Cantabria y Stuart Weitzman se unen para catapultar los trabajos en La Garma

Una imagen de las excavaciones de La Garma, en el municipio de Ribamontán al Monte
Una imagen de las excavaciones de La Garma, en el municipio de Ribamontán al Monte / Javier Cotera
  • El millonario norteamericano visitará a finales de mayo la región para firmar un convenio que sirva para dar más difusión al patrimonio prehistórico

Aunque aún no hay una fecha cerrada, Stuart Weitzman (Massachusetts, 1941), el único zapatero en el mundo capaz de hacer sombra a Blahnik y Louboutin, visitará Cantabria entre los últimos días de mayo y los primeros de junio. La noticia sería más propia de la sección de Sociedad si no fuera porque el zapatero de las estrellas llegará a la región dispuesto a cumplir su promesa de colocar a La Garma, la cueva de Omoño sembrada de tesoros -figuras de animales pintadas, grabados, signos y manos en negativo de color rojo firmadas por hombres que vivieron allí hace 30.000 años- en lo más alto del ranking mundial de la arqueología.

Hace ya dos años que el norteamericano de origen judío creó la Stuart Weitzman Foundation For The Preservation of Cantabria Prehistoric Caves; una sociedad a la que ha dotado con un cuarto de millón de euros y que, como anunció este periódico hace varios meses, tiene como objetivo colocar La Garma a la cabeza de los grandes tesoros prehistóricos del planeta.

Stuart Weitzman.

Stuart Weitzman.

Seguro de que nadie como él, capaz de hacerse un nombre con letras de oro en el mundo de la moda, para venderle al mundo el patrimonio de Cantabria, el zapatero de Hollywood ha confirmado su idea de visitar la región en solo unas semanas.

Hasta entonces, los servicios jurídicos del Gobierno y de la Stuart Weitzman Foundation For The Preservation of Cantabria Prehistoric Caves trabajan cerrando el borrador del convenio de colaboración que firmarán ambas partes a la vuelta de unas semanas.

Según ha confirmado Roberto Ontañón, director del Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria y jefe de la Sección de Arqueología de la Consejería de Cultura, será a partir de ese momento cuando ambas partes se pongan a trabajar. «Lo último que nos han dicho es que podrían venir en los primeros días de junio. Imagino que en el momento en el que los trámites administrativos estén resueltos, se firme el acuerdo de colaboración tal y como él ha anunciado».

Tanto él, como el catedrático de Prehistoria Pablo Arias, ambos responsables del proyecto de investigación de La Garma, mantienen la opinión de que cualquier ayuda es bienvenida, y de que el proyecto de Weitzman puede atraer a otros colaboradores que se sumen al trabajo que ya está en marcha y que permite aventurar que aún quedan muchos hallazgos por realizar en la cueva.

Con la certeza de su visita, queda por confirmar si en esta ocasión lo hará acompañado de Mario Testino. Según los planes de Weitzman, el artista peruano será el encargado de fotografiar la cueva y de conseguir que todas las grandes revistas, periódicos y redes sociales que pueblan el planeta publiquen su trabajo mostrando los tesoros enterrados en Cantabria.

«Le comenté mi proyecto; le hablé de tratar de informar sobre lo que hay aquí y me dijo que está dispuesto a ayudar. Testino, además de un amigo con el que he trabajado mucho, es un hombre sensibilizado con toda acción que tenga como objetivo la preservación del patrimonio. Él tiene su propia fundación y es el presidente de la World Monuments Fund Perú», explicó Weitzman hace solo unos meses cuando habló por primera vez de su incondicional apuesta por el patrimonio arqueológico de Cantabria.