La población repunta en Santander por vez primera en nueve años

En la capital se consiguió aumentar el censo de habitantes a lo largo de 2017 aunque el balance de la última década es negativo./Javier Cotera
En la capital se consiguió aumentar el censo de habitantes a lo largo de 2017 aunque el balance de la última década es negativo. / Javier Cotera

Cantabria contabilizó 580.229 residentes a 1 de enero de 2018 tras sufrir un mínimo retroceso del 0,01%. Torrelavega y Camargo siguen perdiendo vecinos

Violeta Santiago
VIOLETA SANTIAGOSantander

Cantabria contabilizaba 580.229 empadronados a 1 de enero de 2018 (hace justo un año) lo que significa que la población sigue a la baja, si bien es cierto que la última caída es significativamente más contenida que las anteriores, donde la pérdida de residentes se contó por cientos. Desde el 1 de enero de 2017, la comunidad autónoma retrocedió en 66 personas (sólo un 0,01% en términos relativos), una cifra que dista mucho del repliegue que se había contabilizado un año antes (de 2016 a 2017) cuando se dieron de baja en los censos 1.911 personas. En la última década, la comunidad no ha dejado de perder residentes: en 2008, la cifra oficial del padrón era de 582.138 personas.

En Cantabria viven 17.101 mujeres más que hombres. Ellas representan el 51,48% de empadronados pOR SEXO

Y aunque la caída mínima es noticia, mucho más lo es lo ocurrido en Santander -la mayor ciudad del territorio- que por fin se permite un respiro: frente a años de desplome libre del padrón, esta vez la capital ha sumado vecinos. Casi un centenar (93, para ser exactos) que, en términos absolutos puede no ser muy relevante, pero lo es si se tiene en cuenta que el padrón santanderino llevaba nueve años restando nombres y, en algunos ejercicios, llegó a perder en 12 meses hasta 1.779 (ocurrió de 2014 a 2015). A 1 de enero de 2018 Santander contó un total de 172.044 empadronados.

Los números los acaba de hacer públicos el INE (Instituto Nacional de Estadística) que ha concluido que en la fecha citada había 46.722.980 personas registradas en España. Desde el instituto explicaron que la cifra es definitiva, y las correspondientes a comunidades, provincias y municipios son las oficiales, con las que se cierra el padrón a todos los efectos de cara a las próximas elecciones municipales y autonómicas que tendrán lugar el próximo mes de mayo. En Cantabria, 39 ayuntamientos (de 102) sumaron parroquianos, mientras que otros 62 vieron bajar el censo. Solo uno, Pesquera, no ha apuntado movimiento alguno: al terminar 2016 tenía 68 vecinos y, un año después, sigue teniendo los mismos.

Un total de 39 ayuntamientos ven retroceder sus censos. Otros 62 los aumentan pOR MUNICIPIOS

Otro dato a destacar es que la mayoría de residentes de Cantabria son mujeres. Al empezar 2018, ellas eran el 51,4% de los empadronados (un total de 298.665) mientras que el 48,53% eran hombres (281.564). Es más, el número de varones descendió respecto al año anterior, mientras que el de las mujeres aumentó. En la comunidad residen 17.101 mujeres más que hombres.

Por municipios

Pese a que Santander registra un ligero aumento de población, la ciudad sigue muy lejos de las cifras de hace una década tras el éxodo masivo registrado en varios años a municipios residenciales cercanos como Camargo, Santa Cruz de Bezana o Piélagos, con vivienda más asequible que en la capital. En 2008, el padrón santanderino retrataba a 182.320 personas, por lo que la diferencia, en una década, es de más de 10.000 personas: de media, al año, la ciudad restó un millar de vecinos, tendencia que parece haberse frenado, si bien los expertos siempre recomiendan coger periodos de al menos cinco años para poder hablar de inclinación.

Pesquera no ha registrado movimiento. Tenía 68 vecinos y sigue teniendo los mismos un año después lA EXCEPCIÓN

No corren la misma suerte que Santander otros dos grandes municipios como Torrelavega y Camargo, que siguen desangrándose. La cabecera del Besaya tan solo registraba 51.687 empadronados al acabar 2017, lo que supone que perdió otros 347 respecto al conteo precedente. El retroceso se ralentiza si se compara con años anteriores, pero en la última década Torrelavega ha perdido ya 4.223 vecinos.

Algo similar ocurre con Camargo, que al acabar 2013 ya se apeó de los 31.000 residentes y no los ha recuperado. Va en un goteo lento hacia abajo (30.766 en 2014, 30.611 en 2015, 30.556 en 2016) hasta haberse quedado en esta ocasión en 30.230. El Astillero, por su parte, recupera población respecto a 2008, pero en el último padrón había bajado en comparación al cierre de 2016, aunque en una reducida cifra de 12 personas. En el lado de los perdedores hay que apuntar esta vez, también, a Laredo, que ha visto desaparecer a casi 200 personas de su registro oficial. O a Reinosa, referencia en Campoo, que computó 236 personas menos.

Uno de los municipios más despoblados, San Miguel de Aguayo, perdió siete habitantes en 2017 Más vacío

Tendencia contraria siguen Castro Urdiales (que ya es el tercer municipio de Cantabria, por delante de Camargo), Piélagos y Santa Cruz de Bezana. En Castro se registraron 160 personas más y, aunque su padrón ha avanzado y retrocedido varias veces en la última década, el saldo actualmente es positivo. El municipio lleva varios años incentivando a los residentes para 'oficializarse' ya que durante mucho tiempo sus habitantes no daban el paso de empadronarse, ya que seguían registrados en sus lugares de origen (sobre todo los del País Vasco). En Piélagos también continúan añadiendo: han pasado ya de los 25.000 vecinos (25.223) tras haberse empadronado 305 personas en un año. Bezana, por su lado, contabiliza hoy 12.964 empadronados, 146 más.

Castro Urdiales, Piélagos y Santa Cruz de Bezana vuelven a sumar nombres a sus registros oficiales Siguen al alza

Entre los municipios más pequeños de la región, los hay que suben, caso de San Pedro del Romeral, Santiurde de Reinosa o Las Rozas de Valdearroyo (estos dos últimos suman tres o cuatro nombres al padrón), pero en su mayoría siguen despoblándose. Pasa en San Miguel de Aguayo, que ha perdido siete vecinos y ya solo contabiliza 147, o Polaciones, que pierde uno para fijar su número de empadronados en solo 238. Tudanca también va para atrás (cinco menos), lo mismo que Anievas, Herrerías, Lamasón, Luena, Arredondo o San Roque de Riomiera, cuyo descenso es imparable y cada año están más vacíos.

Cantabria es uno de los 26 territoriosque pierden residentes

Un total de 26 provincias, entre las que se cuenta Cantabria, perdieron población a lo largo de 2017, según los datos de la Revisión del Padrón Municipal recién publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Además de esta región, fueron para atrás Albacete, Asturias, Ávila, Badajoz, Burgos, Cáceres, Cádiz, Ciudad Real, Córdoba, A Coruña, Cuenca, Granada, Huesca, Jaén, León, Lugo, Ourense, Palencia, Pontevedra, Salamanca, Segovia, Soria, Teruel, Valladolid y Zamora.

Madrid fue la comunidad autónoma donde más aumentó el número de registrados: creció en 70.895 y hay que tener en cuenta que lleva aumentando tres años consecutivos. Le siguen Barcelona (con un incremento de 33.313 habitantes en 2017), Alicante (con 13.487 más) y Baleares (con 12.909 más). Por capitales de provincia, Madrid también fue la que más creció en el último padrón con un aumento de población de 40.353 habitantes. De lejos, la siguen: Murcia, con un aumento de población de 3.939 habitantes; Valencia, con un incremento de 3.605; Palma de Mallorca, con 3.169 más, y Vitoria-Gasteiz, con una variación positiva de 2.200.

Por el contrario, Cádiz fue la capital que más decreció al caer su población en 1.069 personas, seguida de Huelva cuya población disminuyó en 857 personas; y Valladolid, con 849 habitantes menos.