Fútbol | Racing

Ania: «Ha sido un subidón»

Iván Ania imparte instrucciones desde la banda. :: Daniel Pedriza/Daniel Pedriza
Iván Ania imparte instrucciones desde la banda. :: Daniel Pedriza / Daniel Pedriza

Iván Ania destaca la importancia de ganar «el partido más importante desde que comenzó la Liga», pero advierte que nada es definitivo y alerta de la presión que supone ser el líder y gran favorito

Aser Falagán
ASER FALAGÁNSantander

«Dimos un paso importante. No definitivo, porque todavía quedan 17 jornadas, pero antes de jugar este partido ya sabíamos que si ganábamos la cosa se iba a poner muy de cara. Eso no quiere decir que nos vayamos a relajar, ni mucho menos. Ya hemos tenido un colchón muy importante que en tres semanas se nos fue, así que eso nos debe servir de experiencia».

Iván Ania no ocultaba este domingo su satisfacción por el resultado. Lo hacía tras ofrecer una visión muy optimista del rendimiento del Racing, a veces superado por el Mirandés pero no tanto, a juicio del entrenador asturiano, para hacerse acreedor a la victoria. «Por número de ocasiones merecimos ganar», se reivindicaba el técnico pese a ser consciente de que su equipo se vio obligado a buscar el triunfo a la heroica; a veces «con más corazón que cabeza». Y, eso sí, la ambición verdiblanca tuvo premio.

Ver más

Ania es un entrenador satisfecho. «Este era el partido más importante que teníamos que jugar desde que comenzó la Liga y lo sacamos adelante. Veo un espíritu especial en el equipo cuando llegan estos partidos; el grito de guerra que dimos en el vestuario no era el mismo de otros días. Esto nos tiene que dar mucha confianza y una motivación extra para afrontar lo que queda de Liga y hacer ver que somos un equipo capaz de ser campeón, pero también tenemos claro que no va a ser fácil». Y ayer lo reconocía en la sala de prensa de los Campos de Sport: «Para todos ha sido un subidón».

«Dimos un paso importante, pero no definitivo, porque todavía quedan 17 jornadas»

Tiene, eso sí, muy claro que el mensaje debe ser de confianza y seguridad, pero no de complacencia ni relajación. Al contrario, «mandar en la clasificación desgasta y es un extra que se añade al hecho de ser el claro favorito. Para ser campeones no nos podemos relajar, y estar líderes significa más presión a la que ya tienes porque eres el claro favorito». Todo después de una victoria que ha dejado un gran poso en el racinguismo; una sensación de entusiasmo por mucho que su entrenador, como cualquiera, hubiera preferido «una victoria más calmada, no en el tiempo añadido».

«Ya hemos tenido un colchón muy importante que se nos fue. Nos debe servir de experiencia»

El partido

Pese a reconocer el dominio del Mirandés en el primer cuarto de hora, Ania reivindicaba la actuación de su equipo y su «merecida» victoria: «Antes de los últimos minutos tuvimos oportunidades suficientes para sentenciar el partido, pero no lo hicimos», explicaba antes de reconocer que «luego, cuando se te ponen por delante, es normal que te precipites un poco, que vayas más con el corazón que con la cabeza». Una forma de destacar la ambición de los suyos: «Asumimos riesgos que nos salieron bien. El equipo tuvo carácter, capacidad de reacción y su premio».

Todo después de una primera parte «igualada» en la que «ellos estuvieron mejor los primeros diez o quince, pero después por momentos fuimos nosotros mejores». Otra fue su visión de la segunda mitad: «Solo hubo un equipo. Ellos se juntaron atrás, teníamos una salida de balón fácil y tuvimos ocasiones para ponernos por delante, como la de Enzo».

«El grito de guerra que dimos en el vestuario no era el mismo de otros días»

Era el día para reivindicarse: «Nos gusta dominar los partidos y ganar sí o sí. En nuestros mejores momentos nos hacen el segundo gol y nos venimos un poco abajo», admitía el técnico para después destacar la reacción de su equipo y cómo no se conformó con el empate, buscando hasta la última jugada una victoria que se produjo precisamente así.