El parque éolico de Cañoneras generará la energía que consumen 80.000 personas

Las obras de ampliación terminarán en diciembre tras una inversión de 17 millones de euros

E.P.Soba

La ampliación del parque eólico de Cañoneras, en el municipio de Soba, finalizará en diciembre. Se trata del único parque instalado y operativo en la región y, tras su ampliación, generará la electricidad que consumen al año unas 80.000 personas, equivalente a la generada por 46.000 barriles de petróleo.

Con ello, se evitará la emisión a la atmósfera de 64.000 toneladas de CO2 anuales y se alcanzará un 'efecto depurativo' equivalente al producido por más de tres millones de árboles.

La vicepresidenta cántabra, Dolores Gorostiaga, ha visitado este martes las obras de ampliación acompañada por los responsables de las compañías implicadas en el proyecto (Iberdrola Renovables y un grupo de empresas cántabras lideradas por Ocyener), así como por los consejeros de Industria y Desarrollo Tecnológico, Juan José Sota, y de Medio Ambiente, Francisco Martín, y el alcalde de Soba, Julián Fuentecilla.

La ampliación del parque de Cañoneras, que se espera que entre en funcionamiento en el mes de diciembre, supone una inversión de 17 millones de euros para instalar 17 nuevos aerogeneradores y aumentar la potencia en 14,45 megavatios (MW).

Esta inversión completa los 20 millones invertidos para poner en marcha el parque, operativo desde 2007 con una potencia de 17,85 MW gracias a los 21 aerogeneradores instalados en aquel primer momento.

Durante la visita, Gorostiaga ha destacado la "perfecta" integración "medioambiental y social" de este parque en el entorno natural y paisajístico de Soba.

La vicepresidenta ha señalado que este parque "es un modelo y ejemplo de buenas prácticas" que implica cambios en el tejido industrial, económico y social "positivos y que benefician a todos ya que generará nuevos empleos".

De esta manera, ha apuntado Gorostiaga, se logrará un "cambio en el modelo productivo que va a repercutir en el conjunto de la región reportando enormes beneficios económicos". Por eso tiene "el éxito garantizado y constituye la principal apuesta del Gobierno para el futuro de la Comunidad", ha asegurado.

A esto hay que sumar, ha explicado, los "beneficios directos e indirectos" que los parques eólicos generan para los pueblos y comarcas en las que se ubican, en forma de ingresos para las administraciones, establecimientos y negocios, y en términos de empleo para los vecinos. En esta línea, ha recalcado, el parque cuenta con la participación de empresas cántabras "en la fabricación, instalación y mantenimiento de los aerogeneradores".

Por su parte, Fuentecilla ha subrayado que "tras el largo camino de once años" se ha logrado el parque como vía para "dar servicio y ofrecer mejor calidad de vida" a los vecinos.

Por otro lado, el representante de Iberdrola Renovable, Xabier Viteri, ha señalado el esfuerzo realizado por la compañía en I+D+I para el aprovechamiento del viento ya que estos nuevos aerogeneradores se situarán a una altura máxima de 1.270 metros de altitud, donde las máquinas estarán sometidas a inclemencias meteorológicas, especialmente por la intensidad del viento.

Además, ha recordado que Iberdrola Renovable seguirá trabajando en el desarrollo eólico de la región. En concreto, el parque de El Escudo, una zona "bien estudiada" por la compañía en aspectos como el impacto ambiental y arqueológico, entre otros.

Este parque, único activo en la región, está promovido por Eólica 2000, una sociedad participada por Iberdrola Renovables y un grupo de empresas cántabras lideradas por Ocyener, que además han resultado adjudicatarios de otros 205 MW de potencia en la zona D del concurso eólico, a través de Biocantaber.

Algunos de sus responsables han participado en la visita, como el consejero delegado de Iberdrola Renovables, Xabier Viteri; el director general de esta empresa en España, Víctor Rodríguez; y el representante de 'Ocyener', Agustín Valcarce.

Dos tipos de aerogeneradores

Los estudios de viento realizados durante ocho años en este espacio del municipio de Soba constataron que 17 de los 38 puntos fijados para la colocación de aerogeneradorese tenían condiciones de viento extremas, lo que obligó a diseñar un nuevo aerogenerador adaptado a esta zona concreta, que es el que se está instalando en esta segunda fase.

Así, cuando finalicen los trabajos, Cañoneras contará con 21 aerogeneradores clase 'IEC1' --los ya operativos-- y 17 de clase 'IECS Especial', único en el mundo y fabricado por Gamesa. Se trata de aerogeneradores más eficientes energéticamente y, por tanto, mejores ambientalmente.

Los trabajos de ampliación del parque, que incluyen labores de restauración y revegetación para garantizar la adaptación al entorno, han supuesto la creación de entre 30 y 40 empleos durante seis meses.

En las obras participan varias empresas cántabras, como 'Copsesa', encargada de la obra civil; 'Inelecma', en los trabajos eléctricos; 'Teican', en el estudio y seguimiento ambiental; 'Gysco', en la prevención y seguridad y salud; 'Cantarey', en la construcción de generadores; 'Gamesa', en la fabricación de los aerogeneradores, así como otras empresas de la región que participan en el transporte y montaje de componentes y aerogeneradores.

Beneficios ambientales y ecológicos

Además del empleo y la actividad para empresas cántabras, el parque tiene otros beneficios económicos. De hecho, genera 196.000 euros de ingresos anuales al municipio: 68.000 euros al Ayuntamiento por el canon e impuestos locales; 109.000 euros a las juntas vecinales; y 19.000 euros a la Dirección General de Biodiversidad del Gobierno cántabro.

Y a esto se suman los beneficios ambientales, ya que se evitan la emisión a la atmósfera de 64.000 toneladas de CO2 al año, 230 toneladas de NOX (Oxido de Nitrógeno), 260 toneladas de SO2 (Dióxido de Azufre) y 50 toneladas de partículas que se producirían si se generase la misma electricidad con fuentes convencionales.