La subida a la Ermita de Castro Urdiales

  • El monumento a la Virgen parece suspendido en las noches de Castro Urdiales como si se tratase de una estrella brillante en el firmamento

Hoy quiero hacer una ruta por la montaña sin salir de mi ciudad. Todos los castreños hemos hecho en numerosas ocasiones y desde muy pequeños esta corta pero intensa subida a la Ermita. Para mí hoy es un día especial pues llevo por primera vez a mi hija a un lugar donde he vivido mil aventuras en la infancia.

La Ermita es un monumento al Inmaculado Corazón de María que brilla en lo alto de Castro Urdiales desde el año 1956. El claretiano Teodoro San Martín, conocido como padre Pitillo, quiso hacer un sueño realidad. En lo alto de un monte sobre Castro Urdiales construiría un imponente monumento a la virgen. Para ello necesitaría mucho dinero, gente y medios para subir el material. Los castreños respondieron al llamamiento y fueron muchos los que donaron el dinero necesario para su construcción.

Desde aquí las vistas de Castro Urdiales son impresionantes. En frente el casco histórico con la iglesia de Santa María de la Asunción, el castillo faro con su puente medieval y la querida ermita de Santa Ana. La bahía con sus edificios decimonónicos y bellos jardines. Y al occidente, la ensenada de Ostende con ese color turquesa que parece del Mediterráneo.

Para llegar hasta aquí

Para llegar a la Ermita hemos subido con el coche hasta el puente que atraviesa la autovía a la altura del Castillo de Ocharan. Veremos en color verde el depósito de agua de Castro Urdiales. Con este edificio a la izquierda nos encontramos de frente con un prado donde sale a la derecha un camino que tiene una primitiva verja para que no pase el ganado. La abrimos y nos adentramos en un bosque tupido donde predominan encinas y madroños. En seguida nos encontramos con viejas escaleras de hormigón en mal estado que confirman que vamos por buen camino. En media hora salimos del bosque y enfilamos el último trayecto entre prados y rocas. El monumento a la virgen posee un pequeño eremitorio donde se realiza una misa el primer día de septiembre. Las vistas de Castro Urdiales son espectaculares.

El Mundo de Jaled se ha convertido en una referencia a la hora de descubrir lugares mágicos en Cantabria. Cada viernes, este castreño nos descubre un plan para disfrutar sin salir de la región y aquí podéis ver todas sus propuestas.