Buruaga califica de «sablazo» la reforma fiscal del Gobierno para el año que viene

Buruaga califica de «sablazo» la reforma fiscal del Gobierno para el año que viene

La presidenta del PP cántabro advierte de que todos los cántabros pagarán más impuestos el año que viene

DMSantander

María José Sáenz de Buruaga ha sido la primera este martes en analizar la propuesta del Gobierno regional para subir los impuestos. La presidenta del PP considera que todos los cántabros pagarán más impuestos el año que viene, lo que considera un «sablazo que afecta especialmente a las rentas medias y no solo a los que más tienen, como sostiene la coalición PRC-PSOE».

Buruaga cree que se han confirmado los vaticinios del PP, porque en 2018 la subida «va mucho más allá de un ajuste mínimo o de un mero retoque, ya que afecta no solo al Impuesto sobre Patrimonio, sino también a las herencias y donaciones y a todas las transacciones de segunda mano, especialmente la compra de viviendas».

Según la presidenta del PP, el Gobierno de Cantabria «está tratando de engañar a los ciudadanos y de ocultar el verdadero alcance de una reforma fiscal» con la que, según sus estimaciones, espera recaudar más de 20 millones de euros en el mismo año 2018.

La mayor recaudación se obtendrá con la subida del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, cree el PP, que grava igual todas las transacciones de segunda mano que realizan los cántabros al margen de cuál sea su renta o su riqueza.

La presidenta del PP, que afirma conocer de primera mano la propuesta de reforma que el Gobierno tiene encima de la mesa, ha explicado que el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales de Bienes Inmuebles sube de un 8 a un 10% para la compra de viviendas de menos de 300.000 euros, mientras que el tipo para las que superan ese importe se mantiene igual. «Esto significa que una familia media que compra una vivienda de 150.000 euros pagará 3.000 euros más por esta operación a partir del 1 de enero de 2018», explica el Partido Popular en un comunicado.

La presidenta del PP ha desvelado también que el Impuesto sobre el Patrimonio «sube en todos los tramos un media de un 20% y no solo a partir de los 600.000 euros, y se incrementa lo mismo para los patrimonios de 167.000 euros que para los que superan los 5 millones de euros».

Para Buruaga, las deducciones anunciadas por el Gobierno en sucesiones y donaciones son mínimas, para casos muy concretos que afectan a muy pocos contribuyentes, y «son una cortina de humo para ocultar que un heredero medio va a pagar diez veces más, mientras que los que hereden por debajo de 60.000 euros pasarán de pagar 7 euros a no pagar nada».

La noticia