El puente de Lebeña toma forma

Las grúas ya han colocado las tres estructuras que formarán la base del nuevo paso

Los operarios trabajan en el ensamblaje de las estructuras que formarán la base del nuevo puente de Lebeña durante la jornada de ayer/Antonio 'Sane'
Los operarios trabajan en el ensamblaje de las estructuras que formarán la base del nuevo puente de Lebeña durante la jornada de ayer / Antonio 'Sane'
Daniel Martínez
DANIEL MARTÍNEZSantander

El corte de 21 horas de un tramo de 20 kilómetros en el Desfiladero de La Hermida entre las 17.00 horas del miércoles y las 14.00 horas de ayer fue un trastorno para muchos conductores y vecinos de la comarca, pero los que hayan podido acercarse hasta el pueblo de Lebeña habrán visto que no fue en balde. El nuevo puente que se está construyendo en ese punto ya ha comenzado a tomar forma después de la colocación de las tres estructuras horizontales de 30 toneladas cada una que servirán de base para este paso sobre el río Deva, el primero de los cuatro que se van a mejorar de acuerdo al plan del Ministerio de Fomento.

La futura pasarela se encuentra ahora en paralelo a la actual, pero no será su emplazamiento definitivo. Según explica el jefe de la Demarcación de Carreteras en Cantabria, Fernando Hernández, se ha optado por ensamblar el tablero por el que circularán los vehículos en este punto para interrumpir el menor tiempo posible la circulación, pero su posición definitiva será otra. «Se colocará sobre el puente actual. Justo encima, pero sin apoyarse, ya que dudamos de que tenga la resistencia suficiente para aguantar el peso. Por eso se colocarán unos micropilotes», detalla Hernández.

Encima, pero no en la misma dirección. En este momento, el puente y la carretera forma un ángulo recto, por lo que los conductores tienen que reducir mucho la velocidad para entrar. Especialmente en el caso de los vehículos de gran tamaño, que en ocasiones se ven obligados a hacer maniobra para pasar. Y con el fin de solventar este problema, la pasarela que entrará en funcionamiento a partir del 16 de febrero –fecha en la que se espera que estén concluidos todos los trabajos– irá en oblicuo al río y a la carretera, lo que técnicamente se denomina como tablero construido en esviaje. Esta modificación requiere la construcción de unos voladizos en la entrada y la salida de la pasarela.

También se solventará el otro gran contratiempo que se encuentran habitualmente los usuarios que utilizan los puentes de esta N-621:su estrechez, que en algunos casos impide que puedan ser atravesados por dos vehículos al mismo tiempo. Actualmente, el ancho del trazado en los cuatro pasos que van a ser reformados –también en el que se está trabajando ahora en Lebeña– oscila entre los 5,5 y 6 metros. «La nueva anchura será más holgada. Suficiente para acabar con ese problema», apunta el responsable de Carreteras en la región.

Los trabajos en ese punto obligarán a nuevos cortes totales –se volverá a informar con paneles de los itinerarios alternativos– entre el miércoles y jueves de la semana que viene y de lunes a viernes entre el 29 de enero y el 16 de febrero. Una vez finalizada esta actuación se irán realizando de forma progresiva la de los otros tres puentes en un barrido que irá desde Lebeña hasta Panes. Como ahora, se hará de forma gradual para que la incidencia sobre el tráfico sea la menor posible.

Por último, se mejorarán cinco tramos de la carretera a lo largo del desfiladero entre Panes y Cillorigo gracias a una inversión de 7,1 millones, a la que después se sumarán otros 3,1 millones que se destinarán a minimizar la caída de rocas sobre la calzada, otro de los problemas históricos del trazado. Todo ello son trabajos previos antes de la reforma integral anunciada por el ministro De la Serna, que costará más de 60 millones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos