La huelga del taxi consigue un seguimiento de más de un 95% en Cantabria

Los taxistas, de marcha a 20 km/h por el centro de Santander. / Vídeo: Héctor Díaz | Foto: Alberto Aja

Tras una mañana con escasos incidentes, al mediodía los huelguistas han tenido un encontronazo con un compañero al que acusan de trabajar con su coche particular, pero él lo niega

ÁLVARO MACHÍN y MARIÑA ÁLVAREZSantander

La práctica totalidad de los taxistas de Cantabria se ha sumado a la huelga de 42 horas convocada a nivel estatal para reivindicar la limitación de las licencias de VTC (alquiler de vehículos con conductor) que usan las compañías Uber y Cabify. Taxistas parados en puntos neurálgicos como el aeropuerto y las estaciones de Santander, marchas lentas por el centro de la capital y por Torrelavega, pancartas, tocadas de claxon y protestas ante vehículos que transportan viajeros sin tener licencia.

Son algunas de las acciones desarrolladas en esta primera jornada de huelga, que se ha desarrollado con contados incidentes y con algunos atascos en puntos concretos. Todas las paradas de taxi están vacías, salvo casos puntuales de profesionales que han decidido trabajar hoy. Casi ninguno. «Uno en Torrelavega», explican los convocantes, aún con datos provisionales sobre un seguimiento que consideran «masivo», «superior al 95%».

La calma que ha caracterizado la jornada se ha quebrado sobre la una de la tarde. Al volver al aeropuerto tras la marcha lenta los huelguistas han tenido un pequeño encontronazo con un taxista al que acusan de haber estado haciendo servicios con su coche particular. Se le han plantado delante de su vehículo, no le dejaban irse y ha tenido que intervenir la Guardia Civil. En esta bronca hay dos versiones: por un lado, el presidente de los taxistas afirma que es un profesional haciendo servicios con su coche, pero él lo niega y ha dicho que iba a denunciar a este representante por «incitar a que le retuvieran». Ha dejado el coche en el parking y, entre algunos gritos, se ha ido con el guardia civil al interior del aeropuerto.

A primera hora la tarde han celebrado otra asamblea donde han acordado iniciar una nueva marcha a paso lento desde el aeropuerto hasta el Sardinero y vuelta que pasará por La Marga, Marqués de la Hermida, Puertochico, Reinsa Victoria, Sardinero, rotonda de los Agustinos y vuelta por el Paseo de Pereda. San fernando y Valdecilla.

En Cantabria hay 510 licencias de taxi. De ellas, 230 están en Santander y 52 en Torrelavega.

Una marcha por el centro de la ciudad

El día comenzó con medio centenar de taxis parados a las puertas del aeropuerto Seve-Ballesteros mientras otros veintidós hacían lo propio en las estaciones de tren y de autobuses de Santander. Han llegado de distintos puntos de Cantabria (Camargo, Colindres, Reinosa, Laredo, Torrelavega, Santander...) con la intención de sumarse a la huelga nacional . Sobre las diez y media de la mañana, decididas en asamblea las acciones reivindicativas a llevar a cabo, partieron en caravana por todo Santander. Lo han hecho despacio, a menos de treinta kilómetros por hora, una marcha, que no manifestación -para la que no cuentan con autorización-, que ha ralentizado el tráfico en el carril del MetroTus.

Pitadas de claxon entre taxistas «para hacernos notar» es el objetivo de esta marcha, que ha llamado la atención de los viandantes y ha tenido cierto impacto en la movilidad de la ciudad, en la que hoy, extrañamente, hay muy poco tráfico. Se han formado pequeños y sonoros atascos por el túnel de San Fernando.

Ver más

Después de dar la vuelta por todo el centro (por Marqués de la Hermida, Paseo de Pereda, Puerto Chico y Valdecilla) se han dirigido a Torrelavega, en este caso adaptando la velocidad al mínimo exigido en autovía. Su intención es ir a «informar» a taxistas de otras asociaciones que hoy no secundan la huelga.

Igual que en Santander, en Torrelavega los taxistas en huelga llevaron a cabo una marcha lenta por el centro de la ciudad. Los cuarenta coches participantes se detuvieron unos minutos en la parada de la Feve, generando un atasco. A continuación, han emprendido el viaje de vuelta al aeropuerto de Santander.

Una vez en el aeropuerto, los taxistas cántabros han ido a hablar con dos colegas asturianos -en el Principado no hay huelga- que estaban trasladando a viajeros. Después, sucedió la bronca con un taxista cántabro al que acusaron de trabajar con su coche particular -él lo niega- y que tuvo que dejar el vehículo aparcado entre gritos.

Retienen a los vehículos rotulados para que los agentes les pidan la licencia para el transporte de pasajeros

Cada vez que los taxistas en huelga ven un vehículo rotulado que transporta personas se paran delante a la espera de que un agente policial les pida «los papeles» y comprobar, así, si es ilegal o no. Ha ocurrido esta mañana en dos ocasiones. La primera, en el mismo aeropuerto, donde los taxistas pidieron a los guardias civiles que controlaban su huelga que fueran a pedir los papeles a una furgoneta de la UIMP. Irrumpieron en aplausos cuando los guardias fueron a comprobarlo. «Y carecía de licencia» para ello, según ha explicado después el presidente de la Federación Cántabra del Taxi, Manu Andonio Ruiz. De hecho, hoy los viajeros que llegaron en el primer vuelo de la mañana (08.30 horas) y que se dirigían a la UIMP han tenido que coger el autobús que comunica el aeropuerto con el centro de Santander y de allí, ir a La Magdalena.

La segunda de las ocasiones ocurrió más tarde, con una furgoneta del Parking Parayas. En este caso, los taxistas le cortaron el paso en la carretera esperando que llegaran los agentes a pedirles la documentación. Este corte duró unos cinco minutos.

Así ha sido la concentración en el aeropuerto

Desde primera hora, los taxis, en fila, han ocupado todo el frontal del aeropuerto sobrepasando la curva a la altura de la torre de control. Con todo, han dejado libre el paso y no han cortado ninguna carretera. A las 08.30, con la llegada del primer vuelo a Santander, los pasajeros se han encontrado con toda la flota allí pero en huelga. Han tenido que utilizar el autobús municipal que comunica el aeropuerto con el centro de la ciudad. En una valla han colocado una pancarta en la que se lee 'No más VTC' y, también 'Un VTC=30 taxis', y en todos los vehículos han pegado carteles con lemas que piden 'Que se cumpla la ley' y explican que se trata de un 'Paro general del sector del taxi por nuestros derechos'. A la vez, reparten folletos explicando los motivos de su huelga a todos los viajeros.

Esta huelga, en un principio, tiene una duración de 42 horas, por lo que se extenderá hasta la medianoche del martes, día 31. Hoy por la mañana se celebró una asamblea para decidir qué acciones realizarán a lo largo del día. Su idea es que, del medio centenar de vehículos parados en el aeropuerto, al menos se queden una veintena allí mismo durante toda la jornada. Pretenden «que nuestra protesta se vea, que se entiendan nuestros motivos», comenta uno de los profesionales en huelga. Y notar, se nota, aunque hasta ahora no haya habido ningún incidente destacable.

La alcaldesa de Santander dice que los turistas «no deben preocuparse» porque hay una «maravillosa red de transporte público»

La alcaldesa de Santander, Gema Igual, ha considerado que los turistas y ciudadanos no deben preocuparse por la huelga de taxis, convocada hoy y mañana, porque ha resaltado la «maravillosa» red de transporte público de la ciudad y el trabajo de los hoteleros para que sus clientes no tengan problemas.

La alcaldesa ha resaltado la fiabilidad del transporte público de autobuses de Santander y, además, ha recordado que hay fijados servicios mínimos para esta huelga, que está desarrollándose en varias ciudades españolas.

Igual ha pedido a los turistas y ciudadanos que estos dos días usen «vías alternativas», aunque no cree que haya muchos problemas porque Santander «es una ciudad pequeña, hay alternativas, una red de transporte público maravillosa y los hoteleros, me consta, que se preocupan por sus clientes como para que nadie no pueda llegar al tren o al avión de vuelta a casa».