Los vecinos de La Inmobiliaria se quejan por la suciedad de las calles y el estado de los jardines

Los vecinos de La Inmobiliaria se quejan por la suciedad de las calles y el estado de los jardines
Luis Palomeque

Residentes y comerciantes reconocen que muchas de las situaciones se deben a conductas incívicas, pero piden más limpieza y mayor presencia policial

David Carrera
DAVID CARRERATorrelavega

La necesidad de más actuaciones de la Policía Local, la deficiente limpieza de las calles, lo mismo que sucede en los parques y jardines, así como la poda del arbolado y baches en las calzadas suponen la mayoría de las quejas y reclamaciones de los vecinos y comerciantes del barrio de La Inmobiliaria. Los residentes de este popular barrio del centro de Torrelavega reconocen que las últimas inversiones realizadas en la zona han contribuido a mejorar la imagen de la barriada, pero reclaman una limpieza «más eficiente» de las calles y mayor presencia policial para evitar que algunos vecinos «dejen la basura donde quieren», porque como explica Alfonso García, «no se molestan ni en meterla en los contenedores». «Eso por no hablar de cosas que se dejan en mitad de la calle, como colchones o lavadoras viejos», apunta este ciudadano que vive en la calle Julián Urbina.

A la conversación se une Milagros, vecina de Leonardo Torres Quevedo, que asegura que «los barrenderos limpian desde primera hora de la mañana pero no es suficiente porque hay calles en las que hay que meter las máquinas para acabar con la suciedad». «Creo que el problema es que se necesita más personal porque una persona sola no puede con todo el barrio, y sí es cierto que hay determinadas zonas en las que parece que no se limpia», agrega.

El presidente de la asociación de vecinos Ríoindiana, GonzaloLlamosas, dice que estas quejas ya han sido trasladadas al Ayuntamiento para que se tomen medidas destinadas a la mejora del servicio de limpieza de las calles. «Entendemos que el barrio ha mejorado su imagen con el arreglo de las calles, nuevos puntos de luz, mobiliario urbano moderno y la semipeatonalización de algunos viales pero queremos que las calles estén más limpias porque hay zonas en las que se acumula la basura y la suciedad», comenta. En este sentido, se refiere a los alrededores de la iglesia de La Asunción, «en pleno corazón del barrio», y «donde es una vergüenza ver como desde primera hora de la mañana hay gente tomando cervezas y que deja por ahí tirada toda la basura, de latas y bolsas, sobre todo». Llamosas recuerda que por este motivo el Ayuntamiento se vio obligado a vallar el entorno del Centro Cívico Lázaro Baruque, ubicado junto a la iglesia, porque «siempre estaba lleno de jóvenes y no tan jóvenes que hacían allí su botellón».

Plaza Chanete

La entrada a la Plaza Chanete, convertida en una cueva rupestre del paleolítico, con las pinturas en el techo de las Cuevas de Altamira y en los laterales con las pinturas de la Cueva del Castillo (Puente Viesgo) y de Hornos de la Peña (San Felices de Buelna), declaradas Patrimonio de la Humanidad, vuelve a estar cerrada un año y medio después de estas mejoras.

El presidente de la asociación de vecinos, GonzaloLlamosas, explica que después de varios intentos para que el Ayuntamiento limpie el espacio, «no nos ha quedado otra opción que devolver las llaves de la plaza». De este modo el mural del colectivo 'Actos Reus' ya no puede ser disfrutado por los vecinos con la plaza cerrada.

La gestión de residuos sólidos (recogida y limpieza de las calles), la acumulación de la hoja de los árboles en el suelo, los restos del botellón y la suciedad en el entorno de los contenedores de basura por la acción de los rebuscadores es una constante desde hace años, según los vecinos que insisten en que «la inacción de la Policía Local permite que estas conductas incívicas estén a la orden del día». Al margen de la limpieza en las calles, residentes y comerciantes destacan también los problemas de convivencia e inseguridad ciudadana, pese a las fuertes inversiones en la reurbanización de calles.

En el bar Lebanza, un clásico del barrio, ubicado en la calle Bonifacio del Castillo, dicen que «el problema no es la falta de limpieza, que a todos nos gustaría que fuera mayor, es la conducta de algunos vecinos que dejan la basura fuera de los contenedores o en cualquier parte». «Aquí pasa el barrendero todos los días por esta calle, pero a mediodía ya está la acera llena de hojas de los árboles, sobre todo en esta época, y nosotros mismos las tenemos que retirar algunas veces. Y lo que si es cierto es que la ayuda de máquinas limpiadoras ayudaría a mejorar el servicio», añade.

Un poco más adelante, en dirección a la iglesia de la Asunción, en la cervecería Los Alpes, en Ceferino Calderón, consideran que el servicio de limpieza «funciona», sin embargo piden al Ayuntamiento que lleve a cabo otro tipo de medidas como la desratización, ya que «en numerosas ocasiones se les ha trasladado quejas por la creciente presencia de ratas en el barrio». «Salen y entran como quieren del local de la antigua discoteca Forma. Creo que el Ayuntamiento debería dirigirse a los propietarios para que tomen medidas o que actúe y luego les pase la factura pero no sirve de nada hacer inversiones en el barrio si luego tenemos ratas campando a sus anchas por mitad de las calles», lamenta la dueña del bar. Por último, los vecinos critican el mal estado de los jardines y las zonas verdes que hay junto a la iglesia. A ello añaden que la iluminación en la zona «es escasa», lo que consideran «un peligro» porque gran parte de la población de La Inmobiliaria es mayor «y en esta parte en concreto estamos en tinieblas».

 

Fotos

Vídeos