Los calabacines 'rejuvenecen' y nos ayudan con la dieta

Este tipo de calabaza es un alimento muy saludable y muy versátil desde el punto de vista gastronómico

Los calabacines 'rejuvenecen' y nos ayudan con la dieta
JOSÉ ENRIQUE CAMPILLO

Es un tipo de calabaza (cucurbitácea) cuyo fruto se recolecta y se consume en un estado muy precoz de su ciclo biológico. Incluso sus flores son comestibles e ideales para algunas presentaciones gastronómicas. Cuanto más pequeño es el fruto más tierno y menos semillas tiene, y éstas son mas blandas.

Es un alimento muy saludable y muy versátil desde el punto de vista gastronómico, que permite elaborar una gran variedad de platos fresquitos y sanos ahora que, al parecer, llega el calor. Veamos algunas de sus propiedades saludables. Es el alimento ideal si deseamos bajar de peso ya que contiene un 95 por ciento de agua y menos de 20 kilocalorías par cada cien gramos; además, por su riqueza en fibra y en pectinas ejerce un efecto saciante.

Tiene una gran importancia para la salud ocular, ya que contiene cantidades apreciables de dos sustancias, la luteína y la zeaxantina que ejercen un efecto protector de la retina y previenen (o retrasan) la aparición de la degeneración macular asociada a la edad. Precisamente el tratamiento de las personas diagnosticadas de esta dolencia retiniana es la administración de inyecciones de luteína dentro de ojo.

También tiene efectos protectores frente a la enfermedad cardiovascular y dos de sus principales situaciones de riesgo: la hipertensión y el aumento de colesterol en sangre.

El calabacín contiene mucho potasio que neutraliza el efecto dañino de la sal y protege la pared de los vasos sanguíneos, su riqueza en fibra (de 1 a 2 gramos por cada cien gramos) reduce los niveles de colesterol y además contiene numerosas vitaminas entre las que figuran dos potentes antioxidantes como la vitamina C y el beta caroteno.

Estos agentes antioxidantes también contribuyen a neutralizar los radicales libres que tantos problemas pueden ocasionarnos y que son los que marcan el ritmo de envejecimiento. Así que el calabacín, en cierto sentido, rejuvenece. Trabajos recientes señalan al calabacín como un protector prostático, ya que reduce la hiperplasia benigna de próstata que padecen la mayor parte de los hombres por encima de los 65 años de edad.

También ejerce efectos beneficiosos sobre la piel tanto por su poder antioxidante como por su efecto hidratante; y sobre el cabello.

Otra de las virtudes que se atribuyen al calabacín es su efecto frente a la gota, esa artritis que se desencadena por los niveles elevados de acido úrico en sangre. Su efecto antiinflamatorio también alcanza para aliviar problemas como el asma o la artritis reumatoides.

Hay que advertir que no se puede abusar del calabacín cuando se tiene propensión a padecer cálculos renales, ya que aumenta la producción de oxalatos. Con moderación, pero frecuentemente, debemos tener el calabacín en nuestra mesa. Lo más saludable es comerlo crudo o cocinado al vapor, lo más fresco y reciente que se pueda.

Lavarlo bien para eliminar los restos de pesticidas y comerlo con su piel. De esta manera disfrutaremos durante el verano del placer y la salud que nos proporciona este producto de la huerta. Y acostumbren a los niños al delicioso amargor del calabacín.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos