Óscar Freire, el anfitrión perfecto

El tricampeón del mundo ejerció de torrelaveguense «ilustre» para recibir a la Vuelta a España en su velódromo

Óscar Freire (izquierda) saluda a su tocayo Óscar Pereiro en el podio de Torrelavega /Alberto Aja
Óscar Freire (izquierda) saluda a su tocayo Óscar Pereiro en el podio de Torrelavega / Alberto Aja
Susana Echevarría
SUSANA ECHEVARRÍASantander

La Vuelta llegó este martes a su casa, al velódromo Óscar Freire, y, como no podía ser de otra manera, el tricampeón del Mundo ejerció de gran anfitrión para recibir a la carrera y toda su parafernalia. El exciclista lleva ya casi seis años retirado (lo anunció cuando acabó la temporada de 2012), pero sigue levantando pasiones allí donde va. Cuando llegó ayer, a eso de las tres de la tarde, al velódromo –meta de contrarreloj entre Santillana del Mar y Torrelavega– una decena de chavales y sus respectivos padres hacía cola para hacerse un selfie con él. Freire, siempre con la sonrisa puesta, posó una y otra vez, sin pereza. Saludó a todo aquel que le daba la mano y se paró para hablar con todos los conocidos y «algunos desconocidos» que se encontró. Se acercó hasta la zona de podio y allí charló animadamente con exciclistas como Pereiro, Laiseka, Kiko García, Xavi Florencio, o periodistas como Ainara Hernando, Carlos Arribas... «Esto me gusta. Hoy he visto a mucha gente que hacía mucho tiempo que no veía. Con algunos he corrido y a otros les conozco porque son gente del ciclismo, directores, auxiliares, periodistas... Aunque te vas dando cuenta de que cada año quedan menos de los de siempre. Esto cambia mucho. Hay mucha gente nueva», se lamenta el exciclista torrelaveguense que a sus 42 años de edad luce estupendamente. Fino, muy fino, casi como cuando era profesional. Él presume de buenos genes, «menos en la altura», pero también habla de cómo se cuida. «Procuro cuidarme con la alimentación y salgo de vez en cuando en bicicleta. Dos días a la semana o así», confiesa. Pero sobre todo se mantiene en forma porque esta activo siempre. Es padre de tres hijos, sigue muy vinculado al deporte (ciclismo y automovilismo), lo que le obliga a acudir a compromisos y viajes de vez en cuando. Y ahora está metido en un proyecto para crear y sacar al mercado unas gafas, que él mismo ha diseñado y que llevarán su nombre. «Todavía estamos con el proyecto, pero creo que puede salir adelante algo muy chulo. Ya veremos», dice.

Ver más

Freire, ayer, hizo de todo: ejerció de torrelaveguense «ilustre», de cántabro, de exciclista, de campeón... La Vuelta llegó al velódromo que lleva su nombre, estuvo retransmitiendo la etapa para la televisión, junto a dos clásicos como Perico Delgado y Carlos de Andrés; y para completar el día le pidieron que subiera al podio para entregarle un reloj suizo al ganador de la etapa, el australiano Rohan Dennis. Fue el más aplaudido cuando salió con su pantalón vaquero corto, una camiseta azul y esa cara de eterno despistado. Claro, jugaba en casa.

Pero es que el lunes, también hizo labores de anfitrión. Reunió a un numeroso grupo de exciclistas profesionales, directores, seleccionadores y a cientos de aficionados al ciclismo para exigir al Gobierno una ley justa y que cese ya esa sangría de ciclistas muertos en las carreteras españolas. Freire fue la imagen de la campaña nacional #Porunaleyjusta y su convocatoria fue todo un éxito. «La concentración estuvo muy bien. Hemos hecho ruido, que era lo que queríamos. Se ha seguido mucho en la prensa y en las redes sociales, que aunque yo no tengo de eso, me lo han contado. Hay un grupo de excorredores que estamos muy comprometidos con este tema y tenemos que conseguir que se nos oiga. Yo salgo en bici habitualmente y tengo hijos y uno de ellos a veces sale ya en bici por la carretera conmigo; y sufro mucho cuando le llevo. Sé el peligro que corremos. Pero hay que intentar educar a los conductores y a los propios ciclistas para compartir las carreteras», sentencia Freire en un tono muy serio.

El líder, Simon Yates entra en la meta del velódromo Óscar Freire.
El líder, Simon Yates entra en la meta del velódromo Óscar Freire. / Alberto Aja

¿Y cómo vio la etapa el tricampeón del mundo? Pues la mayor parte de la crono, a través de un monitor desde el set de TVE. «La verdad es que hoy he visto poco ciclismo. Pero no me importa porque en esta vida yo ya he visto todo el ciclismo que tenía que ver. Además, una crono no es lo mismo que una etapa en línea», comenta.

Eso sí, Óscar se mostraba bastante «sorprendido» con la carrera que ayer se marcó el líder, Simon Yates. «Yo pensaba que iba a estar a la altura de Quintana en la crono, pero al final Yates ha hecho un tiempo extraordinario. En el podio he estado hablando con Valverde de ello. Alejandro me ha dicho que no estaba muy contento con la crono que había hecho. Pero es que a Yates le ha salido una contrarreloj perfecta», explica Freire.

Para el torrelaveguense, el británico que viste el maillot rojo de líder está «muy fuerte» y «si no falla él, será muy difícil quitarle la Roja». Freire no cree que al inglés «le pase otra vez lo que le ocurrió en el Giro», cuando se derrumbó en la última semana de la carrera, después de haber ganado tres etapas y llevar puesto durante 14 días el maillot de líder. «Lo único que le falta a Yates es un equipo fuerte, algo que sí tienen Valverde y Quintana, que están apoyados por un Movistar muy potente. Pero si Yates aguanta, la Vuelta se la puede llevar».

Y hablando de Movistar y de sus dos bazas para la general, Valverde y Quintana, Freire también tiene una opinión clara. «La etapa de hoy -por ayer- ha demostrado que Valverde es el líder y que Quintana tendrá que trabajar si Alejandro está fuerte en las etapas que restan».

Otra de las cosas que ha demostrado la jornada de este martes es que Cantabria y el ciclismo tienen un idilio especial. Aunque el buen aficionado a este deporte lo hubisese disfrutado mucho mas, ayer no hizo falta subir a los Machucos o a Peña Cabarga para que la gente se lanzase a las carreteras a seguir la Vuelta. «Ha habido mucho público en salida y en la meta y a lo largo de los 32 kilómetros de recorrido y eso que es un martes. Pero hoy en día sólo el Tour te consigue un lleno total en una etapa», destaca un Freire siempre atinado a la hora de valorar.

Las salidas y llegadas, punto de encuentro de profesionales y ex

La salida de la contrarreloj de la Vuelta a España estuvo llena de exciclistas profesionales cántabros y también directores y corredores en activo. Forman parte de esa tribu que en las salidas se da un paseo por gran parte de los autobuses donde descansan los ciclistas antes de la etapa. Siempre hay alguien a quien saludar. Si no es un director, es un corredor, o incluso varios, y sino un masajista o un mecánico amigos. En Santillana del Mar estaban, entre otros muchos, el director deportivo y ex ciclista Herminio Díaz Zabala, siempre un referente en el mundo del ciclismo; el también director Manolo Saiz, un experto en cronos y que antes de la salida daba como favorito a Rohan Dennis y advertía de que Valverde y Yates iban a estar muy igualados;el todavía corredor profesional David de la Fuente, que está a punto de terminar la temporada con su equipo el Aviludo-Louletano de Portugal; el seleccionador de ciclismo de Cantabria, Miguel Aguado Lombera 'Guri', que recordaba que ayer, día 11, hizo siete años que Juanjo Cobo ganó la Vuelta a España. Él era su masajista en el equipo Geox; y otro excorredor como Roberto Sierra, que es uno de los expertos conductores de la organización de la carrera; y Tino Zaballa, en esta ocasión colaborando con la emisora Radio Occidental.

Pero también hubo muchos que todavía no han llegado al profesionalismo, pero que no pueden faltar en los puntos de encuentro y las metas de la Vuelta: los chavales y chavalas de las escuelas de ciclismo de Colindres, de Camargo, de Torrelavega, de Los Corrales. Y juveniles como Iván Cobo, reciente medallista (logró dos platas) en los Campeonatos de España júnior de crono y en línea, y que está a dos semanas de afrontar la última cita importante de su última temporada como júnior: el Mundial sub 23 y júnior que se disputará en la ciudad austriaca de Innsbruck.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos