Un colegio de colores

El consejero de Educación y Cultura pinta un grafiti en presencia de Okuda. /DM
El consejero de Educación y Cultura pinta un grafiti en presencia de Okuda. / DM

Okuda ha finalizado la obra del colegio Vital Alsar gracias al proyecto impulsado por los padres y alumnos del centro escolar

Pilar González Ruiz
PILAR GONZÁLEZ RUIZSantander

A mediados de septiembre, Okuda cogía sus bártulos y comenzaba una obra distinta. Una petición especial hecha por las personas que cada día se acercan a las fachadas, ahora pintadas, dispuestas a crecer en conocimientos. Son los alumnos del colegio Vital Alsar, en Santander. Estaban cansados de ver las paredes estropeadas y desilusionantes de su escuela y se pusieron manos a la obra para cambiar esa realidad.

En un vídeo contaron sus planes e iniciaron una campaña de micromecenazgo. Así, lograron recaudar 26.800 euros. Una suma notable para poner en marcha la maquinaria de la obra que se ha inaugurado este martes. En sensaciones, la cifra no se puede cuantificar. Este ha sido un proyecto emocionante para todas las partes.

Antes de que los colores llenasen los muros del Vital Alsar, el presidente del AMPA explicaba lo que significaba lograr su objetivo: «No sólo es poner en el mapa el colegio sino al barrio de Cueto, que estamos muy abandonados»,decía Tito de la Fuente. «Con esta intervención metemos el barrio en una ruta artística, va a atraer a mucha gente. Creo que ganamos todos, no sólo la ciudad, también el barrio y toda la comunidad».

El artista visual Okuda, valoró especialmente la metodología educativa del centro: «Esta es una de esas escuelas que da voz a los alumnos y eso es algo a valorar. No hay muchos centros así», expresó.

El consejero de Educación, Francisco Fernández Mañanes y los concejales de Educación y Juventud, Daniel Portilla, y de Barrios, Participación Ciudadana y Servicios Generales de Santander, Carmen Ruiz, han acompañado hoy a alumnos, familias, profesores y al conjunto de la comunidad educativa en las actividades organizadas con motivo de la finalización de la obra del artista.

Fernández Mañanes ha destacado que «Este colegio pequeño ha tenido una iniciativa de gigantes, con una dimensión comunitaria que es de agradecer, pues no sólo lo han hecho por embellecer su escuela, sino que también son muy conscientes de la importancia que tiene el contexto educativo», ha manifestado.

Portilla por su parte ha dicho que «Este mural es mucho más que una obra de arte. Es un símbolo de todo lo que se puede conseguir cuando se mira al mundo con ojos de niño, cuando se sueña a lo grande y cuando uno pone todas sus energías en alcanzar un objetivo», ha enfatizado el edil.

Desde hoy, cada mañana, los alumnos del Vital Alsar serán recibidos por una explosión de colores que les dará la bienvenida para seguir aprendiendo.

 

Fotos

Vídeos