Este contenido es exclusivo para suscriptores

Vive informado todo el año y que nadie te lo cuente. Tu suscripción anual por solo 49,95€

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app solo para suscriptoresCartas de autor en tu emailOfertas y eventos exclusivos
Fútbol | Racing

Un escape sobre la bocina

La plantilla festeja la victoria./Celedonio
La plantilla festeja la victoria. / Celedonio

El Racing gana en Gobela con un penalti en el minuto 88 en un choque en el que el rendimiento fue de más a menos

SERGIO HERREROGetxo

Este sábado se han cumplido cinco años del día en que el Racing decidió morder la mano de quien le quitaba la comida. De su carcelero. De quien reía con sorna al otro lado de los barrotes. Aquel viaje de vuelta de Zamora, donde el equipo dirigido por Paco Fernández perdió y se desangró, sirvió de gabinete de crisis entre las butacas del autobús. «Se acabó», acordaron los miembros de ese 'Racing de los cojones' en una decisión que iba a dar la vuelta al mundo y supondría la liberación del club. Y un regate a la muerte de la entidad. Un lustro en el que la situación deportiva no ha mejorado demasiado, pero durante el que el paciente logró abandonar una Unidad de Cuidados Intensivos donde ya había recibido la extrema unción para vivir, ahora, preocupado, más esperanzado, en planta. La jaula de Gobela es la muestra gráfica de la situación verdiblanca. Encerrado en esta maldita categoría, sigue tanteando a ciegas el suelo para tratar de encontrar la llave que se le cayó a los okupas en su huida.

De momento, frente al Arenas, como en las salas de enigmas que ahora están tan de moda, el conjunto cántabro ha logrado escapar justo antes de que sonara la bocina. Sólo un penalti facilitado por el meta local logró dar lumbre a la escasa pólvora que sigue teniendo el equipo en la parte de arriba y que ha vuelto a tener un rendimiento descendente desde el pitido inicial al final. Se ganó, que es lo importante.

0 Arenas de Getxo

Txemi, Jordan, Gayoso (Jimmy, min. 76), Jesús Pozo, González, Matador (Júnior, min. 69), Xeber (Güemes, min. 81), Uranga, Dani López, Azkue y Zamorano.

1 Racing

Crespo, Nico Hidalgo, Julen, Gil, Olaortua, Sergio Ruiz, Cayarga, Kitoko (Rafa de Vicente, min. 51), Dani Segovia (Barral, min. 41), Noguera y Enzo Lombardo (Jon Ander, min. 73).

goles
0-1, min. 88: Rafa de Vicente, de penalti.
árbitro
Usón Rosel (Comité Aragonés). Amonestó a los locales Jordan, Pozo, Gayoso y a los visitantes Nico Hidalgo, Olaortua, Cayarga y Óscar Gil.
incidencias
Gobela. Césped artificial. Tarde apacible
El público
Algo más de 2.000 espectadores en el estadio vizcaíno. De ellos, cerca de un millar de seguidores verdiblancos que acompañaron a su equipo en el partido frente al Arenas
el detalle
El Racing hizo entrega de una placa al Arenas con motivo del centenario de la Copa del Rey conquistada por el club vasco hace cien años. Los jugadores verdiblancos lucieron brazalete blanco en memoria del exracinguista recientemente fallecido Francisco Sampedro.

La alineación de Iván Ania trajo alguna que otra sorpresa. La incógnita de ver quién sustituiría al sancionado Buñuel se disipó a eso de las 16.20. El míster eligió la opción, a priori, menos adecuada para el fútbol de Gobela: Nico Hidalgo. El granadino cumplió. Así, mantuvo a Kitoko en el doble pivote; le dio la titularidad a Cayarga en el extremo derecho y dejó la punta de ataque, en previsión de juego aéreo, a Dani Segovia. David Barral aún tendría que esperar, aunque no mucho. El caso es que Ania, en lugar de tratar de adaptarse al terreno y enfrentarse al Arenas, optó por combatir directamente a Gobela. Cara a cara. Y lo de rasear la pelota es tan valiente como arriesgado en este lugar. Porque esta jaula tiene poco que ver con aquel anuncio de una conocida marca deportiva en el que algunos de los mejores futbolistas del mundo eran encerrados para demostrar sus habilidades en equipos de tres.

David Barral dispuso de 49 minutos ensu segundo partido como racinguista

Pero en este tipo de campos, que minimizan las diferencias entre dos equipos aparentemente muy lejanos, lo importante está en, al menos, igualar la intensidad. Después la calidad decide. El Racing no sólo empató en esa faceta, sino que superó al Arenas en el inicio del encuentro, creando serios problemas a un conjunto local que se encontraba incómodo en su propia casa. Como tener un sofá de pinchos en el salón. Si la clave iba a estar en los balones por alto, el más bajito de la clase es el que iba a tener la primera ocasión clara. Un balón colgado al segundo palo lo remató de cabeza Cayarga por encima del larguero.

El equipo de Iván Ania volvió a mostrar sus problemas para crear peligro

La presión racinguista en la primera mitad convirtió al Arenas en un enemigo tembloroso. Los verdiblancos se dedicaron a menear con fuerza el árbol rojinegro, a ver si caía por fin la fruta. Lo que pasa es que, como los cántabros no lograban ponerse por delante en el marcador, el equipo vizcaíno estaba en disposición de, con muy poco, ponerse por delante. Y le faltó poco. Uranga remató de cabeza un balón que se marchó susurrando maldades al palo derecho de la meta de Iván Crespo.

Las claves

1
En la primera mitad, la intensidad racinguista encerró al Arenas.
2
Lesiones. Los problemas físicos de Segovia y Kitoko fueron contratiempos para Ania.
3
El bajón de siempre. Tras el descanso, el rendimiento racinguista decayó.
4
Romo en ataque. El Racing sigue teniendo graves problemas para generar peligro.
5
Un favor. Un error del meta Txemi propició el penalti que otorgó la victoria al Racing
6
Renta a salvo. Los tres puntos logrados en Gobela mantienen al equipo firme en lo alto
7
Victoria en la grada. Cerca de un millar de racinguistas empujaron a su equipo

En eso que, en el minuto 41, llegó el primer cambio de Ania. David Barral sustituyó a un tocado Dani Segovia en la delantera. El gaditano tenía la oportunidad de acabar con los graves problemas de cara a la portería rival que el Racing estaba evidenciando una tarde más. Pero no fue así. Porque el casi absoluto dominio verdiblanco no se tradujo en el marcador electrónico del estadio vizcaíno en los primeros 45 minutos. Y casi que tampoco en los siguentes si no llega a ser por el inesperado desenlace. Romo es un barrio de Guecho, tan romo como es el equipo de Iván Ania en ataque.

Zarpazos

Como los tigres, tigres, y los leones, leones de Torrebruno, los del Racing también quieren ser los campeones. En la jaula o en libertad. Y para seguir ese camino, en Gobela también había que ganar. Aquí no vale con parecer mejor. Hay que serlo. Como en los dos partidos anteriores, el equipo cántabro perdió fortaleza tras la segunda mitad. Una circunstancia agravada en el minuto 51, cuando Kitoko echó la pelota fuera, se llevó la mano al gemelo izquierdo y golpeó con rabia e impotencia el césped sintético. El mismo músculo que se lesionó en el encuentro de Llodio frente al Vitoria. No levanta cabeza el congoleño y ahora, con la llegada de Mario Ortiz aumenta la competencia en la zona. Rafa de Vicente sustituyó al africano. Y con el Racing dando síntomas de debilidad, el Arenas comenzó a creer. Por qué no.

Un remate de Uranga en el área pequeña tocó en un zaguero racinguista y Crespo atrapó. Los locales pidieron mano. En el otro extremo de la pajarera, un centro de Julen Castañeda lo tocó Barral y la posterior volea de Cayarga se estrelló en el cuerpo de un rival. Precisamente, el conjunto cántabro pidió poco después un posible penalti sobre el asturiano que el colegiado obvió. Alguno pedia el VAR, pero el único que había estaba al fondo a la izquierda y las únicas decisiones allí responden a la pregunta: ¿qué vas a tomar? Al colegiado le habría gustado tener videoarbitraje, porque el café se le estaba calentando por momentos.

Ania se decantó por Nico Hidalgo para sustituir al sancionado Buñuel en el lateral

Barral se durmió cuando se acercaba al área. Noguera ni remató un buen centro de Julen que le dejó solo delante de la portería. Y así el 0-0, que tan coqueto queda para la montura de unas gafas, seguía languideciendo el encuentro. Mientras tanto, el Arenas aprovechaba cuando tenía ocasión para perder un ratuco de tiempo, sin olvidarse de la portería de Crespo. Un centro chut de Xeber estuvo a punto de complicarle la vida al meta de Viveda.

Dani Segovia y Ritchie Kitoko se retiran lesionados

La victoria de Gobela tuvo daños colaterales y dos nuevos futbolistas pasan a engrosar la enfermería de La Albericia. En el minuto 41 del encuentro, Dani Segovia fue sustituido por David Barral. El madrileño sufre problemas musculares y será sometido a pruebas para comprobar el alcance de su dolencia. Mientras tanto, cuando había transcurrido poco más del encuentro, Ritchie Kitoko se llevó las manos al mismo gemelo izquierdo que se lesionó en la primera vuelta, en el partido frente al Vitoria, en Llodio. El congoleño salió del terreno de juego con una ostensible cojera y probablemente le esperan varias semanas de baja en una temporada en la que está teniendo muy mala suerte conlos problemas físicos.

A Iván Ania se le acababan los argumentos y decidió tirar de experiencia. De un Jon Ander que sabe moverse por los campos de la zona. Por si acaso al vitoriano se le ocurría liarla parda como la del fin de semana anterior frente al Mirandés. Había tiempo, lo que no estaba tan claro si había capacidad. Porque el Racing estaba completando una muy pobre segunda mitad. Tanto que, tras un córner botado desde la izquierda, fueron los propios jugadores verdiblancos los que casi sacaron la pelota de debajo de los palos de Txemi Talledo.

Y el portero fue el que tuvo que solucionar los problemas racinguistas en el minuto 87. Se le escapó un balón enviado por Cayarga y cuando Jon Ander se lanzó en su búsqueda, Pozo le agarró por la camiseta y el racinguista fue al suelo. Rafa de Vicente hizo la de Houdini para salir de la jaula. Engañó al meta local y abrió la puerta para salir con los tres puntos en la chistera. De donde el Racing sacó un triunfo de esos que otorgan campeonatos. De momento, mantienen la renta sobre los perseguidores bien a salvo.

 

Fotos