Comienza la retirada de los monumentos franquistas de Santander

fotogalería

Una empresa externa se encarga de los trabajos, dada la envergadura y peso de las piezas que componen estos monumentos. / R. Ruiz

  • Se ha empezado a quitar el de las Legiones Italianas de la plaza de Italia y el dedicado a los Caídos en la IV División de Navarra, ubicado en el paseo de la Reina Victoria

El Ayuntamiento de Santander ha comenzado este martes los trabajos para la retirada del monumento a las Legiones Italianas, en la plaza de Italia, y el dedicado a los Caídos en la IV División de Navarra, ubicado en el paseo de la Reina Victoria. Con esta medida, se da cumplimiento a uno de los acuerdos alcanzados en el Consejo Municipal de Cultura y ratificado en el Pleno de la Corporación en relación a la aplicación de la Ley de Memoria Histórica.

Según ha recordado la concejala de Cultura, Miriam Díaz, el pasado mes de septiembre ya se cambió la denominación de seis calles de la ciudad que sólo requerían de pequeñas modificaciones en su nombre para adaptarse y cumplir con la normativa, cambios que se suman a los que se habían ido acometiendo con anterioridad en otras calles.

Además, se ha encomendado a los expertos de la Comisión de Historia y Patrimonio la redacción de una propuesta con los criterios que, a su juicio, se deberían aplicar en adelante en la ciudad, tanto para el cambio de denominación de calles, como para la designación de nombre para los viales de nueva creación.

“Continuamos de esta forma aplicando la Ley de Memoria Histórica de manera progresiva y desde la normalidad política, social e institucional, buscando siempre el mayor grado de acuerdo y tratando de minimizar las afecciones para los ciudadanos derivadas de los cambios que conlleva todo este proceso”, ha enfatizado Díaz.

En el caso de los dos monumentos que se retiran ahora, la concejala ha explicado que después de adoptarse el correspondiente acuerdo en el pleno de la Corporación se realizó en primer lugar un estudio para determinar si tenían algún valor artístico y concretar, en función de ello, cuáles eran las medidas más adecuadas para su retirada y posterior conservación. El estudio concluyó que las piezas carecen de valor artístico, por lo que no requieren ninguna medida especial de conservación, aunque el Ayuntamiento las almacenará dado el valor histórico de las mismas, tal y como constata el informe solicitado.

Tras recabar toda esa información previa, y ante la imposibilidad de acometer los trabajos con medios propios, dada la envergadura y peso de las piezas que componen estos monumentos, se inició un expediente para contratar una empresa externa con los equipos adecuados para su retirada. Una vez completada la tramitación del expediente se encargó los trabajos, por importe de 8.877 euros, a la empresa EBOSA, que ha comenzado ya las labores y prevé finalizarlas en un plazo aproximado de dos semanas, o incluso algo menos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate