José María Pertusa: «Cuando echo de menos Cantabria escucho música folk»

Una de las imágenes del book profesional de José María Pertusa./TOM BEDWIN
Una de las imágenes del book profesional de José María Pertusa. / TOM BEDWIN

Periodista y actor, el joven santanderino se trasladó a la capital por amor y en busca de oportunidades profesionales

Ángela Ruiz Samperio
ÁNGELA RUIZ SAMPERIOSantander

Las rabas, pero también los pucheros. Unas alubias con almejas en Escalante, por ejemplo. José María Pertusa (Santander, 1981) echa mucho de menos la gastronomía cántabra, y no sólo por su calidad, sino también por el tamaño de sus raciones. Añora la comida, pero también a sus amigos de toda la vida y a la familia, a la que cada vez valora más con el paso de los años. Y por supuesto, el mar. Sin él tenía la sensación de no tener punto de referencia para ubicarse por la ciudad, pero se terminó acostumbrando.

Igual que al ritmo vertiginoso o las escaleras mecánicas del metro a rebosar de gente. Y es que, al final, para un actor y periodista, Madrid es un destino casi inevitable. No es como el interprete que se va a Hollywood, pero casi. Es en la capital, donde quizás espere encontrar la oportunidad de su vida. De ello y mucho más ha hablado con Cantabria DModa este joven santanderino que llegó definitivamente a Madrid en 2011, después de estar en otro periodo anterior, de 2008 a 2009.

Retrato del cántabro José María Pertusa, afincado definitivamente en Madrid desde 2011.
Retrato del cántabro José María Pertusa, afincado definitivamente en Madrid desde 2011. / TOM BEDWIN

-¿Por qué te trasladaste a Madrid?

-Por mi pareja y en busca de alguna oportunidad en el mundo de la actuación. Tampoco me venía como el que se va a Hollywood, pero lo primero que hice al llegar fue un curso con Fernando Colomo. Este tipo de opciones no se plantean tan fácilmente en Santander, aunque haya iniciativas.

-¿Qué fue lo que menos te gustó cuando llegaste a la capital?

-En 2008 me echaba para atrás el ritmo, ir corriendo al metro, las escaleras mecánicas llenas de gente... Yo había estudiado en Bilbao, que también es una ciudad grande, pero el ritmo de Madrid me provocaba rechazo, aunque me fui acostumbrado y ahora lo llevo bien.

-¿Y lo que más te gusta?

-Esas oportunidades de la vida cultural. Sin menospreciar lo que hay allí, pero aquí la oferta es muy amplia. A nivel formativo, por ejemplo, siempre puedes encontrar cosas.

-¿Echas de menos Cantabria?

-A veces me pongo melancólico y escucho folk. Últimamente menos, pero de vez en cuando me gusta recordarlo. De todas formas, ahora estoy yendo más.

-¿Qué haces siempre que vuelves a casa?

-Procuro ver a mis amigos de siempre y últimamente más a la familia, la valoramos más a medida que nos vamos haciendo mayores. Y luego, además del típico paseo por la bahía, me gusta mucho pasear hacía el otro lado, por las calles San Fernando, Vargas…

-Pocos cántabros dicen que no echan de menos el mar. ¿En tu caso?

-Cuando llegué me pareció muy raro no tener el mar como punto de referencia. No saber como estaba situado respecto a la ciudad.

El joven santanderino combinó el mundo de la comunicación con la interpretación.
El joven santanderino combinó el mundo de la comunicación con la interpretación. / TOM BEDWIN

-¿Y la gastronomía?

-Sí (con rotundidad). En Cantabria se come muy bien. Además de la abundancia de las raciones, la calidad es muy buena y no conozco otro sitio de España donde se coma mejor. Así de platos típicos, las rabas, pero también pucheros. Me gusta mucho comer alubias con almejas en Escalante, es un secreto que me gusta compartir, por allí se come muy bien.

-¿Notas mucho la diferencia de precios?

-No soy muy consciente en el día a día. Llevo muchos años fuera y no creo que los precios sean diferentes en el supermercado, por ejemplo. Lo que es exagerado es la vivienda, es increíble ver los precios de los pisos que se ofertan aquí comparados con los de Cantabria. Creo que allí se vive muy bien y que hay gente que se ha ido porque no encuentra oportunidades, pero que siempre piensa en el retiro, en volver.

-¿Es tu caso? ¿Volverás a Cantabria?

-Supongo que sí, aunque tampoco me lo planteo. Lo ideal sería trabajar en el cine o en el teatro y venir a Madrid a cosas concretas, pero eso es el sueño de todos y los actores que más trabajan viven aquí.

-¿Cómo crees que nos ven los madrileños?

-Creo que tienen la idea confusa de que todo el norte es lo mismo. Una compañera de trabajo me decía que parecía gallego, les suena el acento, pero a veces no lo ubican bien. Y bueno, también nos relacionan con Revilla o las anchoas…

-Actor y periodista. Dos profesiones en las que no es difícil tirar la toalla.

-En Periodismo conocí otra forma de comunicar diferente a la interpretación. En cierta manera es lo que me mueve. Otros trabajos los podría hacer y adaptarme, pero no me aportan satisfacción, no me siento realizado con ellos.

-¿Crees que es muy difícil abrirse camino en estas profesiones?

-En la Comunicación, sí. Ahora habrá mucha gente reinventándose hacía lo digital. Se nota en mi generación, y en las anteriores por supuesto, que se ha tenido que ir aprendiendo a medida que iban saliendo herramientas nuevas. Y en la interpretación, pues parece que con las series y plataformas digitales han surgido más oportunidades, pero nunca ha sido fácil acceder a pruebas de casting. A mí me fue muy difícil entrar en algún grupo de teatro. Si llegas y no has estado en grandes escuelas, donde se forman grupos para investigar y poner en practica lo aprendido, puede ser difícil abrirse camino.

-¿Tienes algún proyecto entre manos?

-Estoy preparando 'Joven prometedor con estudios y un trabajo de mierda', un texto de Quique Torres con la dirección de Puchi Lagarde. A ambos los conocí en el Nuevo Teatro Fronterizo con José Sanchís Sinisterra. Retomamos ahora los ensayos. Y también voy a dedicar tiempo a las fotografías, el videobook, buscar representante, castings de publicidad, etc. Pronto espero estrenar y dar un empujón a la carrera de actor que la he tenido parada por mi último trabajo.

Imagen del book fotográfico de José María Pertusa.
Imagen del book fotográfico de José María Pertusa. / TOM BEDWIN

-Has trabajado mucho tiempo como Community Manager. ¿Crees que es tan importante para los actores estar activo en redes sociales?

-Sí, es importante y no sé hasta qué punto es justo, porque hay grandes actores que no manejan redes sociales. Tengo entendido que, no los directores de casting, pero sí las productoras, se pueden fijar más en el número de seguidores que tiene un actor antes que en la calidad de su trabajo, que creo que sería lo que tendría que primar.

-Sin embargo, todavía existen muchas empresas que no les dan importancia a las redes. ¿Crees que es algo generacional?

-Creo que sí puede ser algo generacional. Las empresas jóvenes le están dando más importancia. Aunque, sobre todo, no se da tanta importancia en pequeña y mediana empresa, quizás por pensar que es para empresas más grandes, pero tendrían que hacer hincapié en redes sociales, porque podría ser muy beneficioso, por ejemplo, para internacionalizar el producto.

-¿Racing o Real Madrid?

-Cuando juegan uno contra el otro, por supuesto el Racing. De hecho, recuerdo un partido en la época de Munitis que ganó el Racing en el Bernabeu como 4-2. Pero si no, pues soy merengue, qué le voy a hacer.

 

Fotos

Vídeos