Liébana, 45 minutos más lejos por el primer corte total en La Hermida

Dos operarios de Carreteras quitan la lona al cartel que informa de los cortes en la carretera del Desfiladero de La Hermida/Antonio 'Sane'
Dos operarios de Carreteras quitan la lona al cartel que informa de los cortes en la carretera del Desfiladero de La Hermida / Antonio 'Sane'

Las obras en el puente de Lebeña obligan a cerrar la circulación entre Panes y Cillorigo hasta las 14.00 horas de hoy. Ayer, no todos los vecinos tenían claro el operativo

Daniel Martínez
DANIEL MARTÍNEZSantander

A las 16.54 horas salió del Desfiladero de La Hermida el último coche de la jornada. «Cuando pase un Opel Astra ya podéis cortar la carretera», comunicaba por teléfono un compañero al guardia civil que aguardaba al otro lado de la N-621, la principal vía de acceso a la comarca de Liébana, en el pueblo asturiano de Panes. Mientras tanto, otra patrulla hacía lo propio en el Castro Cillorigo. A partir de ese momento, el tramo intermedio de 21 kilómetros, entre el punto kilométrico 154 y el 175, quedó fuera de servicio hasta las 14.00 horas de hoy.

La 'culpa' es de las obras de mejora de la carretera nacional que está ejecutando el Ministerio de Fomento, que incluyen la construcción de cuatro puentes más anchos a los actuales sobre el río Deva y la mejora de seis zonas del vial. Todo gracias a una inversión de 7,1 millones de euros a los que se sumará otra partida de 3,1 millones destinada a minimizar la caída de rocas a la carretera, uno de los grandes problemas que presenta el trazado del desfiladero en la actualidad. En el pueblo de La Hermida, por ejemplo, asumen las incomodidades como el mal mejor. Al fin y al cabo, han sido los vecinos de la zona los que durante años más han insistido para que se ponga en marcha esta actuación.

«Hay que entenderlo y no pasa más. Lo que hace falta es que quede bien», explicaba Nuria Collado, la farmacéutica del pueblo. Como muchos de sus clientes, no terminaba de tener claro el operativo: «Si el problema está en el puente de Lebeña no creo que cierren todo el tramo. Esto queda antes de ese punto, así que imagino que podremos salir hacia Panes. Lo contrario no tendría mucho sentido».

Los trabajadores de Fomento desplazados hasta la zona han solicitado el corte total durante estas 21 horas (de cinco de la tarde de ayer a las dos del mediodía de hoy) no sólo porque habrá un punto en el que se acaba la carretera debido a las obras, también porque el tránsito de vehículos pesados para el transporte de material y maquinaria será constante. Y como tienen que pasar por una vía muy estrecha esta operación «no es compatible con el tráfico».

Antonio 'Sane'

En cualquier caso, no descartan que puntualmente dejen pasar más allá de Panes a los vecinos de localidades como La Hermida, Cuñaba o Urdón. «Desde luego, nosotros tenemos permiso para el corte total hasta las 14.00 horas, pero intentaremos ser flexibles y abrir antes», afirmaba uno de los técnicos.

Todo dependerá de lo que cueste llevar hasta Lebeña las dos grúas de gran tamaño y las tres vigas de 30 toneladas cada una que formarán la base del puente y que han sido construidas en Lugo. «Es complicado no porque sean muy grandes o muy pesadas, porque estamos acostumbrados a mucho más, sino porque el camino es como es. No te puedes topar con nadie de frente porque ahí te quedas», defendía el transportista gallego José Manuel Romay.

De esta falta de información precisa se quejaba ayer Alberto Rentero, director del Balneario de La Hermida: «Nos dijeron que iba a estar cortado el paso en Lebeña hacia Potes, por eso los trabajadores que viven en Liébana han tenido hoy el día libre y no han venido, pero nos habían dicho que desde Unquera sí que se podría llegar. Ahora parece que no...». En los últimos días se han puesto en contacto con los clientes para minimizar los problemas y ya están pensando en lo que harán cuando a partir del día 29 de enero los cortes totales serán de lunes a viernes. «La gente que vive en Potes tendrá que quedarse a dormir aquí. No queda otra», detallaba.

Sí tienen permiso para obviar el corte al tráfico, además de los servicios de emergencia, las líneas de autobuses entre Santander y Potes. Álvaro Arriola, uno de los chóferes de este servicio, lo explicaba ayer: «De Potes ha salido un minibús que ha parado en Lebeña. Los pasajeros cruzan el puente andando y cogen otro minibús al otro lado. Con él llegan hasta aquí (él estaba en Panes) y yo les llevo ya con normalidad hacia Santander». Ayer, el turista japonés que tuvo que hacer este triple transbordo no lo terminaba de entender. Los escolares, en cambio, ya tenían la lección aprendida.

Rodeos

Hasta ayer, los carteles con los itinerarios alternativos estaban cubiertos con una lona que los operarios de Carreteras se encargaron de despegar. En ellos se informaba de que la mejor forma de llegar a Potes con el Desfiladero de La Hermida cortado es a través de la CA-181, que se toma en Pesués y que lleva hasta Puentenansa, y luego continuar con la CA-281 por Polaciones hasta Piedrasluengas y tierras lebaniegas.

Los vecinos de Unquera y Panes pueden acceder a este mismo punto desde El Mazo subiendo a Merodio, tomar luego la CA-181 y la CA-281 hasta Piedrasluengas para llegar a Liébana. En cualquier caso, entre 45 y 50 minutos más de viaje.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos