La alcaldesa cesa al auxiliar de Yáñez-Barnuevo por no presentarse a su puesto en diez meses

Tatiana Yáñez-Barnuevo, portavoz de Ganemos Santander, durante un pleno. /Luis Palomeque
Tatiana Yáñez-Barnuevo, portavoz de Ganemos Santander, durante un pleno. / Luis Palomeque

El personal temporal que contrata el Ayuntamiento como ayuda a los concejales debe desarrollar su trabajo en el Consistorio: Francisco Seguido, con residencia en Toledo, no lo ha cumplido

Violeta Santiago
VIOLETA SANTIAGOSantander

Gema Igual, alcaldesa de Santander, ha cesado al empleado auxiliar de Tatiana Yáñez-Barnuevo, del grupo Ganemos Santander, por no haberse presentado a trabajar en más de diez meses. El trabajador despedido, Francisco Seguido Sánchez, tomó posesión en enero de este año para ejercer como apoyo administrativo y asesor de la citada concejala pero no ha ejercido sus funciones en el despacho municipal del grupo político correspondiente en ningún momento. Esto ha provocado su suspensión, que fue hecha pública ayer en el Boletín Oficial de Cantabria.

Este asistente se incorporó al equipo de Yáñez-Barnuevo tras el cambio del Reglamento Orgánico del Pleno, a finales del año pasado, que permitió a la edil su contratación ya que los grupos políticos tienen derecho a ayuda para desarrollar su actividad. En esta legislatura, tras crearse los grupos de Ganemos y Ciudadanos (que antes compartían el Grupo Mixto con el edil de Izquierda Unida, Miguel Saro), estos tres partidos se repartieron porcentualmente un auxiliar. A Ganemos le correspondía un 40% de jornada laboral, a Ciudadanos otro 40% y a IU, el 20% restante.

Estos empleados trabajan las horas que corresponden a los porcentajes y cobran en relación a su dedicación. El 40% del citado puesto laboral le suponía a Francisco Seguido una retribución de alrededor de 8.600 euros brutos al año.

Según pudo saber este periódico, Yáñez-Barnuevo advirtió en el momento de proponer su nombre que esta persona iba a desarrollar sus tareas desde su domicilio. Esto generó una consulta al secretario general del Ayuntamiento, que advirtió a la concejala que al personal auxiliar municipal se le aplica el régimen laboral de los funcionarios, es decir, el contratado tendría que cumplir sus horas en el Consistorio, estaría sujeto al mismo rasero de incompatibilidades etc.

El Ayuntamiento avisó a la concejala de que su asistente no podría trabajar desde su domicilio

Con este aviso previo de que no podría hacer su trabajo desde otra parte, Seguido Sánchez estuvo en Santander el 9 de enero de 2017 para firmar su incorporación a la plaza. Sin embargo, no ha sido visto nunca en el despacho del grupo: de ello han dejado constancia, mes tras mes, los ordenanzas, quienes nunca han podido entregar documentación alguna al empleado en cuestión. Para que la situación tuviera reflejo por escrito, los conserjes abrieron un libro en el que fueron apuntando todas las ocasiones en que quisieron comunicar algo en Ganemos y la oficina estaba cerrada.

En octubre, cuando habían pasado ocho meses, el concejal de Personal Pedro Nalda emitió un oficio para recordarle a Francisco Seguido su obligación de desarrollar en su lugar de trabajo (el Ayuntamiento de Santander) su actividad laboral y se le adjuntó el informe del secretario general con la advertencia. Este oficio se envió también a Polán, el pueblo de Toledo donde tiene fijada su residencia, en dos ocasiones y por carta certificada. Correos no le pudo entregar en dos ocasiones distintas la comunicación a lo largo de la primera quincena de octubre.

Por este motivo, el Ayuntamiento ordenó publicar el oficio en el Boletín Oficial del Estado. Apareció el pasado 13 de noviembre y en él se pedía al trabajador que recogiera la notificación en el departamento de Recursos Humanos del Ayuntamiento. Pero Francisco Seguido tampoco se pasó en el plazo de 10 días que se le dieron, lo que desembocó en la resolución de la Alcaldía fechada el 30 de noviembre con la comunicación del cese.

Las fuentes municipales consultadas ayer indicaron que Yáñez-Barnuevo ha sido informada en todo momento del procedimiento y que, en ningún momento, ha respondido a los requerimientos del Consistorio sobre la irregularidad.

Esta legislatura está siendo especialmente movida en Santander. Nada más arrancar, el Grupo Mixto en el que convivían tres partidos saltó por los aires, ya que los dos ediles de Ganemos Santander y el de IU hicieron frente común contra los ediles de Ciudadanos. Esto hizo que el equipo de gobierno -necesitado de los votos de Ciudadanos- promoviera una reforma del Reglamento para dotar a este partido de grupo propio, lo que propició de forma paralela que también lo tuviera Ganemos.

Pero nada más formar grupo, Ganemos expulsó de sus siglas a quien había sido su cabeza de lista electoral, Antonio Mantecón, que se quedó como concejal no adscrito. Un año después, los dos concejales de Ciudadanos (David González y Cora Vielva) abandonaron su formación pero no su acta de concejales, de manera que ahora también ejercen su trabajo como no adscritos, lo que supone que no tienen despacho ni derecho a auxiliar pagado por el municipio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos