «su» colegio. / Roberto Ruiz
Violeta Santiago
VIOLETA SANTIAGOSantander

El director del colegio Vital Alsar de Cueto sostiene su teléfono para que Vital Alsar (el navegante, el escritor y aventurero a quien se rinde homenaje con el nombre del centro escolar) le pueda mandar un mensaje al artista plástico Óscar San Miguel, Okuda, que hace unas semanas acabó unos grandes murales en el exterior del edificio, al que ha convertido en un nuevo lugar para visitar en Santander. El marino se acerca al teléfono y dice del tirón: «Óscar, Okuda, habla Vital Alsar. Lástima que no pueda darte un abrazo para decirte lo maravilloso que has pintado este colegio, la vida que le has dado y el cariño que has puesto con tu arte. Eres grande, Okuda. Goza y sé feliz. Vital».

Alsar se marcha hoy, miércoles para México (donde reside) y ayer tuvo la agenda, pero sacó hueco para pasarse por el colegio santanderino en plan relámpago. Apenas 15 minutos «que hubo que exprimir», según relató Fernando Diego, el director: «Estuvo con los niños en un aula y les dibujó una carabela. Le enseñamos el vídeo que resume todo el proceso de cómo pintó Okuda el edificio y nos hicimos todos una foto de recuerdo. Le ha gustado mucho, mucho, cómo ha quedado la obra. Le hemos visto emocionado. El artista «ha sido capaz de llenar de luz el edificio, decía».

A la presencia del marino también se le sacó jugo educativo. Muchos alumnos no sabían de dónde venía el nombre de su colegio y ayer tuvieron oportunidad de ver ese nombre encarnado en un hombre que hablaba y se movía. «Han vivido la experiencia de estar con una persona de referencia. No es tan fácil transmitir quién es una persona viendo fotos o contando sus logros y los niños han podido compartir un poco de tiempo con Vital. Hemos tenido mucha suerte».

Diego afirmó, además, que Alsar está «muy en sintonía» con el tipo de educación por la que ha apostado este colegio público. «Él entiende muy bien lo que hacemos aquí», una educación basada en la participación de los propios niños y en una estrecha colaboración de las familias en la formación de sus pequeños. «Alsar es muy partidario de esta clase de proyectos».

Un curso especial

Este está siendo un principio de curso «muy especial» para el centro escolar. Sus estudiantes pudieron participar desde el 10 de septiembre con Okuda en darle una nueva imagen al edificio tras haber conseguido la AMPA (Asociación de Madres y Padres de Alumnos) unos 28.000 euros por medio de una campaña de micromecenazgo que permitió pagar la renovación de las fachadas del inmueble y de otro local próximo.

Diego señaló que en el Vital Alsar están «muy contentos» porque los alrededores del recinto escolar eran utilizados para hacer botellón y, desde que el colegio se pintó, «no hemos vuelto a tener problemas. Pensábamos haber pedido al Ayuntamiento que cerrara la zona para proteger la obra de arte, pero al final hemos decidido que esto se quede abierto. Está viniendo gente a admirarlo y preferimos que todo el que quiera venga y lo disfrute. Aquí nos gustan las cosas abiertas».

Igual le enseña al navegante cómo se cuidan los galeones

La alcaldesa de Santander le enseñó ayer al navegante Vital Alsar cómo se están cuidando los tres galeones con los que el marino santanderino cruzó el Atlántico emulando el viaje de Cristóbal Colón hacia América. El Ayuntamiento ha repintado las tres embarcaciones –que están expuestas en la península de La Magdalena– que ya se habían restaurado con motivo de la celebración del Mundial de Vela en 2014. Ahora se han retocado, se les han cambiado las banderas y banderines y se han reparado algunas piezas de madera y de acero que estaban deterioradas.

Vital Alsar agradeció a Gema Igual el «privilegio» de contar con un espacio en la costa santanderina para recordar aquellas travesías y, con ello, las hazañas de los pioneros de la navegación y de los descubridores de nuevas rutas.

La alcaldesa, por su lado, considera también una «suerte» tener un lugar así en Santander y poder conservar en la capital con la réplica de la balsa con la que Vital Alsar atravesó el Pacífico. Igual ensalzó su legado y la importancia de divulgar la historia de la navegación en una ciudad como ésta.

 

Fotos

Vídeos