Valdecilla instalará en 2018 un quirófano de última generación para cirugías cardiovasculares

Valdecilla instalará en 2018 un quirófano de última generación para cirugías cardiovasculares

Se trata de un equipo de rayos de tecnología de alta resolución, conocido como híbrido, que permite tratar problemas vasculares de forma más precisa y menos invasiva

DM

Intervenciones que años atrás solo podían realizarse a corazón abierto hoy en día disponen de alternativas mínimamente invasivas en las que la radiología y la cirugía cardiovascular van de la mano, con más precisión y menos riesgos. La demanda es creciente, como demuestran las listas de espera que acumulan este tipo de procesos, de ahí que los hospitales apuesten por incorporar quirófanos específicos para este tipo de intervenciones, a los que se les ha bautizado como híbridos. Por primera vez, Valdecilla contará con uno, destinado principalmente para resolver problemas vasculares o, lo que es lo mismo, para realizar operaciones que permiten «navegar por los vasos sanguíneos» para dilatar arterias obstruidas o tratar casos de aneurismas (cuando se ensanchan de más y hay riesgo de ruptura) mediante la colocación por catéter de un injerto de tubo minúsculo (endoprótesis).

Aunque el término híbrido se asocia de inmediato con el mundo del motor, para referirse a vehículos que combinan la combustión con la electricidad, su significado en el ámbito sanitario es bien distinto. Si en el primero se ahorra impacto ambiental, en el segundo el gran beneficiado es el paciente, que no solo recibe una radiación menor sino que puede ser sometido a intervenciones complejas de forma mucho menos traumática. «Se trata de una sala de rayos de alto rendimiento con las condiciones de esterilidad de un quirófano y se denomina híbrido porque combina la cirugía abierta con un procedimiento radiológico intervencionista mediante sofisticadas técnicas de imagen», explica José Francisco Gutiérrez, jefe de servicio de Cirugía Cardiovascular de Valdecilla, la especialidad que más ha defendido ante la Gerencia este proyecto que ahora por fin está cerca de llegar al hospital santanderino.

Así lo confirmó ayer a este periódico el gerente del Servicio Cántabro de Salud (SCS), Julián Pérez Gil, que enmarca la futura adquisición en el ambicioso plan de renovación de la alta tecnología de la sanidad cántabra y avanza que podría ser una realidad «para principios de 2018», con una inversión que superará el millón de euros. Valdecilla se sumará así al resto de hospitales de España que ya se han dotado de este tipo de salas de operaciones de última generación, claves para desarrollar cirugía endovascular y endocardiaca «en condiciones óptimas».

La inversión, que se enmarca en el plan de renovación tecnológica de Sanidad, superará el millón de euros

«Habilitar un espacio específico para estos procesos nos va a permitir estar a la vanguardia en técnicas quirúrgicas para las que hasta ahora no teníamos el espacio adecuado», sostiene el jefe de Cirugía Cardiovascular, a quien le sorprende que no se contemplara esta necesidad cuando se diseñó el nuevo Valdecilla. «Aunque en un principio se planteó su ubicación fuera del bloque quirúrgico, vimos que no iba a ser operativo, por eso la propuesta que le hemos hecho a la Dirección es adaptar uno de los quirófanos existentes para aprovechar los equipos y evitar duplicidades», explica.

A su juicio, esta adquisición «mejorará el rendimiento y la eficiencia, puesto que permitirá reducir nuestra lista de espera, que es aquí donde más se concentra». Cirugía Cardiovascular será «la especialidad que más uso dará al nuevo quirófano», aunque sus prestaciones también serán de gran utilidad para determinados procesos de Neurocirugía y Digestivo. Gutiérrez reconoce que «tenemos actividad para utilizarlo a diario, mientras que ahora solo podemos colocar endoprótesis un día a la semana». Esta no será la única novedad tecnológica que llegará a corto plazo a Valdecilla, sino que el nuevo acelerador lineal de radioterapia -gemelo al instalado el año pasado- ya tiene luz verde. El anuncio de licitación, con un presupuesto de 2,5 millones de euros, está a punto de publicarse en el BOC.

Fotos

Vídeos