Los bomberos rescatan a un perro atrapado en el río Saja en Ruente

Los bomberos, junto al perro que rescataron en el cauce del río Saja. / Javier Rosendo

El can no corrió peligro de ahogarse porque no bajaba demasiada agua

Lucía Alcolea
LUCÍA ALCOLEARuente

Efectivos del Parque de Bomberos de Valdáliga rescataron el mediodía de ayer a un perro que se había quedado atrapado en el río Saja, a la altura del municipio de Ruente. Por suerte, el río bajaba sin demasiada agua, por lo que el can no corrió peligro de ahogarse, sino que su cadena, de unos tres o cuatro metros de larga, se había «trabado» entre las piedras del río, por lo que el animal no podía moverse. «Al parecer lo vio un vecino que paseaba cerca de la carretera», que fue quien dio el aviso a los servicios de emergencias. Enseguida se personaron en el lugar los bomberos del parque de Valdáliga, que procedieron a rescatar al animal, «que se encontraba visiblemente asustado y solo», concretaron.

Se trata de un ejemplar que llevaba chip, por lo que miembros de la Guardia Civil que también se presentaron en lugar, procedieron a realizar las labores pertinentes para identificar a su propietario. «Tras el rescate, el perro sólo quería irse a su casa», explicaron.

El último suceso de estas características que tuvo lugar en Cantabria se registró en Castro Urdiales el pasado mes de noviembre de 2018, cuando los bomberos tuvieron que rescatar a un perro que había saltado por el acantilado situado en las inmediaciones de la iglesia de Santa María. Por suerte, ambos canes fueron salvados.