Real negocia con los jefes de Valdecilla una solución al «error» de los tribunales

Cirujanos de Valdecilla en plena intervención, en una imagen de archivo./R. Ruiz
Cirujanos de Valdecilla en plena intervención, en una imagen de archivo. / R. Ruiz

La consejera se entrevistó con una representación de los médicos excluidos de la valoración de la OPE para buscar un acuerdo e intentar frenar la ola de «indignación» generada

Ana Rosa García
ANA ROSA GARCÍASantander

La consejera de Sanidad, María Luisa Real, recibió ayer en su despacho a una representación de los jefes de servicio del Hospital Valdecilla con la intención de apagar el fuego encendido entre los profesionales por su exclusión de los tribunales de las próximas oposiciones de médicos especialistas. Los facultativos buscaban esta conversación desde el mismo momento en que conocieron, a través del Boletín Oficial de Cantabria (miércoles y viernes pasado), la composición de los tribunales y comprobaron con «sorpresa» que sus nombres no figuraban en ninguno de los 21 publicados.

El lunes se tuvieron que conformar con las explicaciones ofrecidas por el gerente del Servicio Cántabro de Salud, Benigno Caviedes, a quien trasladaron su malestar por la «falta de confianza» que demostraba la Consejería de Sanidad con esta decisión «intolerable», que les costaba pensar que se tratara de «un error», como defendió el propio Caviedes en declaraciones a este periódico. En ese primer encuentro con el gerente reivindicaron presidir los equipos encargados de evaluar a los aspirantes que pugnarán por una plaza fija, dentro de la Oferta Pública de Empleo (OPE) de 2017. Según defienden, eso fue lo que se les comunicó en diciembre, cuando se les pidió que presentaran la propuesta de los vocales de cada especialidad, así como los temarios y la bibliografía de cara a las pruebas selectivas. «La pelota está ahora en su tejado», declaraban como conclusión de la cita con Caviedes, confiando en que la Administración se diera cuenta de «la gravedad del asunto».

Consciente de la ola de «indignación» generada en el plantel de jefaturas de Valdecilla, la consejera intentó ayer reparar el desagravio. A lo largo de la mañana, convocó una reunión de urgencia con los facultativos «ofendidos» –al estar fuera de agenda retrasó hora y media el encuentro del Consejo de Administración del Hospital Virtual– en la que se negoció una solución alternativa para responder a la demanda de los jefes excluidos, y tratar a la vez que esa rectificación sea lo más ágil posible para no entorpecer el ya demorado proceso de las oposiciones.

De hecho, esta polémica ha generado bastante preocupación entre los médicos interinos, que llevan más de ocho años esperando esta oportunidad para convertirse en personal estatutario fijo y se lo jugarán todo en una examen tipo test. Dadas las escasas convocatorias para consolidar plaza, la participación se presupone elevada y la competencia muy reñida.

Pendientes de respuesta

Aunque la consejera eludió hacer declaraciones sobre el resultado del encuentro con los facultativos, según ha podido saber este periódico, la propuesta formulada pasaría por mantener a los presidentes designados en las resoluciones ya publicadas en el BOC –funcionarios de la Consejería de Sanidad–, pero se ampliaría el número de vocales de tres a cuatro para equilibrar la representación de los hospitales e incorporar a los responsables de Valdecilla de cada especialidad con plazas en liza. Así que ahora la 'pelota' vuelve a los médicos.

Los jefes de servicio que ejercieron como portavoces ante la titular de Sanidad informarán hoy por la mañana a sus compañeros sobre las nuevas condiciones puestas sobre la mesa y juntos decidirán si aceptan la oferta. Si es así, el conflicto podría quedar «encauzado».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos