Los números dan esperanza al Racing

Dani Aquino celebra el gol que marcó al Logroñés en Las Gaunas en la pasada jornada de Liga. :: celedonio/
Dani Aquino celebra el gol que marcó al Logroñés en Las Gaunas en la pasada jornada de Liga. :: celedonio

Los cántabros tienen cifras similares a las del ascendido Barça B a estas alturas del anterior campeonato | El equipo verdiblanco puede apoyarse en la estadística para soñar con el ascenso de aquí a final de temporada

LEILA BENSGHAIYAR SANTANDER.

Los números son importantes. Siempre lo han sido. Y llevar las cuentas al día también. Las cifras del equipo de Viadero distan muy poco de un año a otro si se compara la temporada anterior con la actual y eso es, precisamente, lo que arguye el técnico de Canalejas cuando hace referencia la rendimiento en el aspecto puramente matemático del equipo.

Hay lugar para la esperanza. Las cifras que manjera hora mismo el conjunto verdiblanco son muy similares a las que detentaba el Barça B, equipo al que la afición racinguista recuerda con un leve poso de amargura, a estas alturas de la pasada campaña liguera.

Aunque las notas llegan en junio y no ahora, hacer el balance siempre es positivo para saber si el camino emprendido es el correcto. En la jornada 17 del campeonato el Racing ocupa el tercer puesto de la clasificación con 33 puntos y un saldo de 20 goles. Por encima tiene al Sporting B, también con 33 puntos y bastantes dianas más, 31. Después el líder, el Mirandés, que a pesar de estar a la cabeza en la puntuación, no es líder en goles a favor. Cuenta con 25, seis menos que el equipo asturiano, que es el que manda en cuanto a dianas. Que el cántabro es un conjunto que debiera ocupar los primeros puestos de la clasificación y luchar por el playoff no se le escapa a nadie. Al menos ese es el objetivo que el club mantiene desde que lucha por escapar de la Segunda División B. Pero para lograrlo es necesario un mayor esfuerzo y acierto de cara a portería.

Si se atiende a un criterio basado en los goles, los números de los cántabros son bastante pobres. Con una media de 1.18 aciertos por partido, es el séptimo mejor goleador de su grupo. Un registro muy escaso para quien quiere competir por el ascenso. Incluso el Amorebieta, que es el duodécimo de la clasificación, acumula mejores cifras en cuestión de goles a favor -23 dianas y una media de 1.35 goles por partido- que los cántabros. De estos datos se desprende que a pesar del buen número de puntos, es necesario mejorar el ratio de goles. Conseguir convertirse en campeón de invierno, como auguraba Dani Aquino se ha convertido si no en una misión imposible, si improbable. A falta de dos partidos para que termine el año, y con él la primera vuelta, el Racing necesitaría ganar los dos encuentros que tiene por delante, y que el Mirandés perdiese los suyos. Y aún así, si se diera esta circunstancia el equipo de Miranda de Ebro seguiría superando al Racing por cantidad de goles a favor.

Si se toma como ejemplo a la Cultural Leonesa, ascendida la campaña pasada a la categoría de plata delfútbol, el conjunto leonés acumulaba 43 puntos en su casillero y una renta goleadora de 44 dianas, con una media de 2.59 aciertos por partido. En cambio las cifras del Barcelona B se acercan más a las del conjunto cántabro en cuanto a puntuación y en cuanto a goles. 35 puntos y 18 goles, con una media de 1.05 aciertos por partido. Atendiendo a estos resultados se puede ver el vaso medio lleno en lugar de medio vacío. Si se echa la vista atrás a estas alturas en la temporada pasada los montañeses estaban segundos con 37 puntos y 22 goles a favor. Esto deja una media de 1.29 goles por partido. Seis puntos más y tan sólo dos goles de diferencia. Lo que no cambia es el el autor de la mayoría de ellos: Dani Aquino. Este leve baile de números deja un resquicio a la esperanza, el pensamiento de que, al fin y al cabo la diferencia no es abismal de un año respecto a otro, y de que aún hay tiempo para la enmienda. Que las cifras se pueden mejorar. Que la ilusión puede volver a poblar las gradas de Los Campos de Sport. Que el equipo es capaz de obrar el milagro. Y que tal vez, la llegada de un refuerzo en el mercado de invierno pueda ayudar a conseguirlo. Como ocurrió el año pasado con la llegada del delantero Abdon Prats.

Si se pone a prueba la memoria para recordar el último ascenso que vivió el equipo allá por la temporada 2013-2014 con Paco Fernández al frente del conjunto verdiblanco, se puede echar una mirada retrospectiva y ver cómo las cifras cuentan su historia. A estas alturas del campeonato el Racing había jugado 17 partidos, pero acumulaba una jornada más, la 18. Esta circunstancia se explica por el desfase que entonces arrastraba la Liga debido a una competición de 19 equipos, por la no inclusión del Salamanca. Y con 17 partidos jugados, el Racing que devolvió la sonrisa a los aficionados al salir del oscuro pozo de la Segunda División B ya lideraba la clasificación del Grupo 1. Contaba con 31 puntos dos menos que el Racing actual, y el mismo número de goles en su casillero. Salía la cuenta a 1.82 goles de media por partido. Le seguía muy de cerca, empatado a puntos, pero con una cifra inferior de dianas -en concreto dos menos- el Guijuelo, que acechaba en el segundo puesto de la tabla con una renta media de 1.65 tantos en cada encuentro que jugaba.

Bien es cierto que apenas quedan vestigios de aquella época en los mimbres del equipo montañés. Borja Granero es la única reminiscencia del Racing del ascenso a Segunda División. El resto de la plantilla se ha renovado. Savia nueva para el viejo roble que es el Racing.

Al comparar los números de aquella temporada con la que se vive actualmente, se puede comprobar que el Racing de Ángel Viadero, a pesar de ostentar unas cifras nada desdeñables, tiene aún mucho camino que recorrer para acercarse a los números con que contaban los verdiblancos hace cuatro temporadas y que les ayudaron a recorrer el sendero que conduce al ascenso. Como reconoció hace escasos días el miembro de la comisión deportiva de la entidad verdiblanca, Víctor Diego, la incorporación de un delantero es primordial: «No hay otra. Ese es el objetivo prioritario», comentaba. Ahora el Racing parece que cuenta con solvencia (al menos mayor seguridad económica que en años anteriores) la llegada de un nuevo refuerzo invernal se perfila como un hecho. El conjunto que dirige el técnico de Canalejas cuenta entre sus filas con jugadores capacitados para revertir la situación por sí mismos, aunque no se puede negar que la llegada de un nuevo ariete sería bien recibida tanto por la afición como por la plantilla. Alguien que sume, que mejore los ratios de cara a portería y, de paso, aporte una inyección de ilusión a una afición que se ha llevado ya dos buenas decepciones en las últimas jornadas. La más reciente al ver caer a su equipo en Las Gaunas frente al Logroñés, a escasos minutos del final, en un partido que los cántabros dejaron escapar para desgracia de los casi mil aficionados que se desplazaron hasta Logroño.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos