El rebeco coloniza el Asón

El programa de reintroducción de la especie en la Montaña Oriental, iniciado en 2002, fija una población de más de 130 individuos

Un grupo de rebecos se deja fotografiar en la Montaña Oriental./H. M. Antequera
Un grupo de rebecos se deja fotografiar en la Montaña Oriental. / H. M. Antequera
NACHO GONZÁLEZ UCELAY

La población de rebeco cantábrico no ha dejado de crecer en la zona oriental de la región desde que hace 15 años, en 2002, la Fundación Naturaleza y Hombre pusiera en marcha un programa de recuperación y conservación de la biodiversidad en la Cuenca del Asón, proyecto que, entre otras acciones, contemplaba la reintroducción de la especie en este radio de acción. Y donde en 2002 había solo seis ejemplares –provenientes del Parque Nacional de Picos de Europa– hoy hay ya 131.

Al menos esos cree que son la Mancomunidad de Cotos del Asón, que, disgustada por el camino que el programa tomó a partir de 2011 –«el del más absoluto olvido y abandono», dice–, el año pasado decidió efectuar su propio estudio para conocer el número exacto y la localización aproximada de los rebecos que hoy campan a sus anchas por la Montaña Oriental.

Según recuerda el presidente de ese organismo, Ramón Calvo, el proyecto en cuestión, liderado por la Fundación Naturaleza y Hombre con el respaldo del Gobierno regional y de los cotos de caza de la zona, se concentraba sobre la recuperación y conservación de la biodiversidad de la Cuenca del Asón e incorporaba un plan para la reintroducción del rebeco en la Montaña Oriental de Cantabria.

«Entre los años 2002 y 2005 se liberaron 34 ejemplares, todos provenientes de la vertiente cántabra de los Picos de Europa, y se efectuaron seguimientos de la población», explica Calvo.

Fruto de ese trabajo de rastreo, la Fundación Naturaleza y Hombre pudo confeccionar un censo anual que fue avalando un constante crecimiento de la población de rebeco en la zona sometida al programa: 41 en 2006; 56 en 2007; 66 en 2008; 79 en 2009; 95 en 2010 y 105 en 2011, año, este último, en el que se llevaría a efecto el último censo integral. Entonces había 14 machos, 38 hembras, 25 jóvenes y 28 crías repartidos en cuatro núcleos de población: Soba (42), Arredondo (30), Ruesga (18) y Castro Valnera (15).

Hoy, siete años después de ese último informe, Calvo asegura que no se sabría cuantos hay, ni donde están, ni en qué condiciones se encuentran de no ser porque, sufragando el gasto de su propio bolsillo, la Mancomunidad que él preside y la empresa Bhs Consultores Ambientales han decidido actualizar aquellos datos.

«Abandonado»

«A pesar de que, en sus comienzos, este fue un gran proyecto tanto para la Fundación Naturaleza y Hombre como para el Gobierno de Cantabria, la población de rebeco oriental cayó en el año 2011 en el más absoluto olvido y abandono», critica el presidente, que el año pasado se puso manos a la obra.

«Decidimos elaborar un estudio en los terrenos que gestiona la mancomunidad y que, después, ampliamos a toda la población oriental», precisa Ramón Calvo, que asegura que este informe nunca ha tenido el más mínimo interés cinegético. «Su único fin –dice– ha sido conocer el estado de la población de rebeco en nuestros cotos para conseguir una mejor gestión y seguimiento de la misma y dar continuidad a un proyecto por el que nosotros apostamos desde el principio».

Con la colaboración de los agentes del Medio Natural de la octava y décima comarcas de Cantabria y los integrantes del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil con base en Ramales de la Victoria, a los que agradece su ayuda desinteresada, y las dificultades propias de una tarea compleja, la Mancomunidad de Cotos del Asón y su empresa de referencia –Bhs– han concluido un estudio cuyos resultados no han venido sino a corroborar que, efectivamente, el rebeco ha colonizado el Asón.

Realizado entre los meses de agosto y septiembre del pasado año 2017, el estudio concluye que la comunidad de rebecos asentada en el Asón continúa su expansión pues los autores identificaron a 131 individuos. A saber, 15 machos, 78 hembras, 21 jóvenes, 16 crías y uno ‘indeterminado’, así inscrito en este censo porque los observadores no consiguieron distinguirlo en la distancia durante un arduo trabajo de campo efectuado en los cuatro asentamientos conocidos de rebeco en la Montaña Oriental: Soba, Ruesga, Arredondo y Castro Valnera.

«La población de rebecos crece», asegura el presidente de la Mancomunidad de Cotos del Asón, que pide al Gobierno de Cantabria y a la Fundación Naturaleza y Hombre que no dejen de lado un proyecto sobre el que el colectivo ecologista asegura que continúa muy encima.

«Prioridad»

Algo sorprendido por las declaraciones de Calvo, el director de la fundación, Carlos Sánchez, aseguró ayer que su colectivo no solo no ha abandonado el proyecto sino que sigue considerándolo «una prioridad».

«Durante los primeros años de la reintroducción del rebeco se efectuaron censos anuales, pero transcurrida una década consideramos que el conteo anual no era preciso», justifica el director de la fundación, que asegura que Naturaleza y Hombre «ha hecho un gran esfuerzo para mantener el proyecto vivo durante un periodo garantista para la actuación», que él califica de éxito. «Más allá de esos 131 ejemplares de los que la mancomunidad le habla, pensamos que en la zona pueden cohabitar entre 150 y 180 rebecos», dice Sánchez, que recuerda a Calvo que la fundación no los estará contando anualmente, cual es la queja, «pero está restaurando hábitat de rebeco en importantes superficies; monitorizando las áreas quemadas en las zonas más usadas por los rebecos o elaborando una publicación sobre la especie y el proyecto desarrollado por ella». El programa, dice, «sí es una prioridad».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos