Ruta por el Asón, una de las zonas menos conocidas de Cantabria, pero de las más hermosas

Vista del Barranco de Rolacías desde el Mirador de Minudío./Marta García | Javier Tezanos
Vista del Barranco de Rolacías desde el Mirador de Minudío. / Marta García | Javier Tezanos

En esta marcha se contemplarán dos de los cuatro circos glaciares del Parque de los Collados del Asón: El de Hoyón de Saco, donde se filtra el agua que mana la Cascada del Asón y el glaciar de Bustalveinte, que es el más largo del parque ya que tiene 7 kilómetros

MARTA GARCÍA | JAVIER TEZANOSSantander

La zona del nacimiento del Asón, es una de las menos conocidas de Cantabria, pero sin duda es una de las más hermosas. Con el fin de garantizar la conservación de tan bellos parajes se declaró como Parque Natural de los Collados del Asón el 18 de febrero de 1999, que se ubica íntegramente en el término municipal de Soba. La extensión del mismo es de 4.740 ha de las cuales 4.020 ha son de monte público, más 720 ha de terreno de propiedad privada. Las altitudes están comprendidas entre los 250 del núcleo del pueblo de Asón y los 1.575 de Peña Lusa, 1.512 de Imunia. El Picón del Fraile (1.619 m) fue excluido del Parque por estar ocupada su cima con una base militar.

Datos de la marcha

Subida acumulada:
925 metros
Bajada acumulada:
925 metros
Distancia estimada:
15,5 km, con las siguientes distancias parciales: Collado del Asón a la Cabañuca Nueva, 2,3 km; al Collado de Saco, 2,2 km; al Mirador de Minudío, 1,7 km; al Colina, 1,3 km; al Collado de Haza Fuentes, 0,6 km; a Brenacobos, 0,9 km; al Comienzo del Canal de las Hazas del Respiradero, 1,6 km; a la Cabaña de Concinchao, 1,1 km; al Alto de la Posadía, 1,4 km; al Collado del Asón, 2,4 km.
Duración previsible:
5 a 6 horas.
Dificultad:
Mediana, por el desnivel a salvar, aunque por buenos caminos (salvo algún tramo karstificado), sin pendientes excesivamente fuertes.

En la marcha que se expone se contemplarán dos de los cuatro circos glaciares del Parque: El Glaciar de Hoyón de Saco, donde se filtra el agua que mana la Cascada del Asón (esto se sabe por las pruebas de coloración realizadas) y el glaciar de Bustalveinte, que es el más largo del parque ya que tiene 7 km. Éste se unía a través de una cascada de bloques con la lengua que bajaba del glaciar de Hondojón cerca del Alto de La Posadía. Discurrieron hacia el Collado del Asón y alcanzaron una altitud de 400 m, la cota más baja de toda la península Ibérica. Hubo un cuarto glaciar, el de Zucia, que al contrario de los otros tres carecía de lengua glaciar. Además, se subirá a la Porra de la Colina (también llamado Colina), que no debe confundirse con el Porracolina (1.414 m), situado al NO. El Colina (1.448 m) es una cima muy característica e incluso más elevada que la montaña anterior, aunque no tan conocida y ascendida.

Colina desde el Collado de Haza Fuentes.
Colina desde el Collado de Haza Fuentes.

Recorrido

Se sale del aparcamiento del Collado del Asón (686 m) donde se puede observar un panel de inicio con el mapa topográfico del Parque en el que viene descrita la Ruta del Glaciar de Hondojón (PR-S 66). Se toma (O-NO) la pista que va a Bernavinto. Enseguida se pasa junto a una explotación ganadera y 280 m después se encuentra la fuente de Fuentebezón (a la izquierda del camino, poco antes del paso canadiense), que tiene agua todo el año y de la que dicen los sobanos que quien bebe de sus frías aguas aumenta su fertilidad. Parece ser que algunas parejas han venido a Soba, han bebido de ella y las señoras han quedado embarazadas. Varias de ellas han vuelto posteriormente con la criatura para enseñarle la fuente.

Se sigue ascendiendo por la pista y las vistas invitan a pararse para disfrutar de la belleza del valle fluvial del Asón, en el que la carretera se retuerce en continuos zigzags para poder alcanzar el collado. Subiendo la mirada y recorriendo del NE al NO se pueden ver los picos de la Porra del Mortillano (límite del Parque Natural al NE), el Mazo Chico y el Mazo Grande, tres cumbres que en sus entrañas esconden el sistema subterráneo más grande de España con 114 Km de longitud, los espeleólogos suelen decir: «Si un día te levantas y no ves el Mazo Grande no te asustes, se ha hundido». Hacia el E (izquierda) se ve la plataforma de abrasión del Glaciar de Bustalveinte.

Después de 1,5 km de la salida se pasa junto a unos cabañales (derecha). Las cabañas cercanas a la pista son las de Respijadiru y las más lejanas las de Horneo. Este cabañal es uno de los mejor conservados del Parque, aunque apenas queden restos de los tejados de lastras. Hasta hace 20 años aquí estaban todas las cabañas habitadas y hasta celebraban la fiesta del Santo, pero con las nuevas normativas de la PAC (Política Agraria Comunitaria) este tipo de ganadería fue desapareciendo y los paisanos asentándose en el Valle para poder hacer producciones acordes a la normativa. Los árboles que acompañan a estas cabañas (y al resto de cabañas del Parque), son fresnos, pues la gente que aquí habitaba era tremendamente supersticiosa y plantaba estos árboles para ahuyentar tormentas y brujas, también se utilizaban para fabricar las cebillas (apero que se pone al pescuezo de las reses, para amarrarlas a los pesebres). Además, en invierno, cuando empezaba a escasear el alimento, el ganado usaba las hojas del fresno como forraje. Los muros que delimitan estas praderías, son construcciones a canto seco pues no llevan cemento ni cualquier otro material para su sujeción.

Nada más pasar el cercado de estos campos hay una vereda de atajo (NO, derecha) que sube hasta las últimas cabañas de Horneo. Se puede seguir este camino, pero suele estar muy embarrado, así que generalmente no es aconsejable hacerlo. Además, el recorrido marcado continúa por la pista hasta alcanzar un rellano (870 m), donde un poste indicativo marca el camino del PR-S 77 Vuelta a Colina.

Lapiaz de Brena de Colina.
Lapiaz de Brena de Colina.

Siguiendo esta nueva dirección, continúa la ascensión por el camino carretero para llegar al cabañal de Horneo (890 m), caracterizado por un marcado aprovechamiento ganadero. La cabaña de la izquierda, que está dentro de un cerrado casi circular se denomina Cabañuca Nueva, ya que es la última que se construyó en esta zona. Siguiendo la ascensión, por la zona de 'El Sutío', se dejan los Castros de Horneo a la izquierda, se trata de grandes bloques de piedra caliza tumbados hacia el N, debido a la inestabilidad del terreno arcilloso sobre el que están asentadas. Mirando hacia atrás se verán los imponentes Campanarios (1269-1247m), una gran mole de piedra caliza que han ido erosionando los agentes moldeadores.

Continuando por el antiguo camino carretero, éste se adentra en el Monte Asón, un precioso hayedo asentado sobre el sustrato calizo que domina toda la ruta, donde el haya (Fagus sylvatica) es prácticamente la única especie dominante, si bien se puede encontrar algún ejemplar acebo (Ilex aquifolium). Un poco antes (1.080 m) de salir del Hayedo se accede a la Cuesta de La Rabía, que tiene un desnivel importante, una vez superado este escollo se llega al Cabañal de Saco (1.140 m en el primer cercado). El paisaje se encuentra dominado por un mosaico de prados, cabañas y muros de piedra, que alternan con zonas de landa atlántica de brezos y tojo.

Después de dejar dos cercados a la derecha, se entra en un callejo, entre el segundo de estos y una finca alargada, que pasa junto a una cabaña, después de lo cual se alcanza el Collado de Saco (1.163 m.) (realmente, el collado queda un poco a la izquierda, pasándose por la cota 1.167 m), que queda dentro de un bosquete. Una vez salido de éste el camino baja por una vereda de ganado muy bien definida entre brezo y tojo.

Hoyón de Saco. La 'Lastrera' (plataforma de abrasión del Glaciar de Saco). Vista del Barranco de Rolacías desde el Mirador de Minudío.

El camino vuelve a subir y comienza a dar una amplia curva a la izquierda, por la que el trazado del PR-S 77 se desvía para librar 'La Lastrera', como se denomina la plataforma de abrasión del Glaciar de Saco. Si las piedras de La Lastrera están secas, es recomendable de adentrarse en esta plataforma, ya que se pueden apreciar gran número de fósiles marinos del cretácico superior. Es necesario hacer la salvedad que caminar por esta plataforma está totalmente desaconsejado en caso de nieve, ya que las probabilidades de meter una pierna en una de sus grietas son muy altas, con el peligro de rotura. Esto no sucede estando la piedra seca, ya que se pueden sortear estas grietas sin ninguna complicación.

La «Lastrera» (plataforma de abrasión del Glaciar de Saco).
La «Lastrera» (plataforma de abrasión del Glaciar de Saco).

Si se observa esta plataforma, está situada en una colladina (1.176 m), que realmente fue la salida del hielo formado en el Circo Glaciar de Hoyón de Saco. Esta la cubeta glaciokárstica, después de la glaciación se convirtió en un lago glaciar. Las filtraciones fueron haciendo camino hacia los canales subterráneos. La erosión posterior formó esta gran torca cónica (1.132 m en el fondo), que se puede ver a la izquierda del camino. El agua que se sume por esta dolina va a parar al Nacimiento del Asón, después de recorrer 12 km de galerías subterráneas.

Hoyón de Saco.
Hoyón de Saco.

Al pasar por el borde del Hoyón de Saco se podrá contemplar este espectacular sumidero. Después de pasar esta zona karstificada se continúa hacia el N, dejando el PR, para comenzar la subida, por otra zona karstificada (con varios cortados, por lo que hay que seguir el camino más marcado) después de la cual se sale a terreno herboso y se alcanzará el Mirador de Minudío (1.300 m) (mal conocido como Mirador de Saco). Desde el saliente de este balcón se divisa (NO, izquierda) el todo el Cordal del Porracolina (1.414 m) y al otro lado del valle del Asón (NE), Peña Rocías (1.342 m) y Mortillano (.1411 m). A los pies se abre el espectacular valle fluvial del Barranco de Rolacías, caracterizado por la alternancia de estratos sedimentarios denominados 'Hazas' por la población local.

Una vez deleitados con las maravillosas vistas del lugar, se sigue subiendo (SO, para luego virar a S), por senderos de ganado (balizados) que recorren el borde del acantilado de Rolacías. A media cuesta se encuentra un farallón, que es necesario franquear por el paso del Callejón de la Colina. Continuando la subida no se tarda en alcanzar el Colina (1434 m), el punto más alto del itinerario.

Este pico es más conocido como Porra de la Colina, aunque los sobanos lo denominan simplemente Colina. La parte superior del Colina es una meseta de forma ovoidal, de 220 x 120 m, cuyos bordes son inexpugnables farallones, salvo por algunos puntos de suaves accesos. Desde esta cumbre se divisa gran parte de este Espacio Natural Protegido (algo parecido a lo que se divisó desde el Mirador de Minudío). Además, se abre una gran panorámica del relieve de Cantabria, pudiendo apreciar la disposición de los diferentes valles fluviales de la región en sentido S-N.

Cabaña de Concinchao.
Cabaña de Concinchao.

En primer lugar, al NO la cima doble del Porracolina (1.414 m), al que se puede llegar siguiendo el cordal que parte del Carrío (el monte adyacente al SO). A los pies se encuentra el Barranco de La Sota, con sus cabañas, aún habitadas en verano. Al E, Hoyo Grande (Hoyón de Saco), enorme sumidero por el que pasó al subir. Al otro lado del valle del Asón, el Macizo del Mortillano, con Peña Rocías y los Porros del Mortillano.

Se continúa hacia el S-SE por la zona superior de esta meseta, hasta encontrar un marcado camino, que hacia la derecha (SO) pasa por un escote del farallón superior de Colina y continúa bajando (primero al O para ir virando al SO) hasta llegar al Collado de Haza Fuentes (1.352 m) (mal conocido como del Alto de las Estacas), divisoria del Monte Colina y el Alto del Carrío (1435 m), desde el que se distinguen perfectamente las cabañas del Barranco de la Sota. En este punto hay una bifurcación. El camino de la derecha (dejando el Alto del Carrío a la izquierda) se dirige a Valdició y el de la izquierda es que se ha de seguir.

Poljé de Bernavinto con su arroyo meandriforme Rubridillo.
Poljé de Bernavinto con su arroyo meandriforme Rubridillo.

El camino continúa hacia el SO, por la falda S del Alto del Carrío, denominada Brena de Colina. Dentro de esta breña existe un gran lapiaz muy karstificado, con grandes grietas, que es impracticable (salvo por un difícil paso no recomendable y que conocen pocas personas), por lo que es necesario rodearlo. Así, el camino sube ligeramente, va hasta el extremo O del lapiaz y da un giro de 180º, para continuar por las denominadas Escalerucas de Brenacobos y llegar junto a los cercados de las Majadas de Brenacobos, que se dejan a la izquierda, por una senda formada por grandes conchas. Junto a las Escalerucas existe una piedra grande, que un día estuvo cerrando casi todo el paso. Fue puesta allí por los de Valdició, para que el ganado no se pasase a la otra demarcación.

Cañón de Las Hazas del Respiradero o Cañada de Moncrespo.
Cañón de Las Hazas del Respiradero o Cañada de Moncrespo.

Paralelo al cercado de las cabañas de Brenacobos hay un arroyo. Si se sigue hacia su nacimiento se encontrará un pequeño pilón, pues unos pocos metros por encima de éste se encuentra una surgencia de agua muy fría y de excelente calidad, con la que se puede saciar la sed.

Enseguida se entra en un sendero entre brezos, que describe una amplia vuelta (a la izquierda) rodeando el Hayedo de Moncrespo, dejando abajo a la derecha el Campo de Brenalengua. Finalmente se adentra en este bosque y se llega al acceso al Cañón de Las Hazas del Respiradero, o La Cañada de Moncrespo como lo llaman los lugareños. Una vez bajada ésta, se sale a zona despejada, dando vista al Poljé de Brenarromán, mientras se camina por un sendero al borde del farallón que limita esta campera por el NO. Siguiendo la bajada se llega a la Cabaña de Concinchao (989 m) la cual sirvió de refugio a los Maquis después de nuestra Guerra Civil. En este punto el camino da un fuerte quiebro (SO), para rodear un cercado y una zona bastante karstificada, volviendo enseguida a la dirección SE (que pronto tiende al E).

El tramo siguiente, que baja suavemente, discurre por encima del Poljé de Bernavinto caracterizado por su arroyo meandriforme Rubridillo que se filtra por un ponor (sumidero) y en épocas de lluvias copiosas y desnieves forma un gran lago. Enseguida se llega al Alto de la Posadía (896 m), donde se tomará la pista ganadera que conduce de nuevo al aparcamiento de Los Collados del Asón (685m).

Cabañal de Brenacobos.
Cabañal de Brenacobos.

Literatura consultada para texto y fotos

http://www.cantabriaorientalrural.es/agenda_turismo_ampliada.php?id_Agenda=121

http://tallerempleommsi.blogspot.com/2009/06/vuelta-colina-collados-del-ason.html

http://senderismocantabria.wordpress.com/2010/08/06/vuelta-a-la-porra-de-la-colina-cueva- turrutuerte-canales-del-silencio/

Nota

Es muy probable que los topónimos que se muestran en este escrito no coincidan con los que se usan frecuentemente al hablar de este recorrido. Sin embargo, se deben memorizar y, en lo sucesivo, tratar de utilizar sólo los que aquí se describen, ya que son fruto del trabajo de Marta García Martínez (propietaria de la ganadería Val del Mazo, en Cañedo) para recuperar los antiguos topónimos, para lo cual ha preguntado a todas las personas mayores de Soba.

 

Fotos

Vídeos